Foto cabecera

AMFST.Q.S.SIOULE Días de cátaros, Gaudí y Ana Mª Ferrin en Francia. (JMSimagen)





A LAIKA, UN PERSONAJE MUY QUERIDO




                                      La perrita de tres años Kudryavka, en ruso rizadita, había sido recogida en las calles de Moscú con el propósito de que fuese el primer ser vivo que orbitara el espacio terrestre a bordo de la nave Sputnik2Su nombre original le fue cambiado por el de Laika, según se publicó, por pertenecer en parte a esa raza y por ser más sencillo de publicitar en los medios internacionales.

   Los científicos encargados del proyecto pensaron que la vida de un perro callejero, siempre entre penalidades, era el candidato perfecto para soportar la experiencia a que estaba destinado. De los tres animales que adiestraron, serían sus 35 cms, de altura y menos de 6 kilos de peso, junto a las constantes vitales y previsión de resistencia demostradas por aquella perrita canela y nata, lo que les hizo decidirse por ella. 

   Según las primeras y dulces previsiones, Laika iba a regresar a la tierra en paracaídas. La versión oficial difundida tras el fin de la operación, informaba de que el animal había estado viajando alrededor de la Tierra en su cápsula durante seis días, hasta el 3 de noviembre de 1957, fecha en que los científicos del programa certificaron que tenían problemas con el regreso por lo que decidieron sacrificarla, suave y rápidamente, con la comida envenenada que habían previsto para, en caso de una emergencia, evitar todos los sufrimientos que podría ocasionarle una escasez de oxígeno.

   Ese fin de un sueño digno y heroico difundido por la intelligentsia soviética, fue el que los niños y adultos de todo el mundo escucharon como parte del bonito cuento que mereció libros, cómics, películas y canciones.

                   Si, pero…





Diversas imágenes del Monumento a los Conquistadores del Espacio, Moscú, 1964. A la izquierda, el friso con Laika 


TRAS EL 60º ANIVERSARIO DE SU VUELO...

SARKOZY, EL BOSCO Y SU TRILERO




                                El pasado martes 20 de marzo, el diario Le Monde abría así su cabecera:


El Ex-Presidente Sarkozy, bajo custodia policial por presunta financiación ilícita en la campaña de las presidenciales francesas de 2007


                             Fue leer la noticia y comprender que mi capacidad de aguante había llegado a su límite. Nicolás Sarkozy, el paradigma de la elegancia, el verbo aristocrático, el estilo europeo sintetizado en un glamour capaz de resistir los 45 grados de Arizona, trajeado de Armani y sin que una gotilla perlara su labio superior, no era más que otro presunto afanador.

  Porque, pase que en España nos hayan estafado políticos de varias autonomías, entre ellas las dos que me incumben de cerca, Madrid y Barcelona, más otras varias.

   Pase que en un chiringuito de Coimbra junto al río Mondego, mientras todos los clientes se paralizaban ante las noticias del televisor mostrando esposado al Ex-Presidente del Gobierno portugués José Sócrates, acusado de fraude y sustracción, el camarero que nos servía se acercase a nuestra mesa diciéndonos en voz alta: -No hay manera de que les sobrepasemos en nada, ¿eh? Hace unos días vimos un reportaje donde salía el Ex-President de la Generalitat de Cataluña y toda su familia, acusados de haberles robado a ustedes 4.000 millones de euros. Y ahora han detenido nada menos que a nuestro Ex-Presidente Sócrates, ¡y sólo por haberse llevado 20 millones de euros! Como se ve que ustedes son más ricos…

    Pase.

  Pero si el dandy Sarkozy también va en el mismo cesto, es que ya no tenemos salvación. Fin de la esperanza.

   En cuanto a Coimbra, mi primera impresión al oír al camarero fue filosofar sobre si acababámos de recibir un insulto o un halago. Por suerte no tuve tiempo de deprimirme porque mi mente empezó a generar una algarabía de teclas y timbres. Mi formación contable volvía de las catacumbas para calcular cuánto nos habían mangado a cada español y a cada habitante de nuestras dos principales fronteras. Y eso que no incluí en el cálculo a los otros tres queridos vecinos, Marruecos, Gibraltar y Andorra, que por sí mismos ya merecen capítulo aparte.

  Sumas y divisiones correteaban por mis neuronas, yendo y viniendo, hasta que comprendí el profundo sentido que escondían las palabras del camarero: El Producto Interior Bruto mundial había entrado en una nueva dimensión. Los países ya no éramos ricos o pobres basándonos en la Renta Per Cápita de cada ciudadano. Lo éramos en función de cuánto lograban robarnos los políticos corruptos.


   Desde 1502, con El Bosco pintando al Trilero, también llamado Prestidigitador, o Escamoteador, ha pasado más de medio milenio y ahí seguimos, tan bobos como los personajes que él inmortalizó en su cuadro. Escuchando al charlatán y mirando el movimiento de la bolita -o de la bandera- hacia donde él sabe dirigir nuestros ojos, tragándonos y vomitando todos los sapos de la mentira, mientras los largos dedos de sus compinches entran a saco en nuestros bolsillos.  

El Prestidigitador, de Hyeronimus Bosch, El Bosco, pintado en 1502

Grabado de Cornelis Cort con la imagen de El Bosco


EL BOSCO, INSUPERABLE CRONISTA SOCIAL

"PASIÓN POR GAUDÍ"




     Les invito a visionar el documental Passió per Gaudí. 

   El 10 de marzo de 2002, en plena celebración del Año Gaudí, la televisión catalana TV3 emitió un programa de la serie 30Minuts centrado en una sucesión de personajes que a lo largo de sus vidas habían dedicado buena cantidad de su tiempo a difundir la figura del arquitecto Antonio Gaudí cuando su obra era ignorada, sin gozar de la relevancia y el aprecio popular de hoy en día.

  Arquitectos y artistas. Escritores, artesanos, estudiosos e historiadores, desfilan por este excelente documental sirviendo de vehículo a un mejor conocimiento del maestro. Muchos nombres que emplearon media vida para que las obras del genio tarraconense no cayeran en el olvido y los campanarios de la Sagrada Familia siguieran elevándose, ya no están entre nosotros. Pero sí el testigo recogido por la generación siguiente, de los que aquí aparece una muestra.


Ana Mª Ferrin en un fotograma del documental. (TV3)



A PROPÓSITO DE GAUDÍ...

ROSA BONHEUR, DE PURA SANGRE


            

                            Como homenaje a los individualistas, a los que nunca disparan salvas a favor del tirador, en estos días va mi recuerdo hacia la pintora francesa Rosa Bonheur, que se enfrentó a todo lo establecido, abriendo senderos a las mujeres que no se conformaban con ser  lo que el guión guardaba para ellas sobre lo que debían hacer con sus vidas, ni cómo  vestir, ni cómo amar. Ni a quien.


Edouard-Luis Dubufe pintó a Rosa Bonheur con uno de los protagonistas de sus cuadros.

La Feria de los Caballos que realizó entre 1853-1855, significó su consagración como nº 1 absoluto del género animalista.




Diversos detalles de La Feria de los Caballos

La llegada del cuadro al Minneapolis Institute of Art en 1969, donado por Conrnelius Vanderbilt


TRAS LA LIBERTAD

GUSTO, EL SENTIDO EN LA PINTURA




Mi abuelo decía que en griego, la palabra “soñar” contiene
                                la palabra “eructar”.  Al principio no le encontré sentido,
                              pero años después comprendí que estaba relacionando la
                                comida con las historias.

                                Ambas contienen un ritual. Cualidad esencial para ser más
                                                               sabrosas en su presentación…
                                                                                                                                                                                      Tassos Boulmetis 
                                                                Director de cine 
                                                             
REEDICIÓN  
                  

                           En una de las magníficas entradas de su blog Dactyliotheca, el amigo Antonio Campillo evocaba en el pasado agosto el cine de verano de su niñez añadiendo una película griega y turca, con Estambul como fondo, donde junto a la historia de un desgarro nos habla de amistad, de tragedia identitaria y del placer de los sentidos. Prodigio de gusto y sensibilidad, Un toque de Canela (*).   
                        
En esta obra de arte el inicio del film, soberbio, nos muestra en primer plano los senos de una madre que intenta amamantar a un bebé que rechaza el pecho. Serena, la mujer echa mano del bol que reposa en la mesa cercana, atrapa un buen pellizco de azúcar y lo espolvorea sobre sus pezones a los que queda adherida por el vaho de calor que desprenden. Al acercarlo de nuevo a su boca, el cambio en la actitud del lactante es radical. En contacto con el azúcar, las papilas de su lengua detectan el dulce sabor y se le escucha rezongar con gruñidillos de placer que, suaves, se entremezclan de leves gemidos entrelazados de chupetones y chasquidos de lengua. El nuevo ser se adentra en el universo del placer gastronómico, iniciándose en el saber de sabores que ya no olvidará jamás.








Cuatro secuencias de Un toque de canela que forman parte de la biografía de todo ser afortunado. 




EL SABER DEL SABOR