Foto cabecera

sorolla "Niños corriendo por la playa". Joaquin Sorolla



SUBIRACHS y RAQUEL WELCH: "A MEXICO"



                                Cuando en la primera conversación que mantuvimos en 1986, le pregunté a Josep Mª Subirachs el por qué creía que le habían elegido precisamente a él para realizar toda la obra escultórica de la Fachada de La Pasión, en la Sagrada Familia, su respuesta fue concluyente: -Estaba predestinado. Por un lado, era lo bastante loco como para meterme a vivir dentro del templo como un artesano medieval. Y por otro, yo era el único escultor con garantía de que sus obras podrían durar una eternidad, ya que habían resistido incendios y terremotos.

   

Con look espacial de 1970, Raquel Welch baila ante la Estación
 nº 11 de Subirachs, A Méxicoen La Ruta de la Amistad 



Subirachs en el centro, junto a su obra. (J.Mª.S.)
 


EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE 1968

EL NARANJA EN EL ARTE. UNA LEVE PRESENCIA, UN TOQUE, UNA EXPLOSIÓN.


                                                       Mezclando el color magenta (rojo y azul) con el amarillo (cadmio con pintura blanca), se obtendrá más o menos el color naranja pálido que les venía bien a los pintores Lawrence Alma-Tadema y Frederic Leighton para mostrar con gasas acalabazadas y entre muros, a sus damiselas. Ahora bien, si deseamos colocar un punto de atención, o llamativo a lo Van Gogh, a lo Gauguin, quizá arrebatado, como Monet, más valdrá que abandonemos al lírico magenta lanzándonos en plancha a por el rojo (plomo, cochinilla, cadmio) que, uniéndose al amarillo, conseguirá con sus chisporroteos de vida un llameante color naranja.  

 


Frederich Leighton



Lawrence Alma-Tadema


Vincent Van Gogh


Paul Gauguin



Impresión. Claude Monet.

Crepúsculo en Venecia. Claude Monet


EL FULGOR DE LA VIDA

SAM VAN OLFFEN. CUANDO LA GENIALIDAD DESBORDA AL GÉNERO


                                    

                                    Un día el talento te asalta en una esquina desde el cuadro de un escaparate y te sacude contra la pared, te zarandea y lanza su alarido:

                - ¡Nena!! ¡No creas que la vida consiste en un lacio vagar de un sitio para otro!

   Sí, nena. Un tal Sam van Olffen, el diseñador gráfico autodidacta, ése que afirma desde Montpellier su pasión por los patos, la Bomba H y las catedrales, te dará lo que le pidas. 

   Si se lo pides bien...





CONFESIÓN

Hay alguien en mi espejo/ que llora por las noches
Quiere un abrazo/ pero no hay nadie ahí...


DEL STEAMPUNK, A MIGUEL ÁNGEL