Foto cabecera

Itsi Amairani. "PERFECCIÓN" (I. A.)



EL NEOZELANDÉS MARK BURRY, ANTONIO GAUDÍ Y LA INFORMÁTICA



La última vez que vi a Mark Burry fue de 
lejos y desde lo alto. Iba con varios visitantes de la 
Sagrada Familia que escuchaban atentos sus 
explicaciones, que se adivinaban doctas. Mis recuerdos 
volvieroen tropel y se me ocurrió que los años han sido
generosos con él, reforzando la pátina de autoridad que 
este arquitecto amable y agudo ya tenía siendo el joven 
entusiasta que tanto colaboró a que las obras del templo, 
en especial los ventanales, dieran el salto a la
 informatización.


                                       


                                 Hoy les presento al arquitecto Mark Burry, al que entrevisté por primera vez hace veinte años cuando él ya llevaba otros tantos de conocedor gaudiniano. Nos encontrábamos en la Sagrada Familia, cuando se agachó para rebuscar en su maletín y creí distinguir algo de tierra entre sus cabellos, por lo que pensé que serían salpicaduras de las obras. Pero deseché la idea. Me pareció  mucho más lírico, más afín a Gaudí, el imaginar que siendo de Nueva Zelanda, nuestras Antípodas naturales, Burry habría llegado hasta aquí por algún atajo secreto escalando el corazón de la Tierra.  

   Empezó contándome cómo el detonante para su llegada a Barcelona lo disparó la simple referencia oída durante una clase:
   
  - Verá. En la Universidad escuché a un profesor que decía, señalando la imagen de una diapositiva: ...Y aquí, ésto de un tío que se llamaba Gaudí y que hizo unas cosas rarísimas, pero que no creó escuela... Punto. Y como no había formado escuela, pasamos de largo a  la siguiente lección. Pero a mi me quedó grabado aquello del tío rarísimo que yo veía como algo different...

   Lo que sucedió a continuación, fue que a pesar de las diferencias culturales y las de tiempo y lugar, la unión interestelar que se produjo entre ambos iba a dar notables resultados en los vitrales de la Sagrada Familia. 



Así vio en 2010 el dibujante bonaerense Daniel Paz, cómo habría
diseñado Gaudí su ordenador. Que tiemble Appel... (*) 




Mark Burry en las obras de la Sagra Familia. 1999 (A.Mª.F.)


Burry en 2011. (LizaFitzpatrick)

Su trabajo en el templo se ha centrado en los cálculos precisos para integrar las obras en las nuevas tecnologías. 



NUEVA ZELANDA: CÁLCULOS Y VENTANALES

ANDABA YO TENDIDA EN LAS NUBES...


    En un mundo erizado de prisiones,

                             sólo las nubes arden siempre libres…

Nubes. José Emilio Pacheco



                         

                            Lo confieso, pasé mi adolescencia oyendo decir a menudo que yo vivía con la cabeza en las nubes. Y era tan verdad como que muchos domingos me pasaba la mañana tumbada al sol en la azotea sobre una toalla, fabulando y viéndolas esquivar los campanarios barceloneses de Santa Mª del Mar mientras sus contornos se deshilachaban. La culpa no era mía, era del párroco de esa iglesia que un día nos acompañó a los niños de las caramellas a una excursión a las viñas de Alella. Y mientras comíamos, sentados en un bancal junto a unas cepas reventonas, se le ocurrió dirigir nuestra atención hacia los ovillos blancos que flotaban sobre nuestras cabezas (*).

                         -  ¿ Véis esas nubes que son más anchas que altas? Son cúmulos...

  
El caminante sobre el mar de nubes, de Casper Davis Friedrich. (museografo.com)



LAS NUBES, 
QUINTAESENCIA DEL ARTE EFÍMERO



( PARTE 2/2) JOSEP Mª JUJOL, JOHN MALKOVICH Y UN SANTUARIO ÉPICO


Continúa...

 

                                    ...  Mensajes luminosos lanzados al mundo para quien los sepa ver, como ha sido el caso del famoso actor John Malkovich, que hoy puede considerarse un embajador de la obra jujoliana por el mundo.

   A quien le extrañe este dato bastará explicarle que el futuro actor y director había crecido acostumbrado a tener los ojos bien abiertos ante los paisajes naturales y los edificios singulares, curiosidad quizá transmitida por la profesión de su padre, Conservador Ambiental del Estado de Illinois, EE. UU. y editor de una revista.  Desde sus tiempos de estudiante el joven fue desarrollando un interés por la diversa arquitectura que iba encontrando por el mundo a medida que su carrera progresaba, residiendo en distintos países.

    Por ello, el día en que se tropezó con la Casa Planells en el cruce de la avenida Diagonal de Barcelona con la calle Sicilia, su autor Josep Mª Jujol entró de lleno en el universo del artista, quien desde entonces ha visitado varias de las obras sitas en tantas pequeñas localidades de Tarragona donde el creador dejó su huella. Por supuesto, sin dejar pasar la ocasión de presentar una obra escénica en otra construcción del arquitecto, el Teatro Metropol de la ciudad de Tarragona, una experiencia de la que se declaró "-Inmensamente feliz y muy honrado".

 

                                Por lo que dando un vuelco a tanta imaginación, entraremos en el sorprendente catálogo de obras de Josep Mª Jujol, cada una de ellas única por sus características e historia, dando cuenta en primer término, de la homérica construcción por parte de los habitantes de Montferri de su propio Santuario dedicado a la Virgen de Montserrat en esas tierras. 




(Agencia EFE)



(govern.cat)



(https://infocamp.cat/)
Malkovich y el Teatre Metropol de Tarragona, obra de Jujol 




Casa Planells, de Josep Mª Jujol. (https://www.catalunyamagrada.cat/)

........................................................


                 

Proyecto original de Josep Mª Jujol para el Santuario de Montferri 
(Cátedra Gaudí)



UN ESTALLIDO BRILLANTE