Foto cabecera

AMFST.Q.S.SIOULE Días de cátaros, Gaudí y Ana Mª Ferrin en Francia. (JMSimagen)





JONÁS HANWAY BAJO EL PARAGUAS





                                 Salgo a la terraza a tiempo de ver como vuelven las lluvias en España cuando ya la primavera debía estar bronceando los escotes barceloneses.

   Niños que disfrutan metiendo sus pies en los charcos mientras sus madres intentan resguardarlos con el paraguas. Hombres cubriéndose del agua perfectamente gracias a sus grandes paraguas. ¿Hombres? ¿He escrito hombres y paraguas en la misma frase? 

   Se impone retroceder en el tiempo unos 300 años para comprender el atrevimiento...





Rodeando su efigie de burgués respetable, no
tardaron en aparecer imágenes ridiculizándolo. 

                                                    En estos tres siglos, ya sea por medio de graffitis, estatuas o figuritas de porcelana, la población inglesa no ha dejado de recordar  en la historia del paraguas, un episodio cotidiano que pronto se expandió hacia las colonias y, por extensión, a todo el globo terráqueo, donde lo que había sido desde el siglo XI a.C. un objeto aristocrático de culto y respeto, pasó a integrarse en la vida del londinense común. Como prueba del aprecio que sus conciudadanos acabaron teniendo por el honorable Jonás Hanway (*), su cuerpo fue inhumado en la iglesia de St. Mary's, en Hanwell, Middlesex.  



 REVOLUCIONARIO DE LA VIDA URBANA 

DE PARASOLES, SOMBRILLAS Y QUITASOLES


                     

                                         Las hemos visto de rafia o cristal, ladrillo y hormigón, seda y madera, lona, plástico, hierro, aluminio, vegetales. De gruesas columnas o perfil de esqueleto. Angulares, de espiral, oblicuas. Señoriales y de puro arte povera. Modernistas y románticas, abstractas, helenas, faraónicas o intimistas. Unas te dañan la vista y las hay que te las llevarías a casa para jivarizarlas y colocarlas en tu terraza.

  Son las sombrillas, marquesinas, o parasoles públicos, que atemperan el sol sureño protegiéndonos y haciendo más grato –casi siempre- nuestro paseo.                         

  
    
En ésta calle principal de la parte antigua de Águeda, en Portugal, poesía de color en lo alto
 y octágonos de sombra en el pavimento


SOÑAR EN ÁGUEDA


(2/2) FROMISTA. PREMIO DE PINTURA RÁPIDA 2018 Y UNA SORPRESA



Continúa...


               Bajo una esquina de la milenaria cubierta de madera venida desde la  noche de los tiempos, sorprende el amenazante Mascarón de Proa escondido entre las vigas traseras de la iglesia de San Pedro de Frómista. 

Guardando la memoria del antiguo cementerio de peregrinos, el 
Huerto de los Romeros. 

Y vigilando el buen trazo de los artistas... 

          
Viga vigía mirando al norte, oculta bajo la cubierta noreste de San Pedro, en Frómista. (A.Mª.F.)
                          
                   Iglesia de San Pedro, siglo XV. Puerta de acceso renacentista en el muro sur


                                   Iglesia de San Pedro. Torre y puerta oeste. Frómista (imagen)

Si todos los caminos van a Roma, también van y vienen de Frómista al Camino de Santiago. (imagen)


UN DIEZ PARA TI, CAMINO DE SANTIAGO...

FROMISTA. PREMIO DE PINTURA RÁPIDA 2018 Y UNA SORPRESA (1/2)




Y de repente oye 
como un rumor de misteriosas aguas, y se siente invadido
por la presencia súbita de un poder que lo impulsa
a coger el pincel y aproximarse al lienzo...

                                                                                                      Eloy Sánchez Rosillo.                                                                                                                                                   La espera
                                                                                              (Homenaje al pintor Ramón Gaya)

                                                                             


                                                Apunta la jornada en Frómista. Día de pinceles, agua, disolventes, colores. Aceites guardados por los participantes en sus finas maletas de madera, caminando con ella de la mano, esperando abrirse al horizonte de las musas.



  Miradas que viajan hacia la columna y su enigma. Al arco balanceante. A ventanas enjabonadas de blanco por los visillos. A macetas que pintan de carmín los soportales.

  Transgresor, un pintor rechaza el guardapolvo atrapando el sol en sus brazos. Cada mínimo gesto del pincel muestra sus músculos y tendones jugando, estira y afloja, presión. Relax.  Avanza la mañana.



Manuel Carballeira Rivas. A Coruña. (AMªF)

Mª Teresa Durá Sepulcre. Elche, (Alicante) (AMªF)


Francisco Tomás Medina Pérez. Cabrerizos, Salamanca. (AMªF)



Ana Irene Méndez Pérez. Palencia. (AMªF)


Walter M. Pavelek Candia. Arganda del Rey , Madrid. (AMªF)


  VIENDO ESA BELLEZA QUE LO CONMUEVE...