Foto cabecera

AMFST.Q.S.SIOULE Días de cátaros, Gaudí y Ana Mª Ferrin en Francia. (JMSimagen)





SUBIRACHS Y EL BARÓN HEINRICH THYSSEN-BORNEMISZA


  
REEDICIÓN
                     
                      

                         Una anécdota interesante, la vivida por Josep Mª Subirachs al recibir al barón Heinrich Thyssen un viernes por la tarde en la Sagrada Familia. Ese día, visitando el estudio del escultor, el magnate y coleccionista de arte vio tendido en el suelo al Cristo Crucificado, desnudo/desnudo, boca arriba en espera de ser prendido en la Cruz.

Ninguna imagen mejor del barón Hans H. Thyssen, que rodeado por los embalajes de sus obras de arte. (imagen)

EL CRUCIFICADO, UN CRISTO POLÉMICO

LOS PINTORES ESLAVOS Y LA MIRADA



                            Al visitar una muestra de pintores pertenecientes a los dos pasados siglos del conglomerado ruso-soviético, quedé impactada por la intensa mirada de los retratados. Mientras recorría la sala, recordé la respuesta que me dio uno de mis hijos tras los varios viajes que hizo a Moscú durante un par de años. -¿Qué tal es la gente?-, le pregunté un día. Su respuesta fue: -Suelen ser educados. Pero casi todos tienen cara de sospechosos, de esconder algún secreto.  

  Su comentario me ha parecido un buen punto de partida para referirme hoy al toque sutil del maestro que consigue una mirada creíble. Pide talento y oficio. Es una especialidad dentro de la técnica pictórica que poseen algunos artistas como Velázquez en su Papa Inocencio X, cuya fijeza intimida al genio sevillano con un efectivo: Cuidado con lo que haces. Tú mismo...


   En ese campo los ucranianos y eslavos en general ocupan un lugar preferente por la abundancia de ejemplos. Citaremos varios varones, Olexandr Murashko, Ilya Repin, Boris Grigoriev, Ivan Brodsky, Boris Kustodiev, y a dos mujeres, María Bashkirtseff y Zinaida Serebriakova. Con su precisión fotográfica nos servirán de guía para atrapar la fijazón de unos ojos que airean la biografía de cada individuo. Instantes de ojeo que nos introducen hasta el tuétano de esos pueblos fríos y ardientes, tanto como el mejor tomo de Dostoyevsky.


Autorretrato del pintor Boris Dimitrievich Grigoriev


EL OJO Y SU EMANACIÓN LUMINOSA

UNA VOZ, UNA CANCIÓN


                           
                            Acabo de oír en el coche una canción que hacía años no escuchaba y he llorado como una niña. Como la adolescente que era el día que la descubrí con mi madre y mi hermana en la enorme televisión del Bar Lucas de la calle Ancha, hoy Ample, de Barcelona. 

  En blanco y negro televisaban aquel día una especie de maratón de antiguos documentales, con varios capítulos del noticiario NO-DO y de unas cuantas Imágenes, Revista de Actualidad (*)con espectáculos internacionales de music-hall y cantantes famosos.




   



BAJO EL CIELO DE PARÍS, EN BARCELONA

(2/2 PARTES) FROMISTA, XXX PREMIO DE PINTURA. 2017



Continúa...


                                Es una satisfacción comprobar cómo las obras presentadas en la edición de este año han dado un nuevo salto cualitativo, para gozo de los seguidores del evento. 

  De nuevo se han superado los participantes, 35, tres más que la edición anterior. También, el interés de los pintores se ha extendido hacia detalles de la villa que por lo general quedan velados ente la majestad de los tres grandes monumentos religiosos de los que uno sólo ya haría imprescindible una visita a la villa. Por fortuna, hoy, una base, una cornisa, un arco, una salpicadura, se nos muestran merecedores de que el artista capte su humilde grandeza con la mirada atenta que sólo el posee.  


En lugar preferente de la Sala Boffard, las cuatro obras ganadoras del XXX Premio de Pintura Rápida.
                       
Premier Premio. Nº 12. Gonzalo Prieto Cordero, León.

Segundo Premio. Nº 1. Francisco Tomás Medina Pérez, de Salamanca

Tercer Premio. Nº 20. Julio Gómez Mena. Vizcaya 

Accésit. Nº 9. Luis Piñero García. Laguna de Duero, Valladolid


MIS OJOS, QUE CODICIAN COSAS BELLAS (*)...