Foto cabecera

Itsi Amairani. "PERFECCIÓN" (I. A.)



XIRINACS: EL LÍDER QUE SE SUPRIMIÓ



                           Este 2013 que acaba se han cumplido seis años de la muerte de Lluís Mª Xirinacs.                       

                    El día de su 75 cumpleaños, lunes 6 de Agosto de 2007, salió de su casa con idea de subir al monte Taga, en la Serra Cavallera de la comarca gerundense del Ripollés, lugar conocido por ser un referente en la historia de Cataluña.

                           Al parecer, su plan era subir los 2041 m. hasta la cima y tumbarse con su saco y su botella de agua para contemplar la soberbia panorámica que se divisa, meditando hasta dejarse consumir por inanición y acabar fundido con la Naturaleza. Pero debió quedar agotado antes de llegar y paró a descansar en un bosque de Ogassa llamado el Coll de la Tuta, en la sierra de Sant Amand, reposo del que no volvería a levantarse. Allí, en la más completa soledad, partió para el infinito el ex-senador y ex-sacerdote Lluís Mª Xirinacs Damians, a poca distancia del santuario de la Virgen de Vilabona. Cinco días después, el 11 de Agosto de 2007, un vecino de la zona encontraría su cuerpo sin vida.     

                       Tras dar aviso el cadáver fue hallado por los Mossos d’Esquadra, que al principio supusieron que Xirinacs podía haberse suicidado ya que el ex sacerdote llevaba una nota en su bolsillo en la que decía: ...En pleno uso de mis facultades, marcho porque quiero acabar mis días en la soledad y el silencio… Si me queréis hacer feliz, no me busquéis. Si alguien me encuentra le ruego que, esté yo como esté, no quiera perturbar mi soledad y mi silencio. Pasarían cinco meses hasta hacerse pública la autopsia por parte de la Fundación Randa (1) depositaria de su herencia política, informando de que el ex-sacerdote había fallecido de muerte natural. 

                       Tal y como pedía Xirinacs en su nota, todo el lógico protocolo tras un suceso de esa categoría fue acallado, deslizándose en silencio hasta hoy. Silenciosa e inusitada velocidad en celebrar sus funerales. Silencio en los medios. Silencio al no mencionar la causa de su muerte. Silencio en los aniversarios con excepción de algún medio, como la página de su Fundació.

    
Foto para la entrevista de A. Mª Ferrin en el periódico St Andreu Expréss. Fossar de
les Moreres, Barcelona. Marzo 1989
                  
Homenaje a Xirinacs en el mismo lugar con motivo de su muerte. 16-8-2007 (Foto David Datzira)

LA TRAICIÓN DE LOS LÍDERES

TUBERCULOSIS, PINTORES Y MÉDICOS


                  

                       Simón Bolívar, Franz Kafka, George Orwell, Amedeo Modigliani, el cardinal Richelieu, Gustavo Adolfo Bécquer, Federico Chopín, Paganini, Boticelli, Moliére, Antón Chejov. Son sólo una mota de polvo entre la extensa lista de nombres célebres relacionados con la tuberculosis. Ese bacilo que tantas muertes ha causado ha sido base de numerosas obras literarias e incontables lienzos que en ocasiones dejaron testimonio de los propios médicos que lo diagnosticaban, tomados como rehenes por la misma enfermedad.



Nacimiento de Venus. Sandro Botticelli. 1484. Galería Uffizi. Florencia


KOCH, EL MALDITO BASTARDO


EL TRASPLANTE EN LA PINTURA


  

                      Entre el médico chino Hua-Tuo que en el siglo II d.c. se cuenta que ya hacía trasplantes de órganos, hasta el cirujano plástico valenciano Pedro Cavadas, nuestro contemporáneo pionero en el trasplante de rostro, piernas y brazos, tenemos que recordar a los santos armenios del siglo III d.c., Cosme y Damián, hermanos gemelos que habían estudiado medicina en Siria y que padecieron martirio y muerte por su fe cristiana. Siglos después, un diácono llamado Justiniano que atendía la iglesia levantada en memoria de los dos santos, estando en trance de morir por una gangrena, desesperado por el dolor se encomendó a sus patronos.

                      Esa noche Justiniano soñó que Cosme y Damián aparecían junto a su cama provistos del instrumental y le amputaban la pierna enferma, para sustituirla por la de un esclavo etíope que acababa de morir. Al despertar y comprobar que su sueño era real, fue al cementerio, abrió la tumba del etíope y en presencia de otros habitantes que sirvieron de testigos, todos pudieron ver que al cadáver le faltaba una pierna, reposando a su lado el miembro seccionado al clérigo. El milagro que afortunadamente hoy ya no lo es tanto, ha gozado desde la Edad Media de gran popularidad y son numerosas las representaciones repartidas por nuestras iglesias y museos, entre pinturas, retablos, esculturas e incluso medallones de cerámica.




Abajo a la derecha del retablo que se conserva en la iglesia de Santa María, en Tarrasa,
Barcelona, puede verse la predela donde se encuentra la imagen superior del blog con la
famosa escena. Data de c. 1469 y es su autor el pintor de Valls, Jaume Huguet  (1412-1492)

LOS SANTOS PATRONOS MÉDICOS