Foto cabecera

DSC_0036 En las Ramblas de Barcelona. La bella florista. (A. Mª. F.)





( PARTE 2ª ) U. S. NAVY EN BARCELONA. MEMORIAL A LOS 49 MARINES


      

                            Era noche cerrada aquel 17 de enero de 1977, con los muelles desiertos sin iluminar y los gritos de los marinos al zozobrar su lancha y caer al agua helada no encontraron respuesta. Unos 15 quedaron bajo la quilla agarrándose a donde podían, respirando en la cámara de aire formada en el vacío interior con la esperanza de que alguien los rescatara. Los remolcadores del mercante Urlea con el que habían tenido la pequeña colisión que ocasionó el vuelco avisaron a los bomberos. Pero mientras, sobre las cuatro, los pescadores que salían a la mar empezaron a encontrar en las aguas a docenas de hombres que nadaban entre cuerpos sin vida pidiendo ayuda, por lo que sin detenerse en preguntas los pescadores empezaron a recoger a todos los supervivientes que podían cargar, llevándolos una y otra vez al muelle de Colón. Con miedo a volcar, porque los náufragos se aferraban con desesperación a los bordes de las barcas sin tener en cuenta que los escasos 5 metros de las embarcaciones estaban desbordadas por el sobrepeso. 


A la derecha bajo las acacias, reposa el discreto memorial frente al lugar
donde los marines tomaban la lancha para acceder a sus barcos. (A.Mª.F) 



2011. Las dos caras del monolito donde figuran los nombres de los
marinos fallecidos, 25 en la primera y 24 en la segunda. (A.Mª F.)

Al cierre de la edición de La Vanguardia en la madrugada del naufragio, sólo se
contabilizaban 23 muertos y dos desaparecidos de los 49 fallecidos finales.


JOHNNY, NACIDO CON ESTRELLA