Foto cabecera

Itsi Amairani. "PERFECCIÓN" (I. A.)



CON GAUDÍ TODO ES POSIBLE. UNA TESIS HACIA LA FAMA


                                  Viendo como mi amigo Deng, chino de Shangái recriado en Sabadell, se apasionaba por momentos explicándole la biografía de Antonio Gaudí a un pequeño grupo de taiwaneses, se me ocurrió preguntarle a su novia qué episodio les estaba contando, porque sus compatriotas ya tenían los ojos redondos a fuerza de abrirlos entre expresiones de terror y admiración. Ante la fachada del Nacimiento en la Sagrada Familia, los ¡Ah! OOh! ¡Ay!, de aquellos turistas se sucedían, llevándose las manos a los ojos y la boca, al pecho. Una señora apretaba los puños mordiéndose los labios. Algo empezó a inquietarme.

    -Linda, por favor –le pedí a Linda, su novia-. Dime qué les está contando.

  Con flema oriental, Linda agarró el hilo del relato y empezó a traducirme:

   - …Y entonces Gaudí, furioso, agarró a la mujer que lo había rechazado y la empujó hasta el fondo del agua en la playa de Mataró. Estaba loco de celos. La ahogaría. Si no iba a ser para él, no iba a ser para nadie. Por suerte sus amigos arquitectos habían visto todo y se tiraron al agua para impedir el crimen. Gracias a Dios no la mató… Ese mismo día Gaudí se encerró a vivir en la Sagrada Familia y ya no salió de allí jamás, hasta su muerte… 

    
A esas alturas de la narración era yo la que tenía los ojos a punto de salírseme de las cuencas. Decidí hablar con mi amigo y frenarlo: 

    -  Pero Deng, ¿Qué le estás contando a éstas personas? –le dije en un aparte-. Tú has leído mis libros y sabes que nada de lo que dices es verdad, ¿de dónde has sacado esa historia?

   -  Es verdad, todo me lo estoy inventando. Mira a esta gente. ¿Sabes lo que significa este viaje para ellos? Todos tienen más de sesenta años, han trabajado desde niños como fieras y nunca habían salido de su aldea hasta ahora, seguramente será la única experiencia excitante de su vida y gracias a mí no la olvidarán nunca. Tú déjame, que yo sé lo que me hago.

      Guiñando un ojo, añadió:

    - No te vayas y prepárate. Porque ahora les contaré cuando Gaudí se subió en un globo que arrastraba por el aire una pancarta pidiendo limosnas para las obras y sobrevoló toda Barcelona, con la gente saliendo a las calles y tirando cohetes y tracas para saludarlo -medio tapándose la boca con una mano añadió divertido-. Eso de la pólvora los volverá locos.

    La situación era tan delirante que me dejó muda. Preferí no agotarme tratando de rebatir sus argumentos porque a un chino pasado por Sabadell no se le convence fácilmente. Y allí lo dejé, frente a la fachada del Nacimiento rodeado por sus paisanos, que seguían arrobados las evoluciones del dedo índice de Deng señalando al cielo, con la esperanza de ver aparecer a Gaudí entre las nubes, saludando como un nuevo hermano Montgolfier desde la cesta de un globo. 




2005. Restaurante Pitarra. Iz. J.Mª Subirachs, A.Mª.Ferrin, Bassegoda,
M.F.Ruiz de Villalobos, J.Luis Barcelona y el organista B. Bailbé (A.Mª.F.)





El derroche imaginativo de Gaudí al componer sus obras despierta la
creatividad de quienes las contemplan. Así, que, ¿por qué no, a su vez, reinventar?  

  

UN CONSEJO DE JOAN BASSEGODA NONELL



Publicado en Gaudí y Más. 5 de noviembre de 2022



                                       Si el párrafo anterior les parece surrealista aún puedo mejorarlo contándoles un fragmento de otro, vivido anteriormente en el Parque Güell y que incluí en mi libro Gaudí. De Piedra y Fuego. En mi recorrido por ese parque he tenido algunos encuentros singulares que merecen ser compartidos.

   En la Casa Museo de Gaudí, fue un guía quien explicaba a un grupo francés la vida del arquitecto. Entre otras novedades, las siguientes: 

  ... Y Antonio Gaudí se casó muy joven, pero su esposa estaba enferma, murió tres años después y él se quedó destrozado. Luego se casó con otra dama que se volvió loca y con otra que lo dejó y se metió a monja. Después se dijo durante muchos años que era gay y se entendía con un ayudante... También se rumoreaba que consumía drogas... Y que era alcohólico... Y que cuando lo atropelló el tranvía iba borracho, o drogado... Y... 

   Perla va, perla viene, así concluyó el guía su explicación, en tono de secretismo, bajando de vez en cuando la voz y acariciándose el bigote castaño. 

  Mi sorpresa fue grande y no pude contenerme. En un aparte me acerqué y le pregunté por el origen de sus afirmaciones, pero él con la mayor despreocupación me contestó que eran datos proporcionados por compañeros de la profesión, fuentes bien informadas. Aunque, admitió no saber si eran ciertas. Tampoco era cosa que le preocupara, porque: "...Como Gaudí siempre había sido un tipo secreto que no dejó ninguna memoria, y realmente, por él nunca se supo nada de nada de su vida, qué mas da..."
  

Fragmento del techo de la nave de la Sagrada Familia. Los preciosistas
 lucernarios están compuestos por estrellas que al unir sus puntas
 forman la cubierta. Una creación espectacular.
                                                   
  

Chalet del Parque Güell donde vivió Gaudí entre 1906 y 1925.

                
                                                 Esa falta de rigor me dejó intrigada, dirigiéndome hacia un supuesto que nunca me había planteado: La posibilidad de que tantas afirmaciones escuchadas a  gente tan diversa, incluidas las contadas por el último guía, todo ello fuese falso. Y de ser así, con qué finalidad...

    Porque a ver si después de toda una vida investigando y cotejando  referencias, iba a resultar que flotaba por ahí una historia paralela que se me había escapado tras décadas de trabajo. ¿Y si existían datos secuestrados por cuatro iniciados, que así potenciaban al Gaudí extremadamente místico y alejado de los placeres terrenales? Los supuestos desencadenados por aquel encuentro con el guía francés iban a quedar aparcados en un rincón de mi memoria.

   La desmitificación. El llamar la atención con una tesis inusual. Ambas son una forma como cualquier otra de alcanzar notoriedad. 

    Tiempo después, durante un encuentro con Joan Bassegoda Nonell le conté mis cuitas, la impresión que me produce la falta de rigor de algunos entendidos cada vez que escucho declaraciones del tipo que he relatado. Y eso que aquí me he  esmerado en suavizarlas. 




Una cruz formada por cinco yemas de eucalipto rematando la chimenea,
 un tejado a dos aguas vertical y plano, escamoso y con un espinazo a
 modo de dragón. La Casa Batlló, pura creatividad. 1998. (A.Mª.F.)  




La Pata de elefante. Esta columna instalada por Gaudí en la fachada de
La  Pedrera desplazándola un metro e invadiendo la acera, que le valió una
batalla con el Ayuntamiento. Imaginativa solución por seguridad, tras
modificar los pilares del sótano destinado a garaje. 1998.AMF  
          

                                      Al oírme, Bassegoda se rio con ganas y me dijo que por ser de una familia que había tenido gran amistad con el arquitecto, él llevaba oyendo cosas así toda su vida. En su casa ya estaban curados de espanto y por eso el escucharlas sólo le producían diversión. A este respecto había incluido en uno de sus trabajos una cita que ilustraba perfectamente la idea cómica que él tenía de cómo actuaban, buscando notoriedad entre la invención y el plagio, 
según qué divulgadores:

 "-Decir que Cicerón era un gran escritor no dará fama a quien lo diga. Pero afirmar que Cicerón no sabía leer ni escribir, hará que la gente se fije en quien afirma tal cosa" -resumió. 

   Como ejemplo de su teoría, el catedrático había elaborado en 1972 un ejercicio daliniano de especulación jocosa desde Figueras, cuna del pintor, que me relató y del que extraje los siguientes párrafos:



 Joan Bassegoda en la Cátedra Gaudí. El currículum del
catedrático, sus investigaciones y descubrimientos difundiendo
la obra gaudiniana por el mundo, hoy son parte de nuestro
patrimonio cultural. (imagen. Marcel.li Sáez. El País)



EJEMPLO DE TESIS PARA LOGRAR LA FAMA                         

 "…Cristóbal Colón nació en La Habana alrededor de 1436. Su padre era un experto comerciante catalán, nacido posiblemente en Figueras. En uno de sus viajes con vistas a colocar el género llegó hasta Andalucía donde conoció a la familia Pinzón, que sabían de América  por las confesiones en tránsito de muerte del portugués Juan Sánchez, que accidentalmente había llegado hasta el nuevo mundo. 

Colón senior decidió probar fortuna y navegó hasta la isla de Cuba donde hizo fortuna y llegó a fundar una ciudad, donde estableció un restaurante y un almacén para alimentos y comercio con los indígenas. La catalanidad del padre de Colón queda irrefutablemente demostrada a través del nombre que puso a la ciudad por él fundada, “La Habana”, una clarísima contracción de “Habas a la catalana”, plato típico de su restaurante que disfrutó de justa fama. Cristobal Colón nació en aquel plácido ambiente gastronómico, y tan buen comerciante como su padre, decidió ampliar el negocio en Europa...(*)

Llegado a España, intentó convencer a los reyes Católicos de la existencia de una tierra más allá del Mare Tenebrosum, asegurándoles que estaba dispuesto a descubrirla y entregársela... No podía decirles la verdad so pena de deshacer la idea del descubrimiento, pero finalmente los convenció y obtuvo el billete gratuito de regreso a casa, que eso, y no otra cosa, es la epopeya del descubrimiento de América, la del emigrante que desea volver a su tierra... Pidió a sus padres que se escondiesen en la manigua y que cuando él llegara se presentaran disfrazados de indios ante los españoles que acababan de desembarcar...

...Junto con el título de Gran Almirante de la Mar Océana, Colón consiguió fama y honores, pero acabó en la prisión, sin que la historia pudiese aclararnos las razones de una decisión real tan sorprendente. 

Pero ahora ha quedado claro: El Rey Católico finalmente se enteró del engaño y decidió castigar al impostor, pero guardando celosamente el secreto de la tomadura de pelo...(**)"


                  - Pues bien. -añadió Joan Bassegoda Nonell concluyendo al modo de La Commedia dell`Arte-. Este cúmulo de disparates que acabo de decirle, no es, ni mucho menos, tan absurdo como ciertas afirmaciones que llevo oídas sobre Gaudí, del tipo que usted comenta de los dos guías. Dichas sin el más mínimo rigor, pero eso sí, avaladas por la repercusión de sus divulgadores. Pero a lo que íbamos, ya ve usted qué sencillo. Sólo con soltar un ¡Pim, Pam, Pum! bien sonoro, y ya tengo asegurado que la audiencia me escuchará. ¿A que usted me ha prestado atención? Pues así de fácil es conseguir notoriedad. Aunque un día de éstos tenemos que hablar a fondo de lo que me ha contado sobre el guía francés... 



Le tomé la palabra y efectivamente, hablamos. 



Ana Mª Ferrin






(**) Fragmento de las declaraciones de Joan Bassegoda Nonell para el capítulo que le dediqué en mi libro de 2001, Gaudí. La Huella del Genio, con entrevistas a diversos personajes que preservaron y dieron a conocer la obra del arquitecto a partir de su desaparición en 1926. Libro prologado por el mismo catedrático:

http://amf2010blog.blogspot.com.es/2001/07/gaudi-la-huella-del-genio-sinopsis.html                                                          

27 comentarios:

  1. He ido de sorpresa en sorpresa a medida que iba leyendo esta super interesante entrada... ¡que manera de inventarse historias para adquirir notoriedad! Lo malo que la historia se repite contínuamente.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diría que sí.
      Seguro que la mayoría de estudiosos trabajan con rigor, disfrutando de lo que van descubriendo aunque no consigan más que su propia satisfacción.
      Pero ese porcentaje de "listos" es dañino. Besicos a ti.

      Eliminar
  2. Madre mía que manera de buscar notoriedad, pero es así, y por lo que cuentas está muy extendida esta práctica.
    Muy buena la teoría de Joan Bassegoda.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí estuvo muy bien el maestro historiador. Su invento del porqué La Habana se llama así, tiene tela.
      Besazo, Mari Paz.

      Eliminar
  3. Muito interessante crónica aqui partilhas, amiga Ana.
    Há sempre personagens que buscam notoriedade em vários contextos. E esta descrição aqui é uma delas.
    Gostei bastante.
    Votos de uma excelente semana!
    Beijos e abraços.

    Mário Margaride

    http://poesiaaquiesta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Mario.
      En España se dice con humor, que hay "Gente pa tó", (para todo).
      Buen otoño en tu tierra linda, que era la de mi abuela.

      Eliminar
  4. Hola Ana:
    Interesante. A veces, la gente considera que hay que hacer "lo que sea", para ser "alguien"...
    Besos Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay más que ver ciertos programas y a lo que se prestan algunos concursantes. Aunque a estas alturas ya lo veo como algo lúdico, gramo de locura para escapar de una seriedad impuesta por las obligaciones.
      La mayoría de seres nos hemos pasado la vida entre estudios y trabajo, cargándonos de responsabilidades y deberes.
      Quizá participar en un programa bien loco no fuese tan mala idea...
      Qué cosas se le ocurren a alguien tan formal como yo...
      Saludos.

      Eliminar
    2. COMENTARIO RESCATADO 10-11-2022
      Carlos Augusto Pereyra Martínez
      https://lajorobadelcamello.blogspot.com/

      Bueno, una experiencia interesante la de este personaje oriental, extremando la vida de Gaudí, a sus camaradas. Asumo que al hacerlo, para él era valedero fabular la vida de Gaudi, pues se sentía maravillado por el imaginario del arquitecto. Un abrazo. Carlos

      Eliminar
    3. Conozco bien al protagonista y es muy buena gente.
      Lo que no quita que disfrutara lo suyo viviendo esta aventura como guía turístico ocasional, dejando volar la imaginación.
      Saludos, Carlos.

      Eliminar
  5. Nice post, Ana. Lies can hold a person up to be something they are not but it will fall when the truth comes out.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero y deseo que eso sea cierto, Bill.
      No estaría nada mal un poco de justicia divina.

      Eliminar
  6. Así se escribe la historia...
    Es impresionante la inventiva de la gente para adquirir notoriedad. De muchos personajes famosos se cuentan historias que no son reales. A veces se sienten muy perjudicados por tanta mentira.
    Muy interesante.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amalia, una impunidad preocupante porque cualquier persona queda indefensa ante esos manejos.
      Ya ni nos detenemos a pensar si será verdad o no lo que leemos, lo que nos dice el vacío legal que hay en ese tema.

      Eliminar

  7. Que mala suerte tuvo con la mujeres. Estuvimos hace mucho en ese parque, lo recorrimos bien acompañados de un buen catalán que nos fue explicando muchos detalles. Nos encantó. Sea verdad o inventado lo que cuenta, al español le gusta mucho hacerse notar y ser protagonista. No se si pasará en todo el mundo.
    Interesantes entradas esta y la anterior.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura. Parece que sí pasa.
      Estuve leyendo una biografía del Cardenal Richelieu, donde se le atribuía la frase: "Los franceses tienen el defecto de la envidia". Y me dejó sorprendida.
      Toda la vida oyendo decir por nuestra parte que nosotros somos los más envidiosos del mundo y, mira tú por donde...

      Eliminar
  8. Boa noite, amiga Ana!
    Passando por aqui, para agradecer a e gentil comentário no meu cantinho, e desejar um feliz fim de semana!
    Beijos e abraços.

    Mário Margaride

    http://poesiaaquiesta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Como historiadora e investigadora he experimentado muchas veces lo que narras en esta entrada: escuchar contar a guías o a personas pretendidamente expertas historias de lo más peregrinas que no tienen base alguna. Me he preguntaod muchas veces si nuestra labor sirve para algo, si la investigación llega al gran público y pienso que quizá nos falta capacidad de difusión. Pero no había contemplado esa posibilidad: que en realidad guste al oyente contar cosas peregrinas y falsas para captar su atención. En fin. que no merece la pena enfadarse por ello porque van a seguir existiendo esas falsedades.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo la sensación de que hemos perdido mucho con algo tan válido como Internet. Por lo volátil y fácil de manipular.
      Lo escrito en papiro, pergamino, papel, ahí queda, sagrado, listo para que durante milenios, generaciones hayan podido confirmar sus fuentes.
      Lo que tú señalas, eso que han dado en llamar "historia creativa", da ganas de hacer un examen de vida.
      Porque, ¿de veras no tiene ningún valor el esfuerzo?
      Me niego a creerlo. Para buen número de estudiosos, sólo el suponerlo significaría una pérdida importante.
      Abrazos, Carmen.

      Eliminar
  10. Pues no sé de qué hablarían, yo no era.
    Pero seguro que sería algo interesante, dado el personaje.
    Ya vamos para Navidad, Juan. Buenas fechas.

    ResponderEliminar
  11. "La imaginación al poder" podía significar algo en esa manera de engrandecerse, fantaseando con posibles e imposibles historias.
    Ya se sabe que la historia se conoce según quién la cuenta. Nunca ha sido, del todo, imparcial, verídica, real...
    Pero me ha fascinado este post que mezcla a personajes tan famosos con un plato de habas a la catalana que algún día pienso cocinar.
    Un poco de humor, lo suaviza todo.
    Besos.
    Excelentes fitografías!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia está escrita por humanos y en esa cualidad cabe todo, de lo excelso a lo ruin.
      Por eso, cuando un catedrático que ha dedicado su obra a la seriedad del estudio ve cómo hay quien de un plumazo lo menosprecia...
      Tomar el camino del humor a veces nos salva, Beatriz.
      Petonets.

      Eliminar
  12. Me supongo tus reacciones por la fatal de rigor.Nunca mejor dicho ,que si quieren ir a por ti ,no sirve de nada seas bueno o malo.Se sacaran de la manga lo que sea .Bassegoda tenia razón es muy frecuente en los mediocres que buscan la gloria sin esfuerzo ninguno.
    Aunque lo de Colón ,ya es rizar el rizo parece un libreto de un musical...
    Ana un abrazo desde el atlántico sur.










    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena idea, Bertha, la del libreto.
      El humor le venía de familia a Bassegoda. Recuerdo haber leído un trabajo de su padre, un arquitecto y profesor, donde junto a temas técnicos e intelectuales se recogían fragmentos de sus clases en la Escuela de Arquitectura, con una agudeza chispeante de lo más gracioso.
      Aquí, ya conoces a tu tierra. Nubarrones y un sol radiante.

      Eliminar
  13. Olá, Ana, gostei muito de saber umas particularidades de Gaudí, aliás, se fosse a mesma coisa contada de um ser "normal" (rsss), o mesmo não interessaria a ninguém, mas um "expoente artístico" tem seu valor, o que não seria nada, multiplica-se por 1000.
    Você tem belas histórias como a maior "expert em Gaudí", sem dúvidas! Mas o interessante foi uma de suas esposas ter ido para um convento, freira!
    Um bom fim de semana, sempre muito bom ler você.
    Beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la gente interesante se le ocurren planteamientos interesantes.
      Porque además tienen la valentía de exponerlos, lo que nos hace recordarlos cuando ya no están y sentirnos afortunados por haberlos conocido.
      Tíos, abuelos, padres, maestros, amigos queridos, gracias.
      Besos a ti, Tais.

      Eliminar