Foto cabecera

AMFAv "EN EL DESPACHO" (JMS)



¿QUÉ SIENTE EL ARTISTA CUANDO CREA?




                                      Quizá con estas cuatro letras sólo busque rescatar uno de los bellos recuerdos de infancia, el de los pintores callejeros de mi Barrio Gótico barcelonés, nuestros queridos artistas al aire libre, au plein air, que dirían los impresionistas, aquellos insensatos del siglo XIX a los que se les ocurrió saltar de sus estudios al exterior cargando telas, caballete y colores, plantándose en la esquina de cualquier calle o sendero para plasmar lo que veían.

   Quizá sea porque acabo de enterarme de que para vivir hoy ese idilio, en muchos lugares de mi país, España, el artista tendrá necesidad de guardar entre su documentación viandante un permiso oficial que lo autorice a practicar algo tan peligroso, como robarle al paisaje un puñado de vida.

  Quizá, para continuar estando más o menos lúcida, deberé rebuscar en mi cerebro ese gramo de locura que el pasado 4 de julio le brotó al pintor Antonio López desde muy dentro, empujándolo a localizar aquel cuadro de 2010 que había empezado con la Gran Vía madrileña como tema, abandonándolo después en el archivo de su almacén, para ceder el puesto a un encargo más urgente.

   Once años había tardado López en retomar la idea, cuando ese jueves día 4, a los 85 años, vestido de faena con pantalones cortos, camisa, botas y una gorrilla roja, nuestro artista vivo más internacional se armó con los bártulos del oficio metiendo sus materiales en una bolsa roja de plástico y plantándose en la Puerta del Sol. Lugar al que no tardarían en llegar dos policías municipales cumpliendo órdenes, exigiendo al artista que les mostrara su licencia para pintar.   

   Señores agentes, que Antonio López es manchego, paisano de Don Quijote. ¿Qué mejor credencial que esa, para ser un soñador? 



Josep Mª Subirachs ante su obra, Santo Tomás. (A.Mª.F.)



Antonio López retomando su cuadro de 2010 en Madrid, 2021. (elpais)



Martín Giraldo pintando la Pta de Murillo, en el Pº del Prado, Madrid
(descubriendoelarte.es)
  


Benjamín Palencia, pintor de la Generación del 27, junto al río



Claude Monet



Monet pintado por Pierre-Auguste Renoir



Edouard Manet en su estudio flotante.



MEMORIA, ESENCIA, CULTURA

Publicado en Gaudí y Más. 13 de agosto de 2021



                                        No hace mucho revivía las palabras de Josep Mª Subirachs, el escultor de la fachada de La Pasión en la Sagrada Familia de Barcelona, contándome sus experiencias como pintor al inicio de sus clases, cuando con 14 años se detenía ante cualquier detalle callejero y podía pasarse horas captando, modificando, puliendo los contornos. (*)

     -¿Y qué experimentabas allí solo, qué te motivaba?- le pregunté.

    - Sentía algo tan potente que aún hoy me cuesta expresar. Era... un poderío imperial, me sentía el rey del mundo. El acto de mezclar, inventar, transformar, añadir, restar. Un toque con la yema del dedo sobre una sombra, acentuaba la profundidad. Un punto más de blanco... y resaltaba el motivo. Era como ser un Dios, como tener una potestad. Visto hoy, con 80 años, me da la risa. Así que en lugar de Dios, dejémoslo en un diocesillo menor, de 14 años... ¡Pero todopoderoso al fin y al cabo!

  Recordando sus explicaciones en estos días tras olas sucesivas de covid, cuando muchas localidades empiezan a retomar sus Concursos y Encuentros de Pintura, se me ha ocurrido visualizar algunas imágenes de tantos artistas, puede que un millar, encontrados por senderos y esquinas mientras alumbraban sus cuadros. Y junto a telas y rostros, retazos de sus pensamientos, vertidos en respuesta a mis preguntas:



Mª Lourdes González., de León, pintando en Frómista, Palencia (A.Mª.F.)



Cristóbal León, de Málaga, pinta en Soportújar, Granada. (ideal.es)



Miguel Pascual Aranda. Valladolid (A.Mª.F)





Juan I. Goitia Arbe, de Somo, Cantabria, y su obra. (A.Mª.F.)





Marisol de Marcos Miguel, de Encinillas, Segovia, y su obra,
3º Premio en Frómista 2016. (A.Mª.F.)




Fco. Tomás Medina Pérez, de Salamanca. (A.Mª.F.)



ALGO DE SUS PENSAMIENTOS MIENTRAS CREAN


    " -  Si, me gusta que me vean y también las fotografías. Si no te ven, no existes".

     " - ¿Primero la imagen, o el título? Dependerá de la obra. A veces me asalta un tema y a medida que avanzo, va surgiendo el título".

    " -  Hay una barrera natural entre el artista y el observador, pero a veces se rompe y noto que acabamos unidos los tres elementos del paisaje; autor, cuadro y espectador". 

   " -  No, no creo que cuando yo falte nadie se ocupe de mi obra. Mirando hacia atrás, veo que podía haber aprovechado más el tiempo. Pero, ¿sabe? Yo he vivido la vida a fondo. Me he reído, he amado, sé lo que es la felicidad y para colmo, cuando me he sentido inspirado he pintado un cuadro. No se puede pedir más".

   " -  Yo pinto realismo, pero el verdadero arte debería ser siempre abstracto, no parecerse al modelo, crear una nueva realidad. Para quien quiera exactitud, que compre una foto. La pintura es exclusivamente cosa del hombre, de las pocas cosas originales que podemos hacer en paralelo con Dios."  

   "  -  A mí, nada de nada. Ni me gusta que miren mi trabajo ni que se acerquen. Más de cuatro veces he tenido altercados con los curiosos. Sí, bueno, es verdad que estoy pintando en la calle y que la calle es pública. Pero yo soy dueño de mí y de mi obra. Así que no lo permito".

   " - ¡Huy, no!. Yo soy muy disperso, nada de series, nunca pinto lo mismo. Hoy estoy con un parterre de flores y mañana igual me cuelgo de las nubes o de un picaporte. O de usted, si me lo permite".

      
  Testimonios excepcionales de la Cat. de Burgos en su 800º Aniv.


 Joaquín Sorolla, entusiasta artista del aire libre, pintando la catedral de Burgos durante una nevada. 



          Fragmento de la tela de Sorolla. (F. Sánchez de la Rosa). (imágenes) 



Ana Mª Ferrin

(*) Libro de Ana Mª Ferrin, El Tacto y la Caricia, Subirachs. 
      Presentación y primer capítulo:



50 comentarios:

  1. Me ha sorprendido mucho lo del permiso para poder pintar en la calle y me parece muy absurdo....Hay tantas cosas que se hacen en las calles sin neceidad de permisos y no tiene ni punto de comparación con el arte de un pintor.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Madrid sí necesitas el permiso, en Palencia capital, no.
      Quiero pensar que será por cuestiones de seguridad.
      Y si un artista iracundo agarra un caballete y lía la IIIª Guerra Mundial?
      Ya sabes. Miles de ayuntamientos y cada uno con sus normas...
      Besazzoss.

      Eliminar
  2. El proceso creador es un misterio. Cada artista lo describe de una forma diferente como una mezcla entre poder y dominio de la visión del mundo. Y, a pesar de esas diferencias a la hora de expresarlo, creo que todos tienen razón. Para unos es una acción espontánea, viva, casi violenta de expresar los que llevan en su interior; para otros es meditada, ordenada, una experiencia mística y reflexiva.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En resumen, siempre un disfrute.
      Como el que se sienta al torno y empieza palpando un montón de barro. Lo sujeta con una mano,lo va acariciando, lo moja, vuelve a modelarlo, le hace incisiones. Y mientras, la plataforma gira, la mente vuela...

      Abrazos, Carmen.

      Eliminar
  3. Así es Ana María, mejor dicho así lo tenemos estructurado, cuando lo que se pretende es plasmar rincones bonitos, nuestras calles, nuestras ciudades, es decir publicitar todo aquello que se nos pone a tiro de los pinceles, parece que esto es un delito, sinceramente dice mucho de todos, pero así es y así habrá que acatarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno José Antonio. Voy a decirle a Ana María que incorpore una entrevista a tí también

      Eliminar
    2. José Aº, cuántas veces se te habrá acercado alguien y te habrá agradecido que pintes su tierra. Como debe ser, porque tu imagen la verá mucha gente y pensará en ese rincón que conoce. O no conoce y le entrarán ganas de verlo.

      Yo siempre reivindico el esfuerzo del artista, que pudiendo irse a otro lugar, ha escogido precisamente ese.

      Saludos a ti.

      Eliminar
  4. Excelente artículo. Loas fotos son maravillosas, pero el cuestionario que le hiciste a los artista ¡No tiene desperdicio!
    Gracias por tan maravillosa entrada. De paso, no conocía el retrato que le hizo Renoir a Monet. Y con respecto a Sorolla... ¡Ni hablar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos estuvieron brillantes.
      No es algo de última hora. Esas respuestas han ido soltándose a lo largo de años.

      Sorolla, como Fortuny, vivieron a caballo de varios estilos pero no importa. Una sola pincelada y ya está, la felicidad. Ellos siempre son ellos.

      Saludos, Alí.

      Eliminar
  5. Olá, Ana,
    Será que o meu 'tradutor' aqui fez seu trabalho certo?
    Permissão para um artista poder pintar na rua o que está vendo no momento?
    Muito esquisito, não é Ana? Eu não tinha conhecimento disso, porém a matéria ficou ótima. Vou ler mais sobre esse assunto...muito curioso.
    Uma feliz semana pra você!
    Um beijo, Ana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No Tais. Tu traductor se ha portado bien, no es que se haya vuelto un tiquismiquis (vaya palabreja).
      Como ya he dicho, quiero pensar que ha habido motivos de seguridad para ordenar que todo el que estuviera frente a un edificio oficial tuviera que portar un permiso.
      Lo que pasa es que en el caso de los pintores, y más si es alguien tan conocido como Antonio López, nos mueve a la sonrisa. O al enfado.
      Un espectador le dijo a uno de los agentes que el pintor era Antonio López, tan querido por todos, y él policía respondió: "¡Como si es Van Goch!".
      Eso también es arte, Je, Je...
      Besos.

      Eliminar
  6. Los que, de alguna forma, con mayor o menor fortuna o acierto, nos sumamos a la aventura de producir textos -similar a la de aquellos que pintan o esculpen- creo que, modestamente, podemos entender qué pasa por la mente y por el cuerpo de los artistas: algo muy grande, como un parto, una sensación de plenitud y/o felicidad que sale por los poros. Difícil siempre de explicar pero que ayuda a entender por qué muchos siguen en la brecha a pesar de los inconvenientes, el escaso reconocimiento de terceros y el casi nulo estímulo económico.
    Vuelvo a dejar el descanso bloguero para olisquear en lo que escriben los amigos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podría expresarse mejor esa sensación que todos los que amamos eso de juntar palabras sentimos, cuando logramos redondear un párrafo a nuestro gusto.
      Cuántas veces damos vueltas y vueltas en busca de ese vocablo que defina exactamente una situación o la evocación de algo percibido.
      Y luego, cuando por fin lo hallamos, nos damos cuenta de que el término es perfecto pero no encaja en la frase. La sintaxis se resiente, por lo que deberemos desecharlo y comenzar la oración de nuevo. Todo un maravilloso oficio que nunca acabas de aprender.
      Saludos a ti.

      Eliminar
  7. En estos días Ana, mi hija, me preguntó sobre qué sentía, cuando examinaba a los pacientes.

    No supe responderle. Al leerte, me he visto reflejado. A lo mejor saber lo que pasa, me emociona y me hace sentir orgulloso, pero cuando no sé por donde tirar...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena pregunta la de tu hija, que me sugiere otras muchas, por lo que entiendo que te dejara dudando la respuesta.
      Pienso que deben haber tantos cajoncillos en la mente de un médico para formarse una idea con respecto a un paciente...
      La apariencia, los síntomas, su forma de expresarse, la respuesta física a la presión de sus manos, la concreción, su profesión. ¡Uf!

      Desde mi total ignorancia, todo un mundo. Y cuando se acierta al analizar todo ese compendio, decir orgulloso es poco. Debe ser la pera.

      Saludos y deseo que lo hayas pasado rebién.

      Eliminar
  8. Me creo esas palabras de subirachs de sentirse como un Dios. Crear sobre lo que tú ves o imaginas y ver terminada su obra tiene que ser una sensación de lo más placentera.
    Me gusta verlos en la calle y observarlos.
    Buena semana Ana Mª. Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno en su medio, todos estamos en situación de poder conseguir algo y sentirnos muy bien. Tengo un vecino que "cría" unos calabacines y tomates que son para exposición. Y cuando te regala alguno, lo ves venir por el camino con una satisfacción y una alegría en los ojos, que te alegra a ti también.

      Otro para ti.

      Eliminar
  9. -El amor al arte, como en este caso,no duele en sacrificio.El arte siempre ha estado en crisis, pero es como ese amor que no te importa sino ver algo reflejado de ese sentimiento.Comparto que hay una barrera natural entre el artista y el observador...
    Al arte y al artísta no se le puede poner puertas, porque siempre se va a reinventar.

    Un fuerte abrazo




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de nada, decirte que tu imaginación para las artes decorativas, para crear algo bello con elementos sencillos desde un patchwork a un bote iluminador, me encanta, Bertha.
      Lo de la barrera también lo comprendo. Por eso siempre hay que proceder con respeto y no tomar imágenes sin pedir permiso, se trate de lo que se trate. Eso reduce al mínimo los problemas.
      Así lo veo, amiga.

      Eliminar
  10. Olá, Ana,
    gostei muito de ler tudo que ocorreu com o artista plástico Antonio Lopes.
    Achei muito interessante a passagem que fala sobre o pintor e sua determinação de encontrar um lugar para expor sua arte, em especial o trecho em que fala do saco plástico vermelho, quando ele não era mais criança. Mas, como uma coisa leva à outra este texto e fotos sobre pintura, levou-me para alguns anos atrás quando você publicou, mais de uma vez, textos e fotos sobre a realização anual da jornada de pintura em Frómista (não sei se escrevi certo o nome município). Eram sempre muitos pintores, a maioria jovem que se entregavam à sua arte. Dentre eles, se não me engano, eram escolhidos os 5 primeiros colocados. depois de passarem por uma banca julgadora. Lembro-me, também, de uma foto sua no interior da Igreja fazendo a apresentação dos primeiros colocados.
    Como você vê, Ana, comecei com Antonio Lopes e terminei com o festival de Frómista.
    Parabéns pela excelente postagem, uma ótima semana, com saúde e paz.
    Grande abraço.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por recordar estas andanzas de tantos años, intentando poner rostro a los artistas que viven su vida disfrutando y dándonos a conocer en sus obras, los rincones de nuestros lugares.
      Como hace usted con los poetas que merecen su atención.

      Imagino que en su país también habrá tradición de pintores al aire libre. Saludos.

      Eliminar
  11. El arte a través del artista siempre se las ingeniará para eternizarse, amiga.

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay tanto arte en escucharles contar qué se proponían, como en ver su obra acabada.

      Buena semana, Carlos.

      Eliminar
  12. Hola Ana María!
    Ya de regreso, poquito a poco voy intentando volver a mi cotidiano y parte de él es pasar por los blogs amigos.

    ¡Y vaya sorpresa en tu casa en la que trasmites ARTE!
    ¿Cuál sería la razón por la que en Madrid los artistas deben solicitar permiso para instalar su atelier en la vía PÚBLICA?
    Sí, leí que crees que podría ser por una cuestión de seguridad pero...
    ¡A ver si pronto piden que los niños soliciten permiso para jugar en la vereda! No vaya a ser que entre sus juguetes alguno tenga un explosivo.

    Hermosas imágenes e historias, me encanta -una vez más- tu reportaje
    Va mi abrazo cálido desde el sur del sur.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LU, no está mal tu idea.
      Seguro que con los muchos peques que habrás tratado, no estaría mal pedirle un certificado de buena conducta a ciertos elementos.
      (Los hay terribles)

      Abrazo desde este sur un poco menos sur que el tuyo.

      Eliminar
  13. No sabía que en Madrid fuese necesario pedir permiso para pintar en la calle.
    La pintura es un arte tan bello que creo es muy gratificante contemplar un artista.
    Los patinetes sí que son peligrosos y, muchas veces, circulan libremente por las aceras...
    Excelentes imágenes.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí estoy contigo.

      Estuve más de un año sin volver a Barcelona, y esos artilugios que al principio me parecieron estupendos por lo económicos y la facilidad de traslado de los más jóvenes, por culpa de cuatro imbéciles sin respeto que incluso se suben a las aceras, se han convertido en un peligro real que asusta a los mayores.
      Espero que las autoridades tomen pronto medidas para impedirlo.

      Besazo para ti, Amalia.

      Eliminar
  14. Gracias, Ana, por tan generoso e interesante artículo, y he disfrutado mucho viendo a tantos pintores trabajando in situ, ya que yo soy de los que se paran a mirar, sobre todo cuando observo que se está esbozando la pintura, ahora bien, sin molestar, desde la distancia y tan solo unos pocos minutos.
    Lo de Madrid es de locos, y me quedo con las ganas de saber si tienen que pagar alguna tasa, para poder conseguir ese permiso. Cosa que no me extrañaría nada ya que tienen que pagar el hospital Zendal.
    Un fuerte abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, se trata de una simple cuestión de educación.

      Aunque, como conté en uno de los reportajes, hay ciert@ tip@ que se pone a mil simplemente porque alguien que pase por la calle, se acerque a mirar la tela.
      Aunque en este caso, más que educación, lo que al personaje le vendría bien sería un psicólogo.

      Saludos, Manuel.
      (Y no seas tan malo con el Zendal, hombre)

      Eliminar
  15. haii..
    artikel yang sangat menarik, saya sangat suka membacanya..
    :)

    ResponderEliminar
  16. Buenos días amiga, ya de vuelta de unas cortas vacaciones visitando a los amigos poco apoco.
    Preciosa entrada y muy buen artículo. Es una pena que ciertas prácticas se hayan perdido con el tiempo y muy triste que se tenga que solicitar un permiso para poder pintar en la vía pública, eso no facilita para nada ese momento de expresión que siente el artista en un momento determinado.
    Te agradecería si dispones de cinco minutos pasaras por mi blog de retazosmios.com en mi última publicación de un poema, le acompaño con un cuadro concretamente de una marina pintado por mi padre para que, me des tu opinión si eres tan amable y me digas que te parece.
    Muchas gracias y un fuerte abrazo Ana que tengas buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan.
      Imagino a tu padre parado frente a vuestro mar, mientras transformaba su pensamiento en un lienzo. Y a ti, reviviendo uno de esos encuentros a los que volver cuando el grito de Tarzán se oye en la jungla.
      Gracias por compartir ambos momentos.

      Y tienes razón. Si se pierden los pintores en directo, mal vamos. O como más o menos decía el poeta: Si desaparece el hombre, se borra el paisaje.
      Saludos.

      Blog citado:
      https://www.retazosmios.com/2021/07/una-noche-de-playa.html#comments

      Eliminar
    2. Gracias por tu atención amiga Ana. Siempre es un placer leerte.
      Un fuerte abrazo amiga.

      Eliminar
  17. Hello,
    these are beautiful images and lovely art.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ignoro si en tu tierra siguen los pintores "au plein air".
      Espero que sí. Buena semana.

      Eliminar
  18. Por si no entraras a leer mi respuesta te la dejo aquí también.

    Pues amiga Ana, ¡bendito descaro de amistad!, “no son fruto de clases académicas -a mi pesar-, sino de mucho ver y mirar”. He conocido algún que otro crítico de arte y te puedo asegurar que, te desenvuelves como pez en agua, ya quisieran algunos sentir el arte como lo sientes y expresas tú.
    Para ser crítico de arte, aparte de poseer ciertos conocimientos, al igual que el poeta debe poseer unos sentimientos muy especiales para apreciar y comprender ciertas obras y eso, por mucho que se estudie no es nada fácil de conseguir o se lleva dentro o se carece de ese sentir.
    Tengo un buen amigo que es escultor, un día, en una de sus obras que realizó para un parque, después de la inauguración, le pregunté que me explicara el significado de aquella obra ya que yo no era capaz de interpretarla, y me dijo, te la voy a explicar a ti solo, cuando me comentó el significado, te puedo asegurar que no veo capaz a ningún critico de dar esa magistral clase de interpretación que me dio sobre la obra.
    Existen críticos y críticos, pero siempre, todo es muy subjetivo ya que es difícil meterse en la piel del artista, y dar con la realidad o el significado que, el artista ha querido plasmar en su obra.
    Muchísimas gracias por tu aportación y magistral clase amiga Ana, ha sido todo un lujo para mí.
    Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto aprendemos compartiendo, Juan.
      Ya sólo por eso, vale la pena el esfuerzo que a veces nos cuesta componer un texto, o unas fotos, sacando tiempo de donde no lo hay. Sobre todo en según qué épocas...

      Un placer.

      Eliminar
  19. Si hay algo que tenia claro, es que la pintura nació en la calle. Ella es su medio natural. Por eso, si ha vuelto a ella, es para recuperar aliento creativo. Por eso, resulta, hoy, nada grato que para pintar en la calle, haya que sacar permiso. Similar a que para escribir desde la creación poética, narrativa o de cualquier otro género creativo de la palabra se deba tener un título universitario. El arte, el pensamiento y la literatura de por si son expeditos, abiertos a los vientos de la rosa ídem.
    Un abrazo, y grato comentar su entrada. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, es una práctica muy antigua. Y no sólo en la calle, sino también en el suelo de la calle, así empezaron los Madonnaris en el siglo XVI. Y así siguen en muchos lugares, como en Bella Vía, México, con un Festival anual espectacular.

      Me has recordado una entrada que publiqué hace años. Pintura en en 3 dimensiones.

      Graias, Carlos

      Eliminar
  20. En mis años muy mozos, estas cosas no pasaban y estar en la calle pintando, a parte de la incomodidad de tener gente detrás opinando sobre lo que haces, ya sea para bien o no, tendría que ser algo totalmente libre. No sabía que ahora estuviese limitado hasta el incidente este del pintor Antonio López. Supongo que le habrá pasado a muchos autores anónimos pero sin repercusión en los medios.
    Ahora solo escribo y aunque lo haga en la calle nadie se fija ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Vamos directos a conseguir el hombre/mujer cúbico?. ¿Todo bien reglado, pulido, inodoro, insípido, incoloro, políticamente correcto, sin el más mínimo resquicio de crítica ni creatividad?

      Confío en que no. Saludos Albert.

      Eliminar
  21. Este artículo suyo, que me ha encantado, me ha recordado la famosa anécdota de Miguel Ángel, que igual da sea cierta o mito, en la que al terminar su Moisés, embargado por la emoción y orgulloso de la obra terminada, propinó con su martillo un golpe en la rodilla a la escultura ordenándole: “habla”. Esa sensación es la que todo el que pinta, esculpe, escribe, etc…, con mayor o menor acierto a los ojos de los demás, pero también con un mínimo sentido crítico respecto a su propio hacer, creo deber sentir al ver de lo que uno ha sido capaz de crear.
    Un abrazo, Anamaría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Que quede entre usted y yo
      Aunque a veces algunas obras nos provoquen ganas de quitarle la herramienta a Miguel Ángel y arrearle un buen martillazo a ciertos artistas, eso no debe hacerse. Está feo).

      Mejor seguir fascinándonos con la vista de un motivo al que reproducen a la vez un puñado de pintores. Y cada uno de ellos, mirando lo mismo, está viendo algo diferente.
      Saludos.

      Eliminar
  22. Si pusiesen la misma celeridad intimidatoria para los "botellones" otro gallo cantaría.
    Besos de bienvenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está la clave del fracaso, en la descompensación de las sanciones
      Porque según la ley, tú sales a comprar el pan, ocupan tu casa, y el esfuerzo de toda una vida se evapora porque pueden tardar años antes de que logres echar a esos indeseables y volver a entrar en ella. La mayoría de las veces, esquilmada y convertida en un estercolero.

      Vamos, que Ley y Justicia no son sinónimos, Juan. Saludos.

      Eliminar
  23. Muchas gracias Ana María por subir una foto de mí pintando al lado de la "Bahía" de Fromista formando parte de otros grandes en la pintura en directo, A mí no me molesta que me hagan fotos pintando o que me pregunten por lo que hago, bueno, al pincipio de la mañana cuando no sabes que vas a pintar, estas encajando analizando el color es algo molesto que te interumpan pero ya cuando ya has resuelto el tema y te recreas no importa que te interrumpan.
    Un gran abrazo Ana y que nos sigamos viendo en la Ribera del Canal o en estas páginas tuyas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Pascual, siempre es un placer saber de ti.

      Este año estuve por ahí hasta una semana antes del tope que se había puesto el Ayuntamiento para decidir si este 2021 se celebraría o no el certamen. Como sabrás, a pesar de las buenas cifras del contagio se decidió con muy buen criterio que no se haría, lo que me pareció una posición muy sabia. En situaciones graves nunca son buenas las prisas.
      Así que nos veremos, espero, en la próxima ocasión.

      Un abrazo y deseo que estéis todos bien.

      Eliminar