Foto cabecera

1 Músicos y bailarina del Institut del Teatre, Barcelona. Bus Universitat. 2007 (A.Mª.F.)





ROSA BONHEUR, DE PURA SANGRE


            

                            Como homenaje a los individualistas, a los que nunca disparan salvas a favor del tirador, en estos días va mi recuerdo hacia la pintora francesa Rosa Bonheur, que se enfrentó a todo lo establecido, abriendo senderos a las mujeres que no se conformaban con ser  lo que el guión guardaba para ellas sobre lo que debían hacer con sus vidas, ni cómo  vestir, ni cómo amar. Ni a quien.


Edouard-Luis Dubufe pintó a Rosa Bonheur con uno de los protagonistas de sus cuadros.

La Feria de los Caballos que realizó entre 1853-1855, significó su consagración como nº 1 absoluto del género animalista.




Diversos detalles de La Feria de los Caballos

La llegada del cuadro al Minneapolis Institute of Art en 1969, donado por Conrnelius Vanderbilt


TRAS LA LIBERTAD
Publicado en Gaudí y Más. 10 de marzo de 2018


                                En el verano de 1989 hicimos un viaje familiar en nuestra autocaravana Benimar con idea de cruzar Europa desde Barcelona hasta Checoslovaquia, antes de la partición del país en Chequia y Eslovenia. Lo que no sabíamos era que en la franja que separaba Austria de su país vecino se gestaba un hito de la Historia que daría un vuelco a la Europa que conocíamos hasta entonces, derribándose el muro de Berlín tres meses después y con él todas las dictaduras del Este intervenidas por regímenes comunistas.

   En resumen, nadie sabía darnos explicaciones del porqué la aduana del paso entre Austria y Checoslovaquia donde debíamos tramitar el visado de entrada, aquel mes de agosto llevaba varios días colapsada con unas colas kilométricas, con gente entrando a borbotón en Austria y provocando el caos. Ante tal situación decidimos emprender el camino de regreso y volver a España por lugares que no habíamos visto a la ida. Entre ellos, Heidelberg. Allí visitamos un palacete donde su pabellón de caza tenía una importante colección de trofeos disecados y óleos donde a lo largo de varios siglos sus propietarios inmortalizaron los caballos preferidos de la familia.

  Fue un hallazgo. Ajena al mundo hípico descubrí que en arte, el caballo es una de las figuras vivas más difíciles de reproducir a escala adecuada, a la vez que pude informarme en vivo de que este animal por sí mismo tiene las mismas peculiaridades que un humano. Los hay paticortos, patilargos, patituertos, de una horizontalidad inacabable o recortaditos, cortos de cuerpo. Igual sucede con sus cuellos, largos o cortos, y sus cabezas, no siempre acordes con el resto del conjunto. La terminología adecuada sería farragosa, así que, para entendernos, he optado por el lenguaje coloquial.

  Claro que cuando se trata de pintar un cuadro bonito, si el artista es virtuoso suele echar mano de la escala, pero en aquella sala de trofeos habían optado por homenajear a sus compañeros de paseo sin aditamentos, respetando la idiosincrasia de cada uno. Por eso me dejó pasmada el largo paño de pared donde brillaba como el oro la belleza de una reproducción de la tela La Feria de los Caballos de Rosa Bonheur, que pueden observar en la segunda imagen de esta entrada. Casi treinta años después, recuperé aquel recuerdo gracias a una exposición del Museo del Prado donde aparecía el cuadro de un león pintado por la artista, al que había títulado El Cid (*).


A los 72 años, pintada en su estudio por George-Achille Fould ante un cuadro con leones. 

El Cid, obra de Bonheur que se ha identificado con el autorretrato que la artista nunca se pintó


                                                            Rosa Bonheur con su paleta. Sobre estas letras, su pero Brizo.

                   
                               Así supe de la vida de Marie-Rosalie Bonheur nacida en Burdeos en 1822, y sus circunstancias. De que fue una de los cuatro hijos artistas de Raymond Bonheur, profesor de arte seguidor del socialismo cristiano sansimonista. Esa corriente de pensamiento que propugnaba la igualdad entre los sexos y en alguno de sus dirigentes un cierto animalismo que aseguraba un alma para cada ser vivo, arraigó en la fuerte personalidad de la pequeña Rosa. No fue menos determinante la despreocupación del padre al quedarse solo con los hijos, a los que durante unos años repartió entre amigos y familiares delegando su custodia. Sin afectos profundos, sin freno que canalizara sus ansias de independencia y con escasos compañeros de juegos, Rosa encontró su destino conociendo a fondo a los animales de los bosques cercanos. Y a partir de los 14 años, a su amiga Nathalie Mica de 12, que también sería pintora y su pareja durante 55 años.   

   Tras estos inicios que le restaron apego a la vida comunitaria, su estancia en la escuela se demostró imposible, por lo que hubo un conato familiar de encauzarla como costurera, intento también fallido. Por fortuna, el librepensador que era su padre tuvo el acierto de llevársela con él a su escuela de dibujo y al estudio donde pintaba los encargos para que le ayudara, y en ambos lugares floreció el talento de la adolescente asocial, que asimilaba las enseñanzas técnicas y sus copias de grabados y escayolas con gran celeridad y virtuosismo. 

   Su elección de temas fue casi instantáneo. Nada de bodegones ni flores de loto. Pasaba las horas muertas dibujando cualquier imagen animal que encontraba en libros y láminas. Y aquí, de nuevo, la intuición del padre se mostró acertada yéndose a vivir con sus hijos al campo para que aprendieran a dibujar directamente del natural. En especial Rosa, que por ser mujer no podía acceder a la Escuela de Bellas Artes. Conejos, gallinas y jabalíes, cabras y ovejas, pasaron por su pincel sin problemas. En cuanto a los caballos y prácticas en el matadero para conocer su anatomía, al estar consideradas áreas pictóricas masculinas se le advirtió que no podía dedicarse a ellas, así como tampoco realizar copias en el Louvre. Dos prohibiciones contra las que la pintora tuvo que liberar su guerrero interior, luchar, y ganar, consiguiendo el reconocimiento general en Francia y más tarde a nivel internacional.   

Mulos cruzando los Pirineos
Con el maestro
Cambiando de pastos
Pastor escocés
              

Bonheur junto a las dos mujeres de su vida. Arriba,
Nathalie Micas, sobre estas líneas, con Anna Klumpke.

                              Participó en el Salón de París de 1841 con 19 años, exponiendo su cuadro Rabbits junto a otras obras domésticas con una buena acogida que provocaría el interés de los editores de reproducciones, llevándola a destacar en un espacio hasta entonces reservado a los pintores varones. En 1848 presenta en el Salón una obra encargada por el Estado, Arando en el Nivernais. El éxito del cuadro y el consiguiente cobro de honorarios le permite acometer la que será su obra magna, La Feria de los Caballos, gran panorámica de 5,60x2,44 mts. en la que invertirá 18 meses, logrando con ella ser considerada el indiscutible nº 1 en el disputado espacio de la pintura animalista, lugar que la Historia del Arte le ha seguido reservando.

   Siendo la maestría de la tela muy importante, la particularidad de la obra reside en la bravura que despliega la autora al contar la historia. Detrás no se percibe a una mujer, lo que filtran los gañanes dominando a los garañones es fuerza bruta por ambas partes. La damisela que había empezado pintando trémulos conejillos mordisqueando hierba, 12 años más tarde sorprendía arrojando al público una escena de gran masculinidad como nadie antes se había atrevido. Potenciando las grupas poderosas, reforzando su vigor, despejó de crines las colas de los caballos protagonistas por medio de un agresivo nudo militar, lo que permitió mostrar los sementales del primer plano en todo su esplendor. Tanto los críticos como sus colegas varones captaron el mensaje: Del mismo modo que sus compañeros, Rosa Bonheur había llegado para quedarse. Sin permitir que nadie pusiera vallas a su profesión. 

   El cuadro le valió ser solicitada en Gran Bretaña y los Estados Unidos, país este último que le fascinó con la magnitud de sus paisajes y fauna. Cuando se iniciaba en la pintura tuvo ocasión de ver desfilar por París al pintor indigenista de nativos americanos y búfalos, George Catlin, en compañía de varios indios, y siempre había deseado visitar el país de Norteamérica. Allí tuvo ocasión de tratar a Búffalo Bill, amistad que se intensificó cuando éste llevó su espectáculo a Europa y tuvieron ocasión de encontrarse de nuevo, donde Rosa felicitó a su amigo por el apoyo prestado a la causa del voto femenino. 

   En su madurez y ya en plena fama, la autora declaró con tristeza, que, como solía vestir pantalones para los largos paseos con sus perros por el bosque, en el pueblo donde vivió con unos familiares su niñez y primera adolescencia la insultaban cuando pasaba, llámándola marimacho. Quedaban en el aire los sufrimientos que debió vivir en solitario, guardándose para ella la pena de verse rechazada por no llevar los cabellos largos ni adornarse con cintas y puntillas. Pero el tiempo es sabio, y su talento y carácter fueron abriéndole cada puerta que encontraba cerrada (**). Llegó un día en que lo mismo venía a su estudio la Emperatriz Eugenia, que la invitaban a un palco de la Ópera de París o la Ley le concedía la gracia de poder vestir pantalones en público. Aunque su mayor éxito fue vivir discretamente pero sin ocultarse dos grandes amores, su compañera de juegos Nathalie Mica, y a la muerte de ésta compartir su vida hasta el final de sus días con la pintora norteamericana Anna Klumpke.   


Arando en el Nivernais

Rabbits. Primera obra expuesta en el Salón de París de 1849, a los 19 años.

En plena fama, la emperatriz Eugenia visita el salón de Rosa en París

Con la troupe del espectáculo indio en París. En el centro la artista. 2º por la iz, Búffalo Bill.


Pintados por Rosa, Búfalo Bill y dos pieles rojas en las praderas norteamericanas.

Ana Mª Ferrin


(*) Para los no conocedores de la Historia de España, El Cid fue un caballero castellano del siglo XI, héroe nacional muy significado durante nuestra Guerra de Reconquista contra la dominación árabe. Se llamaba Rodrigo Díaz de Vivar y el sobrenombre árabe de El Cid, El Señor, con el que se le conoce en la Historia, fue una muestra de respeto de los enemigos a quienes combatía. Se lo pusieron precisamente los árabes, por el gran valor que demostró el guerrero y por las muchas batallas en que los venció.  

(**)  En la mayoría de las siguientes distinciones con que fue honrada, su nombre inauguró la galería de mujeres que lo recibieron: Miembro honorario de la Academia de Bellas Artes de Pensilvania, EE.UU. Miembro de la Sociedad de Artistas Belgas, 1863. Caballero de la Legión de Honor, la primera mujer artista en recibir este honor. Cruz de San Carlos de México, otorgada por el Emperador Maximiliano y la Emperatriz Carlotta, 1865. Miembro de la Academia de Bellas Artes de Amberes, Bélgica, 1868. Cruz de Comandante de la Real Orden de Isabel la Católica de España, otorgada por el rey Alfonso XII. Cruz Católica y Cruz de Leopold, por el rey Leopold de Bélgica, 1880. Miembro Honorario de la Real Academia de Acuarelistas de Londres. Mérito a las Bellas Artes de Sajonia-Coburgo-Gotha, 1885. Oficial de la Legión de Honor de Francia, 1894.

36 comentarios:

  1. Me ha gustado muchísimo esta entrada. Me gusta la pintura pero no la conocía y son preciosos sus cuadros de animales.

    También me gusta su vida, el luchar por ser ella misma, sin dejarse llevar.

    Ha sido un placer.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hoy podemos pintar y viajar, estudiar y trabajar en lo que queremos, no olvidemos que gracias a mujeres como ella y nuestras madres y abuelas ha sido posible este cambio.
      Otro para ti.

      Eliminar
  2. Las mujeres artistas, escritoras, científicas... tienen que demostrar continuamente su valía frente a un mundo tradicionalmente controlado por los hombres.
    Para los que alguna vez nos hemos sentido atraídos por el mundo del dibujo y la pintura, sabemos que hay cosas muy difíciles de realizar: una es la expresión del rostro humano; otra, la expresión de las manos y, la tercera, los cuerpos en movimiento, en este caso de animales.
    Un saludo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un día tendremos que dedicar un espacio a los hombres que se enfrentaron a la sociedad de su tiempo, apoyando a sus mujeres e hijas en sus ansias de saber y libertad. Ellos también debieron oír insultos de todo tipo.

      Eliminar
  3. Una gran artista, que si fuese sido hombre, estaría en todas las reseñas.
    Me ha enseñado mucho tu entrada. Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el género de pintura animalista al aire libre que ella consiguió pintar después de mucha lucha, hoy está considerada entre los artistas más notables. Celebro que te guste.

      Eliminar
  4. Una gran pintora que tuvo la suerte de nacer en el seno de una familia cuyo progenitor era de ideas avanzadas, un librepensador como tu lo defines.
    Siempre he pensado que el desarrollo intelectual y la libertad de la mujer radican básicamente en la educación familiar. Podemos recordar a Sofonisba Anguissola, cuyo padre animó, ya en el siglo XVI, a todas sus hijas ha estudiar y desarrollar cualquier talento que pudieran poseer.
    Como sucede en el cuerpo humano los grandes cambios empiezan en una célula y en la sociedad esa célula es la familia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que la familia ha tenido una influencia decisiva en la emancipación de la mujer. Y como hemos comentado con Cayetano, la Historia le debe un capítulo a los hombres que tuvieron el valor de comprometerse en esa labor. Otro para ti.

      Eliminar
  5. Una magnífica entrada de una gran pintora que a decir verdad desconocía y que me han impresionado sus pinturas.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuera de la pintura animalista no es muy conocida. Pero la primera vez que ves sus obras. ya no la olvidas.

      Eliminar
  6. Impresionante obra. Como refiere un comentario anterior, es posible que se conociese más si fuese hombre...Una gran artista que no conocía.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A partir del cuadro de Los Caballos, toda su vida fue considerada uno de los más importantes pintores animalistas y de los más cotizados, aunque también hizo retratos. Hoy figura en casi todas las antologías del género.

      Eliminar
  7. Amiga Ana María; homenajes y divulgación como el que tú haces a esta, desconocida para mí, genial pintora, es lo que hace falta para el reconocimiento de la igualdad y méritos de la mujer. No los cambios de género gramaticales, ni los discursos grandilocuentes, ni absurdas y teatrales reivindicaciones...
    Las pìnturas realmente magníficas y que desde luego valoro y disfruto más siguiendo tus detalladas y expertas explicaciones.
    Gracias, siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo en la nula efectividad de los gritos. El prestigio duradero se cimenta en la calidad y el esfuerzo.
      Qué disfrute ver obras así. Gracias a ti.

      Eliminar
    2. Desde esta mañana a las 13 horas, ¡ya tengo un libro tuyo en mis manos! Después de gestiones en librerías y al fin por envío desde Editorial Jaraquemada (que localicé por internet), me ha llegado "La huella del genio". Yo quería "De piedra y fuego", pero estaba agotado.
      Espero que alguna vez coincidamos por algún lugar geográfico y me lo pùedas dedicar. Ahora, a disfrutar del libro.

      Eliminar
  8. Gracias a su entrada he podido conocer a esta magnifica pintora.La pintura es quiza la manifestacion artistica que mas me interesa y gracias a Vd.voy conociendo a grandes artistas de los cuales no tenia ninguna referencia.
    Muchas felicidades por su magnifico bloc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene usted buen gusto al interesarse por esta pintora.
      Espero verlo más veces por aquí. Gracias.

      Eliminar
  9. Bom dia, confesso que não conhecia a pintora de arte Anna Klumpke, seu trabalho com traços bem definidos e suaves é perfeito.
    Feliz semana,
    AG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anna Klumpkle también fue pintora y muy buena retratista.
      Lo mismo le deseo, AG

      Eliminar
  10. Una mujer que luchó contra el corsé impuesto por la sociedad de la época y que tuvo la suerte de nacer en el seno de una familia que creía en la igualdad entre hombres y mujeres. Su predilección por pintar animales rompía el esquema de la pintura imperante en la época, centrada en las escenas de batallas, los retratos de aparato, los paisajes impresionistas y los bodegones.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su vida me ha hecho pensar en la decisiva importancia que tiene la crianza de un niño, el saberle inculcar la idea de su propia valía, de que él tiene tanto derecho como cualquiera a ser lo que desee. Esta mujer de tan fuerte carácter, sin el padre que tuvo podía haber sido una marginada. Cuántas vidas perdidas por carecer de esa guía, Carmen.
      Besos a ti.

      Eliminar
  11. Maravillosa pintora.

    Sus cuadros son realmente bellísimos.

    Me ha gustado mucho conocerla y así poder admirar su gran obra.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorprende que una mujer se fijara en temas tan poco femeninos para la época. Pero era lo que más le interesaba a ella y así lo hizo.
      Besos.

      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Que vida tan apasionante la suya, aunque no le debió de ser fácil como mujer y en el contexto de una época, ser fiel a si misma.
    Su pintura tiene una fuerza enorme. Me ha encantado conocerla de tu mano.
    Agradecida como siempre, querida, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, MariPaz.

      Estas mujeres nos enseñan tantas cosas en cuanto a coraje y valentía, que en comparación, nuestras dificultades de hoy parecen bobadas.

      Eliminar
  14. Sus cuadros tienen mucha vida, me ha gustado conocer su vida.
    Viajando siempre se descubren cosas buenas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que poner un pie fuera de casa aunque sea para ir a comprar el pan, siempre aporta algo nuevo. Ya lo decía Paco Umbral...

      Eliminar
  15. En el siglo xix la mujer lo tenía mucho más difícil que ahora, no es de extrañar que la llamasen marimacho y otras cosas similares.
    De todas formas, nadie puede discutir su gran arte a la hora de pintar un animal, con sus pinceles hasta capta el movimiento, cosa que me parece de lo más difícil a la hora de representarlo en un cuadro.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ver esos caballos rebelados es fascinante. Hasta parece que se les oye relinchar.
      Mi madre me contaba que de niña, por los años 20, le impresionó ver a una mujer a la que los chicos llamaban marimacho y le tiraban piedras y le arrancaban el pañuelo para que se viera que era calva. Mi madre era ya muy mayor y aún lo contaba con compasión por aquella mujer a la que nadie socorría.
      Quisiera pensar que eso ya no sucede aquí, Kas.

      Eliminar
  16. Genio, perseverancia y acción contra costumbres sociales que suponen un trabajo que todavía no está terminado. La algarabía no es método ni medio para obtener un respeto tan importante como el conseguido por Rosa Bonheur. Su tesón y genialidad le abrieron puertas cerradas para hombres, dominantes en sus leyes y “merecimientos”. Escoger estos complejos temas pictóricos, así como su vida de lucha silenciosa, tan delicadamente expuestos por tu experta `luma, es una delicia para todos los que amamos el arte. Sólo conocía “El Cid” y “La feria de los caballos” tan sucintamente que me ha impresionado tu relato biográfico y artístico. Enhorabuena, Anamaría. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya son años en que uno puede creer que el mundo está contra él, sólo pensar en esa adolescente sola y perdida llena de un amor que no sabe dónde colocar, ya conmueve. Y encima, con un interior donde borbotea una forma de arte que nadie comprende. Excepto su padre.
      Hay cada biografía que esconde tanto…

      Eliminar
  17. Después del apetito despertado por la anterior entrada sobre el sentido del gusto, llego a ésta. Quién diría que estos cuadros son obra de una mujer: nadie. Pero sabiéndolo, como lo sabían, estamos en lo mismo, hace falta valer lo mismo que un hombre o más, pero esforzarse mucho más para obtener reconocimiento. Menos mal que no aceptó ser costurera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, DLT.
      Es al contemplar la potencia de su genio en “La Feria de los Caballos” cuando comprendes que aquel cuadro gigantesco fue la espita que utilizó para vengarse de las ofensas plantando cara a tantos desaires, dejando claro para siempre que ella era “La Ley”.
      Una vez conseguido, al repasar el resto de su obra aprecias que la gran mayoría de telas son plácidas, incluso con leones.
      Ya no tenía necesidad de mostrarse combativa ni demostrar nada a nadie. Podía ser ella misma

      Eliminar
  18. Uma bela homenagem, Ana, que fazes a Rosa Bonheur nesta tua fantástica postagem, com belíssimas pinturas. Viajei um pouco com vocês naquele verão de 1989, "con idea de cruzar Europa desde Barcelona hasta Checoslovaquia, antes de la partición del país en Chequia y Eslovenia [...]".
    Um ótimo final de semana.
    Um abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salir de casa siempre es un aprendizaje. Si no hubiera sucedido aquel contratiempo en Austria, quizá jamás hubiera conocido la obra de Rosa Bonheur.
      Saludos desde esta primavera siberiana.

      Eliminar