Foto cabecera

Sant Quentin S-S - copia En Saint-Quintin -sur- Sioule, Puy de Dôme, Auvergne, Francia. (A.Mª.F.)





EL DÍA QUE EMBARCAMOS EN EL TITANIC (1/2)


Noche serena en la proa

silencio, estrellas brillando,

gente riendo, bailando.

Y solos, tú y yo...

                     Maripita


 

                                                 Corría el verano de 2004. 

   Al son de la Wallace Hartley Band accedimos en Barcelona al simulado vestíbulo del Titanic, mientras de fondo se escuchaban las notas del violín interpretando el himno Más cerca, mi Dios, de ti, la tonada que los músicos estuvieron tocando en cubierta hasta el fin de su hundimiento en 1912  (*).



La autora y su compañero embarcando en el Titanic... 100 años más tarde
El cabestrillo no era de atrezzo. Acababa de sufrir un accidente.


RETIRAN LA ESCALA, SUELTAN AMARRAS, Y…

Publicado en Gaudí y Más. 8 de enero de 2022.


                                                                       Pocas veces habré visitado una exposición, una recreación de ambiente, más evocadora que esta experiencia llevada a cabo en el Museo Marítimo de Atarazanas, el querido enclave náutico al que tantas veces me llevaron de niña, por estar cercano a mi casa en la plaza de Sta. María del Mar. 












Parte de la documentación del dossier que nos entregaron a
la entrada de la Exposición.



                                        Tras colisionar con un iceberg la noche del 14 de abril de 1912, se inició el hundimiento a las 23,40 durando el proceso hasta las 02,20 del 15 de abril, cuando acabó sumergiéndose. En menos de tres horas el buque Titanic desapareció en las aguas del Atlántico Norte cerca de las costas de Terranova en los Estados Unidos, estando muy próxima la escala final de su viaje. De los 2223 pasajeros que llevaba a bordo, sobrevivieron 711.  

   Casi cinco días antes, el 10 de abril, el puerto inglés de Southampton se había convertido en una gran fiesta organizada por la naviera del barco, la White Star Line. Desde sus orillas zarparía hacia Nueva York uno de los más grandes barcos de la época: el Titanic, con 269 metros de largo, 53,3 metros de altura y 28,2 metros de ancho. 

   El Museo Marítimo de Barcelona, histórico Astillero Real creado en el siglo XIII en la playa de Barcelona junto a la montaña de Montjuich, es un espectacular edificio amurallado en el mismo centro de la ciudad. Cualquier amante de la Historia que acceda a él quedará fascinado tanto por el continente como por los fondos que guarda, poniendo en primer lugar la galera La Real que reposa en el museo, buque insignia de la armada de Don Juan de Austria en la batalla de Lepanto y mayor galera de su tiempo, 1571.

    En este recinto tuvo lugar en 2004 la primera Exposición recreando el interior del Titanic. Esplendorosa, para no perdérsela. Con muestra de sus interiores, ropas, autos, camarotes, salas, personajes, fue una exhibición a la que asistí fascinada, ya que todo lo marítimo me interesa desde que tengo memoria y siempre que hubo ocasión visito las exposiciones del museo.



















  Diversas partes de la exposición y posteriores recreaciones.



                                                  Como personaje real de la historia que John Cameron rescató para el guion de su premiada película Titanic, conviene destacar al capitán Edward Smith, con mandos de larga trayectoria en la naviera. Un protagonista del que los aficionados al género podrán apreciar en su biografía todos los datos que convierten a un hombre en legendario, a pesar de su fin a bordo del más importante trasatlántico de la época, menos de cuatro días después de su primer viaje.  

    Aun así, el código de honor de la Marina, cumplido escrupulosamente por él en su puesto de mando hasta que logró instalar en los botes salvavidas a todos los pasajeros que pudo, inmolándose él mismo al final de la tragedia sin abandonar el barco en cumplimiento de sus funciones, lo han situado en los anales de la heroicidad. 

   Su posición impecable como organizador del salvamento, así como la famosa frase que según la prensa, repitió a menudo a sus hombres  durante la dura situación vivida en esas horas: "Sean británicos, hombre, sean británicos", ha sido convertida en lema. Aun así, lo cierto es que posteriormente, su cometido de ese día ha sido analizado con graves críticas en cuanto a la rigurosidad del control seguido a los icebergs durante el trayecto. 

   No mucho después, en 1914, se inmortalizó su figura al erigírsele una estatua de bronce en Lichfield, Inglaterra
  




            
             El sobrecargo Hugh McElroy junto al capitán Edward Smith en el Titanic. Abajo, la estatua.



Monumento al capitán Edward Smith en Lichfield.


Continúa...

Ana Mª Ferrin 

(*) Más cerca de ti, mi Dios.


  

41 comentarios:

  1. Qué bueno. A mitad de camino entre un trágico suceso y la representación casi teatral, supongo que una experiencia interesante y hasta divertida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante y conmovedora.
      Las imágenes de la tragedia aun siendo pocas se quedaron muy pegadas. Aquellos seres éramos cualquiera de los espectadores, con o sin lujo, gentes que querían vivir una experiencia bella y se encontraron con el horror.
      Saludos a ti.

      Eliminar
  2. Un precioso reportaje amiga Ana. Ese museo no le he visitado y por lo visto y comentado en tu reportaje bien merece la pena ser visitado.
    Precisamente ayer viernes en Tele5 vi de nuevo la película, aunque ya le he visto en varias ocasiones es una tremenda historia que me gusta volver a ver. Los reportajes que suelen hacer del Titanic en el fondo del mar desde que descubrieron su paradero los he visto todos y son verdaderamente fascinantes.
    Resulta sobrecogedor y terrorífico ver a esas personas en sus últimos momentos intentando luchar para salvar sus vidas. Tuvo que ser dramático y unas imágenes dantescas de esos momentos vividos. La película, la historia contada y las escenas vividas, imagino que, comparadas con lo que allí ocurrió deben distar mucho de la realidad, el pensarlo nada más es espeluznante.
    Te deseo junto a los tuyos sobre todo salud para este nuevo año que acaba de comenzar, teniendo salud, lo demás fluye a su ritmo.
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he vuelto a ver la película desde su estreno. La recuerdo como muy buena, con las escenas de gran lujo y las de los viajeros que iban en 3ª o 4ª, en busca de una vida mejor. Volveré verla.

      Y gracias. Tienes mucha razón, primero la salud. Lo demás vendrá solo.
      Lo mismo te deseo.

      Eliminar
  3. La triste historia del TITANIC es impresionante.
    Y esa exposición, sin duda, muy interesante.
    Supongo que una experiencia para recordar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como de vez en cuando me entero de que en algún lugar vuelve una exposición sobre el tema, si aparece por donde estás y te va bien, no dejes de verla.

      Un besazo, Amalia.

      Eliminar
  4. Muy interesante esa exposición que me hubiera encantado verla.He visto la película varias veces y en todas ellas salí muy impresionada.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a ver si puedo verla y vuelve a emocionarme como la primera vez.
      Un abrazo, Charo.

      Eliminar
  5. Un tema que me gusta mucho.
    Hace algunos años, estuve en una. No tan bien ambientada, pero que valía la pena

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cosas cambian mucho. A veces algo que nos emocionó, ya no nos impresiona tanto la 2ª vez. Ya veremos, Manuel.

      Eliminar
  6. Me encantarīa visitarlo. Ojalá sea una exposición itinerante y la traigan a Sudamerica...

    Abrazo hasta vos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos. Como habrás visto, hace ya muchos años de esta experiencia y es muy posible que también la tuvierais por ahí

      Pero como todo vuelve, cualquier día la tenemos de regreso. A ver qué nos parece.
      Que tengas un Buen 2022.

      Eliminar
  7. Una experiencia singular, seguro.
    Salu2 y feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí lo fue. Un buen recuerdo de una buenísima película.

      Igual para ti, Dyhego.

      Eliminar
  8. Supongo que uno puede hacerse la idea de cómo era un viaje por mar a principios de siglo desde su propia imaginación, si no estuviéramos influidos por el cine, pero la angustia que debieron sufrir aquellas personas en aquellas tres o cuatro horas resulta difícil de imaginar.
    No hay nacional de país alguno al que en semejante trance se le pueda requerir a la flema solicitada por el capitán.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si eres aficionado a la literatura náutica, que es todo un género.
      Si es así, estarás conmigo en que los marinos eran/son gente de una pasta especial. Tanto, que frases como la citada y otras muchas figuran como antológicas del valor.

      Saludos a ti.

      Eliminar
  9. Qué interesante. Eso de "sean británicos" no la conocía, como tampoco sabía que le habían hecho una estatua. Muy bueno el artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alí. La frase es buena, no hay duda.

      Como dijo alguien, "se non è vero, é ben trovato".

      Eliminar
  10. Y, aún los mitos que persiguen a esta tragedia después de cien años-El orgullo herido de una nación como la británica tan aferrada a sus convicciones:cómo dijo el armador, es un barco insumergible, después ya lo han suavizado a casi insumergible.Se diga lo que se diga :fue una tragedia su primer viaje y para fatalidad por las pérdidas humanas .0Que cosa tan curiosa la diferencia que marca ser británico a inglés, afortunadamente ya esto se ha quitado bastante.
    Comparto tu gusto por la mar y todo lo que se refiere a ella, Atarazanas la conozco y su símbolo esa gran ancla y los astilleros.
    Barcelona caminando es cómo la disfrutas y mucho...
    Anamaria ,espero que los Magos se hayan portado bien y que hayas entrado con mucha ilusión en este nuevo año.
    Un abrazo enorme con mis mejores deseos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ilusión y esperanza de que podamos con tanto problema.
      Mientras escribo esto estoy oyendo al Johnson pidiendo perdón por haberse ido de juerga varias veces, mientras machacaba a los ingleses con multas y confinamientos y después de arrastrarlos al Brexit. Hay cada perla...

      Un beso muy grande y lo dicho, Bertha. A por el 2022!!.

      Eliminar
  11. Querida Ana, lo primero desearte un año muy feliz y fructífero. Para ti, para los tuyos, para tu hija artista de la danza... (Vuelve a poner algo de su trabajo). Fue interesante lo que nos contaste sobre ella y sus proyectos.
    Lo del Titánic no deja de impresionados cada vez que vemos imágenes o leemos algo sobre aquella tragedia.
    Tuvo que ser terrible ver cómo el mar se engullía en unas horas, y sin poder hacer nada, aquella maravilla de la nautica, del lujo, del orgullo del armador y de tantas personas que intervinieron en su construcción. Y, naturalmente, la lucha de toda aquella gente para intentar sobrevivir enmedio del pánico.
    Pienso que es otra bofetada que la Naturaleza vuelve a dar al orgullo del Hombre.
    Gracias, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podríamos ser cualquiera de ellos.
      Quién no ha soñado alguna vez con algún determinado viaje de esos que llevas en la mente toda la vida.

      Cuando una piensa en algo así, perdiéndote tú y los tuyos... Dios nos libre, Conchi. Un besazo.

      Eliminar
  12. Esa sí que es una experiencia más allá de la mera vista a un museo. En este caso se reconstruyen los escenarios para que el visitante pueda pisarlos y así vivir "en el lugar de". El gran impacto que tuvo el hundimiento de una maravilla de la navegación y el progreso como el Titanic se repitió con la visualización en la pantalla de todos los cines del mundo de la película dedicada a este hecho histórico. Y sigue teniendo tirón con las muestras y exposiciones.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece mentira lo que contribuyó la película a esta tragedia, ya convertida en leyenda con varios perfiles; romántica. de lujo, patriótica...

      Y no acaba aquí, el tema está lleno de pequeñas y grandes historias que se han ido pegando a la principal. Algunas de ellas van en la 2ª parte.

      Besos.

      Eliminar
  13. ¡Pero que lindura esa exposición!
    Me encantó la historia Ana María.
    Busqué más info en google, pero no hay nada nuevo ni comentario alguno sobre la posibilidad de que llegue algún día a mi país.

    Abrazo va

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas cosillas más va en la 2ª parte.

      A ver qué te parecen, LU. Abrazote.

      Eliminar
  14. Un magnífico reportaje como siempre querida Ana.
    ¡Qué guapa estás en la foto! Y tu chico con el brazo en cabestrillo...
    Tiene que ser muy interesante visitar el museo.
    Tremenda tragedia por la pérdida de vidas humanas.
    Mi mejores deseos para ti y los tuyos en este nuevo año y un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guapa tú, Maripaz. Gracias.

      Lo del brazo tiene su guasa. Era como para que los empleados, que iban vestidos de uniforme, le dijeran al recibirnos: "No vaya a quejarse a la salida, que usted ya entró aquí con el brazo escayolado..."

      Un beso.

      Eliminar
  15. Siempre sorprendente las noticias del mítico Titanic, siempre hay noticias nuevas, muchas gracias por compartirlas con todos nosotros.
    Feliz año
    Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí tienes un buen tema para pintarlo.

      Ya recuerdo alguna marina tuya...

      Saludos.

      Eliminar
  16. CReo que esta manera de recrear una de las mayores tragedias en la historia de la náutica, no la encuentra uno en periódico alguno. Crónica bien documentada, entre el funesto zozobrar del Titanic, la memoración del museo, y tus recreaciones, que siente uno estar ahí, viviendo la tragedia. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Carlos. Celebro que te haya gustado.

      A ver qué te parece la continuación. Saludos.

      Eliminar
  17. Sería un gustazo verla. No creo que llegue nunca por aquí. Pero si por casualidad llegara algún día a Salamanca, la veré.
    Esta historia siempre impactó y mucho se ha leido sobre ella. La película también inolvidable.
    Buen fin de semana Ana Mª.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que en su momento la exposición viajó mucho y ahora se ve como un despertar del tema, así que no me extrañaría que cualquier día volviéramos a verla.

      Otro para ti.

      Eliminar
  18. Tras leer tu entrada, no he podido por menos que meterme en la piel de cualquiera de aquellas personas que con gran ilusión emprendieron el que suponían un maravilloso viaje en el TITANIC.
    Las pocas horas que duró su angustia tuvieron que ser eternas. Se me pone la piel de gallina con tan solo pensarlo.
    Pero también he disfrutado viendo tu foto y acompañada, me has dado envidia sana y también me has hecho recordar un crucero por el mediterráneo que,hace unos cuantos años, he hecho al lado del amor de mi vida.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Titánic consiguió esa grandeza de los temas que traspasan la pura anécdot, para instalarse en un lugar de nuestra memoria, de nuestro corazón, como es tu caso.

      Espero que a través de esta pequeña experiencia mía conozcas un poco más de su historia con esta entrada y la siguiente.

      Un abrazo. Y siempre lo mejor para ti.

      Eliminar
  19. Olá, Ana,
    O tema sobre o Titanic é irresistível. Tudo que envolveu esse grande navio, sua tripulação e passageiros, vem despertando a atenção de cineastas e escritores, com razão mais que justificável. Como nunca perdi a oportunidade de conhecer um pouco mais do navio e do naufrágio, certamente não perderia agora a oportunidade de ler essa matéria sobre o Titanic. Tudo o que se filmou e se escreveu até agora não foi o suficiente para esgotar a curiosidade sobre o ocorrido com o navio, mas, sobre o filme famoso, interpretado pelo Leonardo de Capri dentre outras cenas poderosas eu guardo a dos músicos que continuavam tocando enquanto o navio afundava.
    Um ótimo domingo com saúde e paz.
    Um abraço, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, Pedro.
      No puedes imaginar la cantidad de visitantes que hubo en esa Exposición. Porque a pesar de ser un museo espectacular, el museo Marítimo no es tan visitado como otros de la ciudad, quizá porque el tema no tenga tantos interesados como el Picasso, por ejemplo.

      Me alegra de que te haya interesado. Y espero que la 2ª parte también lo haga.
      Saludos.

      Eliminar
  20. Olá, Ana, vi esse filme que virou tragédia algumas vezes, e a sensação que tive sempre foi de uma primeira vez que estava vendo, esse foi um filme visto que jamais se esquecerá.
    O filme, que mais me impressionou, de vez em quando escuto a música. A emoção é a mesma, sempre. O terror das pessoas ao afundar o navio...meu Deus! A exposição deve ser belíssima, e triste, sem dúvida.
    Sempre aplaudo você com suas magníficas matérias!
    Beijo, Ana, uma ótima semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho. La banda sonora y la voz de Celine Dion, son elementos inseparables de la película y de la impresión que nos causó.
      De esas que se guardan para siempre. Un fuerte abrazo, Tais.

      Eliminar
  21. The story of Titanic is very dramatic

    ResponderEliminar