Foto cabecera

Itsi Amairani. "PERFECCIÓN" (I. A.)



EL NEOZELANDÉS MARK BURRY, ANTONIO GAUDÍ Y LA INFORMÁTICA



La última vez que vi a Mark Burry fue de 
lejos y desde lo alto. Iba con varios visitantes de la 
Sagrada Familia que escuchaban atentos sus 
explicaciones, que se adivinaban doctas. Mis recuerdos 
volvieroen tropel y se me ocurrió que los años han sido
generosos con él, reforzando la pátina de autoridad que 
este arquitecto amable y agudo ya tenía siendo el joven 
entusiasta que tanto colaboró a que las obras del templo, 
en especial los ventanales, dieran el salto a la
 informatización.


                                       


                                 Hoy les presento al arquitecto Mark Burry, al que entrevisté por primera vez hace veinte años cuando él ya llevaba otros tantos de conocedor gaudiniano. Nos encontrábamos en la Sagrada Familia, cuando se agachó para rebuscar en su maletín y creí distinguir algo de tierra entre sus cabellos, por lo que pensé que serían salpicaduras de las obras. Pero deseché la idea. Me pareció  mucho más lírico, más afín a Gaudí, el imaginar que siendo de Nueva Zelanda, nuestras Antípodas naturales, Burry habría llegado hasta aquí por algún atajo secreto escalando el corazón de la Tierra.  

   Empezó contándome cómo el detonante para su llegada a Barcelona lo disparó la simple referencia oída durante una clase:
   
  - Verá. En la Universidad escuché a un profesor que decía, señalando la imagen de una diapositiva: ...Y aquí, ésto de un tío que se llamaba Gaudí y que hizo unas cosas rarísimas, pero que no creó escuela... Punto. Y como no había formado escuela, pasamos de largo a  la siguiente lección. Pero a mi me quedó grabado aquello del tío rarísimo que yo veía como algo different...

   Lo que sucedió a continuación, fue que a pesar de las diferencias culturales y las de tiempo y lugar, la unión interestelar que se produjo entre ambos iba a dar notables resultados en los vitrales de la Sagrada Familia. 



Así vio en 2010 el dibujante bonaerense Daniel Paz, cómo habría
diseñado Gaudí su ordenador. Que tiemble Appel... (*) 




Mark Burry en las obras de la Sagra Familia. 1999 (A.Mª.F.)


Burry en 2011. (LizaFitzpatrick)

Su trabajo en el templo se ha centrado en los cálculos precisos para integrar las obras en las nuevas tecnologías. 



NUEVA ZELANDA: CÁLCULOS Y VENTANALES

Publicado en Gaudí y Más. 28 de agosto de 2022

                       
                                      ... - No olvidemos que Nueva Zelanda es un país de contrastes, también en Arquitectura, y por esas características de fusión yo vi en el Modernismo aspectos interesantes para dedicarle mi tesis. Y pensé: Tengo que viajar a Barcelona y conocer la obra de Gaudí. Mochila y viajecito que no baja de las 30 horas.
                        
   La carrera de Arquitectura en Nueva Zelanda consta de dos partes, cada una de ellas con una titulación particular. En ese intervalo de un año entre las dos, el estudiante aterrizó en Barcelona siguiendo la estela del genio de Reus. La visión de la Sagrada Familia al subir las escaleras del metro se convirtió en el salvaconducto necesario para que no la olvidara en su vida. Multiplicaba por diez el impacto y las dimensiones que había imaginado, dejando en él tal impresión que poco después ya había decidido que su tesis no versaría sobre Eclecticismo, como había previsto, sino que Antonio Gaudí, él solo, sería el tema elegido. Las formas rarísimas de la Sagrada Familia contenían carne de sobra para especializarse únicamente en ellas. Según su propia expresión: 

                 - Quedé fascinado. Aquel hombre había conseguido atrapar un instante de vida convirtiéndolo en piedra y dejándolo suspendido en el espacio. En lugar de arcos, los techos se cubrirían de ramas entrelazándose hasta formar un solo bosque, única copa de múltiples árboles que sostendrá sabiamente la cubierta del Templo...

                   - ¿Cúal fue el eslabón que lo integró como colaborador en la Sagrada Familia?
                              
                                  -  Me llevó la curiosidad por saber cómo continuaban una obra tan difícil. Aquellos campanarios inclinados, sin el director original, teniendo que interpretar y crear la construcción directamente desde las maquetas a los obreros sin planos intermedios, me fascinaban. Así que busqué la forma de hablar con el arquitecto que estaba al mando de todo aquello, el Sr. Lluís Bonet Garí, con el que tuve una entrevista en francés porque entonces yo sólo sabía cuatro palabras en castellano.
  
                                           - ¿Cómo resultó la entrevista?

                ... Le hice dos preguntas que llamaron su atención. Una, ¿cómo se las arreglaban para trasladar una idea sintética hasta una obra tan complicada? Y la segunda, que a mi me intrigaba y creo que fue la decisiva para interesarlo, fue mi curiosidad por cómo traducir el proyecto hasta cristalizar en las órdenes diarias a los picapedreros.

                        ... Porque, ¿como explicarles bien a los obreros la obra práctica del día a día? Y ahí fue cuando él se me quedó mirando y me contestó: -¿Y por que no pide una beca a la Junta Constructora y lo descubre Vd. mismo? Fue una etapa estupenda, hice buenos amigos y aprendí muchísimo trabajando con los expertos de la Universidad Politécnica de Barcelona. Me encargué de pasar los modelos de las maquetas de yeso a dibujos operativos, especialmente los ventanales.                          


A la izquierda, Lluís Bonet Garí, arquitecto que fue ayudante de Gaudí, y años
más tarde de la muerte del maestro, Arquitecto Director de la Sagrada Familia.

Sobre 1976, estado de las obras del templo. 

                                         Sobre 1910, obreros en los andamios de madera.


LA ERA DEL SOFTWARE
                   
-                                       - En su segunda etapa aquí, en 1990-1992, ustedes empezaron a aplicar el diseño por ordenador, pero les era difícil encontrar un software  que se adecuara a las formas de la Sagrada Familia.

                                 -   Si. Desde que volví la segunda vez ha sido un gran adelanto conseguir la ayuda de los programas CAD (Diseño Auxiliado por Ordenador), específicamente los que utilizan las empresas automovilísticas, así como las navales y aeroespaciales. Para las formas tan complicadas de Gaudí no servían los programas usuales de diseño, ya me lo advirtieron en la Universidad de Inglaterra la primera vez que me interesé por ellos.
                                     
                           - La informática aplicada a Gaudí habrá agilizado los métodos de trabajo... 

                               - Mire. Con estos métodos, y mucho esfuerzo, no crea, está trabajándose en cada piedra por separado. Así luego se trasladan aquí y quedan unidas perfectamente, muchísimo más fácil de lo que debió ser en la época de la Casa Milá y no digamos en la medieval, primero apilándolas y luego teniendo que subirse los obreros para picar las juntas -y añade un dato elogioso para la técnica-. Ahora, con Internet todos los colaboradores del proyecto estamos conectados para poder transmitirnos al momento cualquier dato.
                               
  
JOSEP Mª SUBIRACHS

             -  No voy a entrar en cómo están hechas las esculturas 
que ordenó Gaudí, entre otras cosas porque después de ver el conjunto de la Fachada del Nacimiento en una puesta de sol, con la luz dorándola, sobran las palabras. Pero en ese apartado de los elementos añadidos, prefiero con mucho las esculturas de Subirachs en la Fachada de la Pasión. Es una interpretación personal con todas sus consecuencias.
                
-                            - Por su dedicación usted se ha ganado el derecho a la crítica,
¿Qué valoración hace de La Pasión?

-                     - Valentía, es la palabra. La Junta de Obras tomó una decisión muy brava. Cogió a un escultor de categoría conocido por su independencia y le dio libertad para que hiciera su interpretación personal. Estamos a punto de comenzar el ventanal que irá entre las dos torres centrales y esa ventana me gusta mucho, es muy bonita. Cuando la vio Subirachs también le gustó.


El rosetón central ovalado de la fachada de La Pasión al que se refiere Burry (A.Mª.F.)
Etsuro Sotoo. 2000 (A.Mª.F.)
Hiroya Tanaka, 1999 (A.Mª.F.)
                       
                                Casi cuarenta años en el universo Gaudí han transcurrido para Mark Burry, hoy un arquitecto y profesor universitario de amplio recorrido académico. Mucho tiempo. Aún así, seguro que no habrá olvidado sus primeros pasos en la Barcelona de finales de los 70, cuando coincidió con otros dos viajeros venidos desde muy lejos con su mismo proyecto y en la misma época, Hiroya Tanaka y Etsuro Sotoo. Los tres con veintitantos años y todo un mundo de experiencias ante sí. A Burry le debió Sotoo el haberse quedado sin el piso alquilado que tenía en la Avenida Infanta Carlota, precisamente por la juerga que montó el 24 de Febrero de 1980 el neozelandés para celebrar su 23 cumpleaños. Como contó el mismo Burry en la entrevista:

                                –Etsuro Sotoo no estaba en su casa cuando llegó la policía a las tres de la mañana, llamada por el dueño. Y nos echaron a todos. Al día siguiente yo no sabía como explicarle a Sotoo que se había quedado sin piso...Son cosas imprevistas que a veces pueden cambiarte la vida a mejor... Porque entonces, sucedió que... ¿Quiere que se lo cuente? (**)

                                   

                         Amigo Burry, volveremos al tema. La Sagrada Familia y Antonio Gaudí nunca nos defraudan, son el cofre mágico de ciertos hombres y sus andanzas. Para contar y no acabar... 



Ana Mª Ferrin

(*) Imagen

(**) Fragmento del capítulo dedicado a Mark Burry en el libro Gaudí. La Huella del Genio:

    

12 comentarios:

  1. Ahora nadie puedrá decir eso de que "Gaudí no hizo escuela". Tú misma eres una miembro de la sección literaria de esa escuela.

    ResponderEliminar
  2. Un gran arquitecto que desconocía.Besicos

    ResponderEliminar
  3. Olá, Ana.
    Uma descrição muito completa deste excelente arquiteto, que não conhecia. Mas, graças a esta crónica muito interessante que aqui descrita, fiquei a conhecer um pouco melhor.
    Muito Obrigado, pela visita e gentil comentário no meu cantinho.
    Votos de uma excelente semana!
    Beijinhos.

    Mário Margaride

    http://poesiaaquiesta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Menos mal que Gaudí, no creo escuela, que sino...
    Interesante. Desde las antípodas, "vio" la escuela de Gaudí...

    Besos Ana

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Ana Mª pasar por tu blog es disfrutar, es enriquecerse en información, es aprender siempre aprender de la vida de ese gran genio que fue Gaudí.
    Feliz septiembre.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Desconocía a este arquitecto.
    Una historia de gran interés que, al igual que siempre, nos ayuda a seguir aprendiendo.
    Un beso. Feliz mes de Septiembre-

    ResponderEliminar
  7. Una entrada muy ilustrativa que a mi me da a conocer a Mark Burry. Gracias Ana Mª.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Son cosas imprevistas que a veces te pueden cambiar la vida a mejor...-Totalmente de acuerdo, y como ese comentario de su profesor de facultad :que Gaudí no creó escuela, pero su genialidad rompedora ha creado un lenguaje arquitectónico. muy dificil de etiquetar.
    Gracias a esa curiosidad ,que se le despertó vio una luz en ese tunel que suele encerrar muchas obras, por falta de información o simplemente que no hay curiosidad y se trabaja sobre lo ya establecido.durante mucho tiempo.Por eso se agradece tantísimo la investigación: como en este caso acerca de esta excelsa obra
    Una entrevista que gracias a ella también nos has acercado a estos estupendos profesionales.
    Ana María ya se terminaron las vacaciones me han sabido a poco pero menos es...nada.
    Un abrazo desde este rinconcito y un tranquilo finde

    ResponderEliminar
  9. Un mundo fascinante, el de Gaudí. Gracias, Ana, por todas estas informaciones y anécdotas.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  10. Sueño con estar ahi, sacandome una foto algun dia. Gaudi era tan talentoso, combino a la perfeccion el fervor religioso y la fantasia. En la originalidad de su expresion le ha dado un toque muy personal a Barcelona.
    Te envio un abrazo grande desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar