Foto cabecera

fashion-985556_960_720 Últimos días azules.





SUBIRACHS, LEÓN Y LA CERVEZA "CORONITA"



REEDICIÓN






Hoy, con un click del abridor, el peregrino que reposa ante el  Santuario de la Virgen del Camino en León, destapa un botellín de cerveza Coronita y el contenido borbotea por el gollete en forma de espuma, conteniendo infinidad de burbujas.

El andariego no lo sabe, pero con su gesto un hilo invisible está uniéndolo al templo y al promotor y mecenas que lo  financió, Dº Pablo Díez Fernández (1) antiguo fraile dominico que colgó los hábitos. Y un día de 1909 embarcó rumbo a Méjico con las ansias de todo emigrante por labrarse un futuro mejor.




 LA CURIOSA HISTORIA DE UN LEONÉS 


Publicado en Gaudí y Más 7 de abril de 2018
Publicado en Gaudí y Más. 1 de julio de 2011
Del libro El Tacto y la Caricia. Subirachs, de Ana Mª Ferrin. 2011



Dº Pablo Díez Fernández (C.G.M.)

Santuario de la Virgen del Camino, en León, España. 1959-1961.

A la iz, el escultor Josep Mª Subirachs. A la der. el arq. Fº Coello de Portugal.
                                               Díez empezó como contable en una panadería y en 1926 contando 42 años ya estaba situado en un alto puesto directivo de la empresa cervecera Modelo haciéndose evidente que era un hombre de suerte, porque en ese mismo año dos circunstancias harían que el grupo emprendiese el gran despegue al ser lanzada al mercado la cerveza Coronita (2). Primero, por ser una bebida de cuidada elaboración, ligera, muy clara y con la novedad de ir envasada en una botella transparente que facilitaba la visión de su limpio contenido. Al éxito del producto contribuiría la reforma del Reglamento de Bebidas Alcohólicas, mexicano decretando que se incluirían en ese apartado todas las que superasen los 5 gº de alcohol. Con sus 4,6 gº, Coronita escapaba de esa denominación situándose en un lugar de privilegio administrativo y social.


   Sorprende saber que cuando Pablo Díez decidió financiar la construcción del nuevo santuario de León en clave de vanguardia, el empresario contaba setenta y tres años. Sin embargo, pese a su edad no se decantó por levantar un edificio conservador, orgánico. Igual que había apostado en sus negocios por abrir nuevos campos, cuando le llegó el momento de elegir un estilo arquitectónico para el templo, Pablo Diez dio preferencia a una línea renovadora, desestimando el proyecto presentado por el arquitecto diocesano Juan Torbado, más clásico, decidiendo que lo hiciera el arquitecto jienense Francisco Coello de Portugal que por esos días se encontraba preparando su ingreso en la Orden de los Dominicos. Y aprobando el proyecto de Josep Mª Subirachs aún cuando en varios medios se producían debates cuestionando su modernidad.
          

Detalle de San Froilán con la nariz restaurada (AMªF)

La puerta de San Froilán (A.Mª.F.)
Subirachs señalando un detalle de la puerta de San Froilán
               
Santuario V.Camino. Puerta de San Froilán. (F.Bedmar)


                      En cuanto a la obra del escultor Subirachs en el santuario, sin duda una de sus intervenciones más populares es la puerta dedicada a San Froilán en la fachada lateral derecha. 


   El santo fue obispo de León en el siglo IX y es el patrón de la ciudad. Situada a la izquierda, la imagen más bien parece estar tallada en la misma puerta que acoplada, por la suavidad que presentan sus perfiles, redondeados, gastados por la continua atención de los paseantes,  en especial las mujeres que pasan sus manos por el rostro del santo invocándolo para que les consiga un buen marido (3). Al comentárselo a Subirachs, me dijo con satisfacción: -¿No es ese el sueño de todo escultor? El sueño más espectacular de una imagen es que llegue a realizar milagros.

   Un vaciado cuenta la vida ermitaña que pasó San Froilán en los montes leoneses de Curueño junto a San Atilano, que años después sería nombrado obispo de Zamora. La inclusión del nombre de San Atilano en la iconografía del Santuario es otro homenaje al mecenazgo que permitió su construcción, pues Atilano es también el nombre de un santo de Ahuetita de Abajo, México. En el espacio interior a la izquierda, la capilla dedicada a la Virgen de Guadalupe es llamada por los leoneses la capilla de los mejicanos.

S.V.Camino. La Puerta de San Pablo
                  
                        En otro guiño del arquitecto Coello al hombre que había financiado el proyecto, al ser Pablo su nombre la puerta lateral de la fachada izquierda se consagró a su patrono, San Pablo.


S.V.Camino, Puerta del Pastor
      
La honda con su guijarro en la Puerta del Pastor (A.Mª.F.)

                       En la cara posterior del Santuario se encuentra la puerta más pequeña del templo, la del Pastor, donde se describe el origen de la antigua iglesia cuando, según cuenta la leyenda, al pastor Alvar Simón se le apareció la Virgen pidiéndole que le dejara su honda y le trajese del río una piedra blanca, un canto rodado. Manejándola con destreza, la Virgen lanzó el guijarro y ordenó al pastor que allí donde cayera, ése debería ser el lugar donde levantaran un santuario en su nombre.

 Dª Rosario Herrero, esposa de Pablo Díez, envió a unos chicos de Vegaquemada para que fueran a la orilla del río del pueblo, el Porma, en busca de un capazo de piedras para que Subirachs pudiera escoger una y la incrustara en la honda que tenía proyectado colocar en la Puerta del Pastor. Al ver que el tamaño de las piedras no llegaba a lo que él deseaba, el escultor decidió acercarse él mismo a la ribera del Bernesga, uno de los dos ríos que pasan por León y allí escogió una a su gusto. 

  Con todos estos antecedentes, Josep Mª Subirachs diseñó un relato para esa puerta donde una piedra blanca ocupa el hueco de la honda integrada en bronce, material común a todas las puertas del Santuario de la Virgen del Camino.


Los apóstoles San Pedro, a la iz, y San Andrés. 
Evocacion Marinera en la Barceloneta, barrio de Barcelona 

                             En esta última e histórica imagen de 1959, el escultor posa en su estudio ante las dos obras con las que iniciaría la ascensión de su carrera. Tras él, en primer término, un fragmento de la primera obra abstracta que se colocó en un lugar público de Barcelona, Evocación marinera. En segundo plano ante la pared, San Pedro, uno de los apóstoles de la fachada del Santuario de la Virgen del Camino. Fundición figurativa de bronce realizada con un acabado brutalista que ocuparía un destacado lugar entre las técnicas escultóricas. 

   Tres protagonistas: Dº Pablo Díez, leonés, Francisco Coello de Portugal, jienense, y Josep Mª Subirachs, barcelonés, pasaban a formar parte del patrimonio cultural de la ciudad de León.

             
Ana Mª Ferrin 


(1) Vegaquemada, León, 1884-México, 1972.
(2)  Coronita es su nombre en España. En México, Corona.
(3) Las fotografías que tomé para acompañar el presente texto se vieron eternizadas por la continua interrupción de las viandantes que subían los escalones hasta la puerta de San Froilán para acariciar la nariz del santo, que por cierto, debido al continuo frotamiento había perdido su relieve y mostraba el inicio de un agujero, por lo que ha debido ser restaurada.
(4) Entre otras, creó residencias para ancianos, guarderías, escuelas primarias, el Instituto Nacional contra el Cáncer, una unidad hospitalaria, una escuela de enfermería, etc.


32 comentarios:

  1. Gracias por esta historia tan bonica desde Murcia

    Jose Odon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted, José. Sepa que esta entrada es la más vista del blog y que la mayoría de visitas son de México. Así que saludos para todos.

      Eliminar
  2. Me ha encantado esta entrada especialmente. Primero por sus imágenes, por la explicación del templo y segundo porque mi padre y mi hermana trabajaron con él en la cervecería Modelo y le conocían mucho.

    Mi padre estuvo allí 13 años y yo nací allí.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué agradable sorpresa.
      Seguro que tendrás muchas anécdotas interesantes sobre el tema.
      Besos a ti.

      Eliminar
  3. Una buena historia con una gran información.
    Siempre muy agradable visitarte.
    Un beso. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué te parece?
      Poco podríamos imaginar su historia al descorchar esos botellines.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Nunca imaginé la vinculación entre un famoso escultor, un santuario y un fabricante de cervezas que se fue a México y triunfó. Curiosa relación.
    Un saludo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia de Díez es homérica, de aquellos indianos generosos que nunca olvidaron su lugar natal. Ya decía Eluard que "hay otros mundos pero están en este".
      Saludos.

      Eliminar
  5. Cuando lo bello y viejo, se une con la inteligencia y el trabajo constante, suelen ocurrir estas cosas.
    Gracias por compartir estas interesantes historias.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante que hables de viejo y nuevo. Cuando le encargaron el Santuario a Coello, le dijeron que lo importante era levantar un Santuario para un retablo espectacular. Vamos, que a la construcción y su fachada no le daban ningún valor.

      Eliminar
  6. Hola Ana

    Interesante historia. No sabía de la relación de la coronita y el santuario. Hace unos años estuvimos en el santuario. No entramos, estaba cerrado.

    Me ha agrado mucho. La voy a compartir en facebook.

    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, Manuel.
      Para que lo veas bien por dentro, haremos otra entrada,
      Y si vuelves, no olvides que la nariz de San Froilán tiene propiedades milagrosas para encontrar pareja si la frotas. No va por ti, sino para algún@ hij@ que le interese el tema.

      Eliminar
  7. Querida Ana María, es increible que cada vez que nos cuentas algo relacionado con León, suscitas en mí un alubión de tiernas emociones.

    ResponderEliminar
  8. Viví en León unos años de mi adolescencia, esa edad en que se absorbe por todos los poros la vida. En que los sentimientos están a flor de piel.
    Un año, en una Romería al Santuario que nos detallas, conocí a aquel muchacho que sería mi primer amor. Luego vino la obligada mudanza a otra ciudad por razones del trabajo de mi padre y...

    ResponderEliminar
  9. hoy me has traído aquel recuerdo tan tierno pasados muchos años.
    Por cierto que gracias a ti conozco las puertas del citado Santuario. Cuando era adolescente, comprenderás que miraba con mucho más interés el fondo de los ojos de aquel muchacho que la nariz de S. Froilán. Gracias, siempre.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Conchita, como me pareces una persona lógica, veo muy nutritivo que dejaras a un lado las puertas del Santuario que siempre estarán ahí esperándote y te aplicaras a mirar esos ojos que nunca olvidarás. Chica lista.
      Me alegra haber despertado en ti dulces recuerdos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Puede parecer propaganda interesada, Ana María, pero no. Es una expresión espontánea y sincera; la cerveza Corona es mi favorita y te agradezco haberme hecho partícipe de su cinematográfica historia, que al menos une a tres países: España, donde nació su creador, México donde ella surgió y desarrolló y Chile...donde me la tomo.

    Un beso austral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ocurre decirte que enhorabuena por tu buen gusto, es de veras una bebida bien diseñada. Y por lo que cuentas, de largo recorrido.
      Un saludo con nieve.

      Eliminar
  12. El arte está liado en saber vivir y como mejor con una buena cerveza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, MariPi.
      Si el arte apareció a partir de que el hombre tuvo un techo sobre la cabeza y un alimento al que echarle el diente, resulta lógico que cuando Dº Pablo Díez logró hacer fortuna con la cerveza, pensara en rodear de arte a la Patrona de su tierra, La Virgen del Camino.

      Eliminar
  13. Pois é, Ana, aos poucos vamos conhecendo um pouco mais sobre o trabalho do arquiteto, agora com este belo trabalho, com preciosas fotos tuas, entre outras ("SUBIRACHS, LEÓN Y LA CERVEZA "CORONI"), do qual achei interessante transcrever este fragmento:

    "Primero, por ser una bebida de cuidada elaboración, ligera, muy clara y con la novedad de ir envasada en una botella transparente que facilitaba la visión de su limpio contenido. Al éxito del producto contribuiría la reforma del Reglamento de Bebidas Alcohólicas, mexicano decretando que se incluirían en ese apartado todas las que superasen los 5 gº de alcohol. Con sus 4,6 gº, Coronita escapaba de esa denominación situándose en un lugar de privilegio administrativo y social."

    Uma ótima semana.
    Um abraço.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, no sé si en Brasil también tenéis esta cerveza que he visto en otros lugares de sudamérica. Sé que parte de los beneficios se invirtieron en importantes obras sociales y culturales. Pero no sé si hoy, después de desaparecer Dº Pablo Díez, y su sobrino y continuador Antonino Fernández en 2016, la empresa seguirá con la misma política.

      Eliminar
    2. Ana, vim saber da existência dessa cerveja por teu intermédio, nesta edição. É possível que a cerveja seja vendida no Brasil, já que o país é muito grande.
      Um abraço.
      Pedro

      Eliminar
  14. No he tenido la oportunidad de deleitarme con esta magnífica obra de la arquitectura... y eso que pertenece a mi comunidad autónoma, como sabes. Los designios de Dios son inescrutables y es por ello por lo que el santuario y la cerveza tienenmás relación en este caso de lo que pudiéramos creer. Donde hay negocio existe el arte.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi respuesta a Trujillo le cuento la gran importancia del retablo del Santuario, obra de Pedro y Antonio de Valladolid en 1730. Por esta y otras características, no dejes de verlo. Abrazos.

      Eliminar
  15. Mi querida Ana María: Lo primero darte las gracias por tus palabras.
    Recuerdo que de este santuario leonés ya leí aquí algo hace un tiempo, pero no recuerdo si entonces se dijo algo de la cerveza Coronita. Como suele decirse: los caminos del Señor son inexcrutables.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti.
      Es posible que leyeras algún texto donde aparecen otros temas relativos al Santuario. De todos modos, lo de la Coronita tiene su punto gracioso.
      Saludos.

      Eliminar
  16. Para la próxima vez que vaya por León tendré en cuenta tu entrada para poder admirar estas esculturas, respecto a la relación con la cerveza Coronita, te agradezco tanta información.

    Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso es cuestión de documentación. Pero sí me gusta poner en la mesa una botella de vino y las bebidas que les gusten a los míos. Abrazos para ti.

      Eliminar
  17. Curiosa relación. La próxima vez que visite León iré al santuario, No podría ser de otra manera después de leer tu entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te arrepentirás. Como seguro que te documentarás antes de ir, ya verás la cantidad de datos interesantes que guarda.
      Besos a ti.

      Eliminar