Foto cabecera

Itsi Amairani. "PERFECCIÓN" (I. A.)



EL COLOR PÚRPURA EN EL ARTE


 

... ¡Hoy! te diré yo

bajo el sol nacido, tocándote el alma

tus sienes doradas,

los ojos inmensos de tu cara maga

evitando azules

mis negras miradas.


… Y la aurora plena,

cantando entre granas,

prenderá sus fuegos

en las ramas blandas.

Tus pies en la tierna

yerba con escarcha,

tus cabellos verdes,

tu desnudez malva.


... Y tú me dirás,

huyendo: Mañana...

                               Juan Ramón Jiménez



Lyonel Feinenger



Kees van Dongen


                                                                 La joven. Gustav Klimt


Edward Munch



Sotheby's. Lyonel Feinenger


Anglada-Camarasa



Raquel Azqueta


EL COLOR DEL PODER 

(Y DE LA MUJER)


Publicado en Gaudí y Más. 6 de noviembre 2021




William Henry Perkin


                                       
                                        Inmerso durante toda la jornada junto a su profesor alemán de química, August Wilhelm von Hofmann, en la tarea de sintetizar de forma artificial la quinina que el Gobierno británico necesitaba para curar la malaria, William Henry Perkin, con sólo 18 años, siguió intentando la operación por su cuenta en el pequeño laboratorio que había instalado en su casa de Londres. Ambos hombres buscaban la forma de abaratar el medicamento que se extraía del árbol de la quina, en los lejanos Andes de Sudamérica. 

   Era la Semana Santa de 1856. El joven se encontraba manipulando la anilina para oxidarla, cuando vio que el resultado se había convertido en una pasta sólida y negruzca. Deteniendo el trabajo empezó a limpiar con alcohol el recipiente, dándose cuenta de que entre la masa habían aparecido ciertos grumos de un engrudo púrpura. Él aún no sabía que había descubierto el primer tinte sintético que acabaría llamándose así: Púrpura de anilina, o simplemente púrpura, entre los otros muchos nombres que terminarían dándole al color.



                                             Claude Monet   



William Turner



David Hockney



Claude Monet



Paul Gauguin



Mary Cassat


                                       Si este texto lo hubiera escrito hace unos años, diría simplemente que el hallazgo fue una casualidad. Hoy no, hoy diré que fue cuestión de serendipia, un anglicismo proveniente de un antiguo cuento persa que acabo de leer, Los príncipes de Serendib (1). El caso es que son infinitos los avances de la ciencia que nos han traído los azares, del antibiótico a la Viagra, del marcapasos al pósit, inventos por chiripa con los que sus creadores hicieron fortunas.

   Pocos tonos podrán ser tan aprovechados en simbolismo como el presente. Si para Goethe aportaba una seria dignidad, también existe la creencia de que si se mezcla con el negro evoca la desesperación y la crueldad, y si con el blanco, la muerte y  la rigidez. Aunque si hemos de creer a Gustav Klint, nada mejor que envolver a la figura femenina en ese color para representarla en clave erótica y libertina.



La caracola Murex

  

Teñidores fenicios. (National Geographic)



Emperador Justiciano

 

Catalina la Grande 


         Eugenia de Montijo en el centro con lazo malva. Franz Xaver   

                         

Rey George VI, Gran Bretaña


                                        Todo eso sucedió con el hallazgo de Perkin, quien en silencio y con la ayuda de su hermano y un amigo lo patentó pocos meses más tarde para comercializarlo. Y partiendo del mismo principio, se dedicó a sintetizar otros colores hasta entonces privativos de las clases altas, por su elevado precio al obtenerlo de manera natural. Como era el caso de las túnicas malvas de los senadores romanos, conseguidas en la fenicia ciudad de Tiro a partir de la mucosidad de la caracola Murex Brandaris, de coste superlativo, ya que para conseguir un gramo de púrpura se precisaban 9000 moluscos.

   Con su afilado instinto para los negocios, a los 21 años William Henry Perkin ya se había convertido en millonario.


Ana Mª Ferrin


(1)  Chiripas de la Historia.  Gonzalo Ugidos.  La Esfera de los libros.

42 comentarios:

  1. El descubrimiento, por casualidad, de la púrpura de anilina debió ser parecido al de aquel homínido que fabricó por vez primera fuego de casualidad al golpear su pedernal sobre otra piedra para dar forma a su utensilio de casa. La sorpresa -y la alegría consiguiente- tuvo que ser de órdago. Y todos ganamos con los dos "inventos".
    Saludos, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al parecer son un buen número los descubrimientos científicos a partir de la casualidad. Nosotros mismos guardamos situaciones donde el azar ha jugado un papel importante.
      Tengo por ahí un artículo sobre el tema. A ver si lo traigo.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Desconocía todo lo que cuentas y me ha sorprendido cómo fue el descubrimiento tan casual de la púrpura de anilina. También me he quedado impactada con los 9000 moluscos que se necesitaban para obtener 1 gramo de púrpura.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que él detectó eran partículas minúsculas, pero a su buena vista añadió un especial olfato para captar la gran importancia de un dato que podía tener un largo recorrido de aplicaciones.
      Un abrazo, Charo.

      Eliminar
  3. Pues sí, Ana María, bendita serendipia que ha permitido a lo largo de la historia encontrar inesperadamente tantas y tantas cosas que han facilitado la vida de la humanidad.
    Y no hubiera sido serendipia haberte encontrado por las calles de Barcelona cuando estuve el pasado fin de semana. No, porque iba mirando a mi alrededor por si te veía. La verdad es que era harto difícil.
    Fue una maravilla la visita guiada a la Sagrada Familia. Qué puedo contarte a ti que no sepas...
    Eso sí, lo que vi por primera vez fue la Casa Navás, en Reus. Me dejó encandilada. Esos mosaicos, vidrieras, marquetería... Y esa arquitectura de Lluis Domenech tan espectacular.
    Un fin de semana muy aprovechado por tierras catalanas, aunque no funcionara la serendipia.
    Por cierto, comimos en un espacio realmente bonito. Digo espacio porque se sale de los cánones de un Restaurante al uso. En una bocacalle de Paseo de Gracia. El Nacional. Seguro que lo conoces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocía el local por su pasado histórico de ocio como teatro, bar, baile, etc. y más tarde por haber sido un concesionario de coches de lujo en los años 30. Pero como restaurante fui la primera vez hace pocos años, cuando una de mis nueras nos llevó allí. Es un lugar curioso, de varios ambientes y muy céntrico.

      Lo de que no nos encontráramos es lógico. Tampoco te encontré a ti la vez que fui a tu tierra, cuando estabas tan ricamente al sol en tu adosado y tu piscina.
      Lo bueno es que has visto cosas interesantes. La Casa Navás es de otro mundo. Tuve la suerte de visitarla cuando aún vivía la que entonces era su propietaria y escucharle contar su historia.
      Diré de la Casa Navás, que por muchas vueltas que he dado, incluida la zona alemana que siempre había sido mi top en belleza en cuanto a interiorismo, nada pude compararse a esta maravilla que considero una belleza cúbica.
      Además de D. i Montaner, allí se juntaron los máximos artistas, empezando por Gaspar Homar, que llevó la completa idea del diseño, pasando a escultores, vitralistas, pintores, creadores de mosaicos y ebanistas que eran lo mejor de su época.
      Una mención especial merece el conjunto de su luminoso color, acuático y soñador.

      Por dimensiones y presupuesto está en las coordenadas de Gaudí y su Palau Güell. Aún así, siendo éste una realización notable, en mi opinión fue una construcción fallida por lo fúnebre del resultado. El dinero se invirtió a espuertas y sólo lo mejor fue bueno para ese palacete de mafil y carey, donde a pesar de su coste, ni el más mínimo rayo de luz alegra sus estancias.
      Abrazos para ti, ConchiMarin.

      Eliminar
    2. No sé si llego a tiempo para que me contestes. Es que no capto bien a qué te refieres en el cuarto párrafo cuando hablas de ..."incluída la zona alemana que siempre..."
      Gracias por tu atención.

      Eliminar
    3. Me refería a que un verano visité bastantes palacetes y casonas en Alemania, por Heidelberg y alrededores, y por dentro eran muy luminosos, parecían seguir un mismo patrón de luz y claridad. Sin tener nada que ver me recordaron a los interiores de Palladio, en Italia.
      Y así vi la Casa Navás con sus vitrales claros y su piedra blanca. Deslumbrante.

      Eliminar
  4. Cuánta correspondencia entre los versos de Juan Ramón Jiménez, y las pinturas para dejar palmario, el poder de la mujer. A quien como hombre no le ha pasado, después de la ebriedad de la desnuda, ser pausado, detenido en u intención lúbrica y pasional. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  5. Sin el aporte de la química, la pintura no tuviera la posibilidad de una paleta de multiplicación del color y la belleza. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puede negarse que el poema de Juan Ramón es un completo mapa de intenciones del que tan sólo tomé una síntesis. Pero el buscarlo y leerlo en toda su extensión, nos da idea de cómo elaborar todo un edificio para envolver una situación, cuando con sólo rescatar la primera y última palabra ya bastaba.
      No se puede tener más arte, Carlos.

      Eliminar
  6. Después de leerte y ver las famosas pinturas entiendo mejor los versos de Juan Ramón Jiménez.
    Realmente no sabemos con exactitud cuantos descubrimientos se han realizado por casualidad, de saberlo probablemente quedáramos atónitos.
    Un gran abrazo Ana y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuántos deben haberse perdido por no estar atento al momento clave del descubrimiento.
      Es la suerte, Juan, un elemento volátil que no siempre apresamos.
      Saludos y buena semana también para ti

      Eliminar
  7. Hola Ana maría
    Sigo descubriendo a través de tu crónica. Hoy, como surgió el primer tinte sintético.
    Respecto a las pinturas me quedo con las de Monet, Gauguin, Turner y Hockney.
    Por si acaso fuera cierto lo que dijo ese tal Klimt (no tengo idea de quien es) me voy a comprar un vestido violeta 😂 😂

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y harás muy bien. Ya nos contarás qué tal te ha ido.
      El poker que has escogido no está nada mal.

      Otro para ti.

      Eliminar
  8. Me gusta mucho esta crónica, esta entrada empezando por el poema de Juan Ramón Jiménez y como va derivando y descubriendo el origen del púrpura, muy bien documentado.
    Gracias por compartirlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando te pongas frente a un atardecer de olor violeta con tus acuarelas, quizá recuerdes cómo se descubrió el color.
      Y para rizar el rizo, evoques el poema de Malva Flores rememorando el que fue "el verano de la plenitud".
      Saludos J.Aº.

      Eliminar
  9. Gran Juan Ramón Jiménez!!.
    Hoy coinciden muchas cosas que me encantan.
    Los poemas de Juan Ramón, ese gran descubrimiento que nos explicas de manera tan estupenda y ese color morado, malva o violeta que es uno de mis favoritos.
    Gracias mil.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece un color que siempre favorece. A veces hace tímida a la modelo. Otras arrebatada y misteriosa.
      Gracias por el paseo, Amalia.

      Eliminar
  10. Chiripas: una palabra que se ajusta perfectamente a estas casualidades, a mi en el otro sentido como se conocen en Venezuela no me son muy simpáticas .Por cierto con las anilinas tengo malas experiencias en las moletas de vidrio para generar colores.Desde que el humano descubrió el tejido como se las ha ingeniado para realzarlo.

    Ana María: no me había enterado de esta entrada es que la verdad este mes es de madrugones forzados y trasnochados obligados todo por el arte :)
    Un abrazo fortísimo

    ResponderEliminar

  11. -Preciosa poesía ; me gusta mucho su lírica: dicen que detrás de un gran hombre hay una gran mujer tuvo una buena compañera de batallas.-Una paisana que fue una eminencia en letras , pero nació en la época equivocada ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás bien informada del señor Jiménez.
      Aparte de su genio poético, el individuo era, dicho con elegancia, un coñazo.
      Megahipersensible, depresivo, enfermizamente delicado, ególatra e hipocondríaco al cubo. Mientras, su dócil compañera aparcaba para más adelante su amor por la literatura y sus problemas de salud. Tanto, tanto, que cuando quiso curarse ya no tenía remedio.

      Dios nos libre de querer tanto, Bertha. Saludos.

      Eliminar
  12. Un color muy cotizado desde la antigüedad, símbolo de estatus, de poder, de riqueza y de sacralidad. Ahora lo resumimos en una sola palabra: morado. Un color más.
    Por cierto, que no era sólo morado porque la gama de colores a la que pertenece varía desde el color granate oscuro, al morado, lila y rosa fucsia. Un dolor de cabeza para los pintores.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Sólo un color más.
      Pensándolo bien, los dirigentes romanos podían haber utilizado otro color. Un gramo = 9000 moluscos. Anda, que no tiene delito la cosa...
      Besos.

      Eliminar
  13. Hola Ana:
    Interesante. No me atrae este color en particular. Pero ya veo pasado.

    Cuanto nos han dado las serendipias...Y lo que nos darán...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro que cito tiene buena cantidad de esas casualidades, de las que muchas se ha nutrido la ciencia.
      La especulación y la incredulidad también tienen su lado positivo, Manuel.

      Eliminar
  14. El púrpura y su opuesto en negativo: el dorado, son arte.

    Abrazo hasta allá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que dices debe tener su razón, que ignoro: ¿púrpura opuesto a dorado?
      Cuando tengas un momento me lo aclaras, Carlos.

      Eliminar
  15. Olá, Ana, essa cor é maravilhosa, juntamente com o lilás. Essa cor me é muito familiar desde criança. Aquela minha tia, de 102 anos, que citei na minha última crônica, foi Decoradora de Interiores, trabalhou na TV Tupi do Rio de Janeiro entre outros lugares, há muitos anos, claro. A cor preferida dela era roxo e lilás, tanto é que a casa dela sempre predominou o roxo nos carpetes, etc., tanto quanto algumas de suas roupas. E o lilás, também. E começando pelos brincos!! Tinha e tem um gosto muito requintado. e foi numa época em que quase ninguém usava essa cor por aqui. Foi dela que peguei o gosto pelo roxo, sem dúvida.
    Então, quando vi essa sua postagem do roxo em obras de arte adorei, quando for à sua casa, falarei nisso e mostrarei no computador dela. Interessante como surgiu o roxo.
    Catarina a Grande está um luxo! Sem dúvida é a cor mais requintada!
    Gostei muito do poema de Juan Ramon.
    Um ótimo fim de semana pra você, Ana!
    Beijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que cuando publiqué la entrada sobre "El rojo en el retrato", ya me dijiste que era tu color preferido. Te pongo el enlace para que cuando veas a tu querida tía se lo enseñes.
      Y salúdala de mi parte.

      Tenía razón Valentino al decir que una mujer vestida de rojo, siempre será atractiva.
      Un beso.

      https://amf2010blog.blogspot.com/search?q=rojo

      Eliminar
  16. Sobre la quinina, sólo un apunte. Aunque fue un británico quien trataba de sintetizarla, fue una española, Francisca Enriquez de Ribera, esposa del IV conde de Chinchón, a quien se atribuye el descubrimiento de la quina, por haber curado con una infusión de la corteza de dicha planta durante su estancia en Perú, en los tiempos de Felipe IV. Una interesantísima entrada por su texto (no conocía el origen del término usado de unos años a esta parte para atribuir un descubrimiento a la casualidad) y por la belleza de los cuadros, y por que mientras escribía este comentario no he podido dejar de canturrear la musiquilla que sonaba por las calles de Viena, mientras Harry Lime, se escondía entre las sobras de la noche.
    Un abrazo, Anamaría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra verlo por aquí, amigo DLT.

      La chiripa de un instante luminoso, esa que nos ha hecho avanzar como humanos, debe haberse dado muchas veces, porque sin ser una especialista en el tema he leído bastantes.
      Saludos.

      Eliminar
  17. 'Bendita casualidad!
    Me he quedado un buen rato admirando el cuadro de GUSTAV KLIMT, me encanta, y no solo el que admiro en esta entrada, me emociona el contemplar también el Beso y el ÁRBOL DE LA VIDA.
    Otro que ha llamado también mi atención por su colorido, ha sido el de Monet, no he podido remediar el acordarme también de alguien al que admiro muchísimo por su obra llena de colorido y belleza: Sorolla.
    Te dejo cariños en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorolla enamora, de él recuerdo siempre la vida que transmiten sus cuadros, mar, cielo, luz y tantos azules, de limpios y tiernos a desmelenados. También el azul es un color con una rica historia, Kas.

      Un besazo.

      Eliminar
  18. Buena lección nos dejas el color purpura o morado. Siempre asociado a elegancia y delicadeza.
    Cuantas veces una casualidad ha dado grandes descubrimientos.
    Bien utilizado por pintores de todas las épocas.
    Todo un lujo de entrada.
    Buen martes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas historias interesantes nos aguardan en el mundo del arte para ampliar nuestro equipaje. Nunca nos defraudan, Laura.

      Otro para ti.

      Eliminar
  19. Muy interesante. Gracias por la información.
    Es un color polivalente que sirve para muchas cosas.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparte, según su intensidad puede aparecer misterioso o seductor, ingenuo o malvado.
      Cada uno, con sus propios ojos, Dyhego.

      Eliminar
  20. De lo más interesante tu entrada de la cual he aprendido mucho Ana Mª. Las pinturas son deliciosas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta variedad, Conchi.
      Y como nos detengamos a ver las flores, es un banquete de color.

      Besos a ti.

      Eliminar