Foto cabecera

Itsi Amairani. "PERFECCIÓN" (I. A.)



GARCÍA-LORCA, GAUDÍ, DALÍ Y EL SÍNDROME DE STENDHAL


 

                         Era un día caluroso del verano de 1927, cuando los dos amigos catalanes de Federico García Lorca, Salvador Dalí y el filósofo Francesc Pujols, lo llevaron a conocer la Sagrada Familia. Hacía un año que el arquitecto había fallecido y con su gesto quisieron hacer un homenaje al maestro. 

  El alma lírica de Federico García Lorca apreció de inmediato el matiz dual de un Portal derritiéndose al sol, mientras la decoración representaba carámbanos de hielo y nieve, y coronándolo, una orquesta de ángeles tocaba sus instrumentos a todo volumen.

   Por eso, ante la pregunta que le hicieron más tarde, de cuál ha había sido su impresión, Federico  confiesa: “…He sentido un griterío, un clamor de gritos sonoros que se van haciendo estridentes a medida que la Fachada se eleva cielo arriba, hasta mezclarse con las trompetas de los ángeles en una zambra gloriosa que no hubiera podido soportar más que unos momentos”.(1)

  Y en efecto, no pudo soportarlo porque fascinado con las formas de aquella piedra nueva, recién tallada en forma de carámbanos, con la cabeza echada hacia atrás durante largo tiempo para contemplar los altos del Portal y sus campanarios, al poeta empezó a nublársele la vista entre mareos y arcadas y a punto estuvo de caer al suelo.


García-Lorca a la izquierda, Dalí tras él.


 El fastuoso Portal central de la Sagrada Familia con su orquesta.


ENCUENTRO EN LA PRIMERA FASE

Publicado en Gaudí y Más. 22 de enero de 2023


                                         Mientras pasean el recinto, Dalí transmite a García Lorca su teoría, de cómo Gaudí, “...triunfará en el doble esfuerzo de levantar poco a poco la Sagrada Familia ante los ojos estupefactos y trastornados de Barcelona. Porque con el pretexto de una catedral, con el pretexto del realismo, está construyendo una obra de dimensiones inusitadas, singular, provocadora hasta llegar a la angustia y en este sentido útil, porque esto la hará que sea generadora de remordimientos de conciencia, será una gesta. Y todo con una iconografía, un éxito, que nunca se había conseguido desde el principio de los siglos.

  En su visita, Federico quedó asombrado por aquel Nacimiento que contradecía la estación lógica en que se desarrolla. Todo es alegría soleada en un espacio que debía transmitir el recogimiento del frío invernal. Pero el asombro no es solo cosa suya. También el pintor Ricardo Opisso había dejado escrito que, esa alegría, “recuerda más la explosión de un día de primavera que la soledad del invierno”. (2)

    Es muy posible que para contrarrestar la impresión gozosa, a Gaudí se le ocurriera recubrir los arcos de los tres portales con goteos de carámbano y estalactitas de escarcha que compuso con técnica de pesebrista, retorciendo alambres que envolvería de trapos impregnados en agua y yeso buscando estremecer de frío a todo el que los contemplara.

  Poco después, en el mismo año, el impacto experimentado por el poeta en su visita al templo quedaría inmortalizado al componer la siguiente Oda:


   ¡Oh, Forma sacratísima, vértice de las flores,

            ...cuerpo de luz humana con músculos de harina! 

           ¡Oh, Forma limitada para expresar concretas

           muchedumbres de luces y clamor escuchado!

           

           ¡Oh, nieve circundada por témpanos de música!

           ¡Oh, llama crepitante sobre todas las venas!

           ... Latiendo como el pobre corazón de la rana,

           que los médicos ponen en el frasco de vidrio... (3)




 

  El filósofo Francesc Pujols

                               

                                              La amistad entre el poeta y el pintor de Figueras venía de lejos. Se habían encontrado en la Residencia de Estudiantes de Madrid en 1923 y desde ese momento compartieron amistad, viajes, complicidades y experiencias de todo tipo. La primavera de 1925 Federico vive una inolvidable primera temporada en Cadaqués con los hermanos Dalí, Salvador y Ana Mª, y en recuerdo de aquellos días compone una “Oda a Salvador Dalí” que termina con estos versos:

 

   Cadaqués, en el fiel del agua y la colina,

            eleva estalactitas y ocultas caracolas.

            Las flautas de madera pacifican el aire.

            Un viejo dios silvestre da frutas a los niños…

 

            ... (Salvador), canto tu bello esfuerzo 

            de luces catalanas,

            tu amor a lo que tiene explicación posible.


                                        Ese año, García Lorca vivió cuatro meses en Cataluña, con jornadas inolvidables en Cadaqués de baños y fiestas con la familia de Dalí y todos los muchos amigos del pintor en Gerona que solían acompañarlo. Expuso sus dibujos en la Galería Dalmau de Barcelona y estrenó en el Teatro Goya su obra Mariana Pineda con la compañía de la actriz catalana Margarida Xirgu, siendo el autor de la escenografía, Salvador Dalí. La intelectualidad barcelonesa le brindaría su admiración con un banquete-homenaje.

   La estancia del poeta granadino en la ciudad condal se culminó con una serie de inolvidables agasajos gastronómicos-culturales.



                               Aquí, el apunte de una voz docta.

   Según el doctor Hospital, nuestro médico de familia que tenía su consultorio en la plazuela de Montcada, el trastorno psicosomático conocido como Síndrome de Stendhal, que en Italia y otros lugares monumentales sigue generando a diario tantos desmayos, alucinaciones y taquicardias a quienes ocupan sus vacaciones en valorar los frescos de techos e imágenes colocadas en lo alto, poco tenía de lírico ni  místico. 

   En su opinión, el conocido referente propio del Romanticismo no era tal. El cúmulo de síntomas estaba causado por un simple mecanismo de presión desembocando en una crisis de vértigo, todo ello provocado al forzar la nuca hacia atrás comprimiendo las vértebras cervicales, desubicando la triangulación natural formada por ellas con los sentidos de la vista y el oído. Eso sí, todo ello desencadenado por lo general a partir de estar largo rato manteniendo el cuello en esa posición forzada, para prolongar el clímax estético de la contemplación de la belleza. Aunque:

   - Siento decirlo, pero la realidad es más sencilla, más prosaica de lo que imaginaba el señor Stendhal. Ni más ni menos que eso, también podría haberle pasado al mecánico de mantenimiento de la torre Eiffel, paseando bajo los arcos de la torre mientras revisaba algo tan elemental como la correcta ubicación de sus tornillos y tuercas. (3)

 

Ana Mª Ferrin


(*) De mi próximo libro Gaudí. Íntimo y Desconocido.




33 comentarios:

  1. Realmente enriquecedor, elaborado con dedicación y con detalles que llenan o han llenado mi curiosidad. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique, hay personajes que nunca decepcionan, la gente interesante hace cosas interesantes. G.Lorca tuvo arte hasta para transformar un mareo en poesía. Gracias a ti.

      Eliminar
  2. Desconocía el poema de García Lorca dedicado a la Sagrada Familia. Tus entradas siempre nos están enseñando cosas nuevas. En lo referente a observar durante un largo rato algo hacia arriba a mi me sienta muy mal, también me mareo y luego me duele la nuca.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace poco me enteré de otra postura que también puede llevar al vértigo. El beber en bota, ya sabes, doblando la cabeza hacia atrás. Y no hablo de quien se duerme bebiendo el vino de tu tierra, con unos pocos tragos ya hay bastante.
      Besos

      Eliminar
  3. Pues sí, tienes razón con ésta observación acerca de éste síndrome.
    Ana no me gusta repetirme, pero es una gozada leerte y me voy a agenciar este libro:sobre todo para una de mis hijas, que ahora reside en Barcelona por estudios.
    Un fuerte 🤗

    ResponderEliminar
  4. ...que linda esta princesita de la portada con su tutu, ya apunta formas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mirada de diva de esa "Petite rat", promete.
      Un beso para ti y felicidades por esa hija estudiosa con mis deseos de que todo le vaya bien. Una forta abraçada.

      Eliminar
  5. Siempre muy interesante lo que nos cuentas querida Ana.
    Sabes plasmar como nadie retazos de historia salpicados de anécdotas que los enriquecen.
    Gracias por tanto.
    Venía a invitarte a mi cumpleaños en el Baúl de Laika como cada año.
    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver como empiezo, querida Mari Paz, palentina y guapa.
      Quizá felicitándote por llevar ese motor minero de tus padres que te ha hecho avanzar en la vida y saltar sin pértiga los problemas, ganando y convirtiéndote en la mujer con Jota que eres.
      Siempre adelante, amiga. Recibe de nuestra parte un abrazo, no ya apretao, ¡chillao!
      Y gracias por la visita.

      Eliminar
  6. García Lorca es uno de mis grandes favoritos y me encanta leer cosas sobre él. Conozco su gran amistad con Dalí (quizás un poco traicionada por el pintor).
    Como muy bien dices, la realidad siempre es mucho más sencilla.
    La foto de portada es un encanto.
    Un beso, Ana María.
    Muy gratificante leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Danzar, no sé cómo danzará, pero a esta peque actitud no le falta.
      Y como aficionada que soy, para mí la actitud del artista siempre debe ser esa: Humildad ante los halagos, pero a solas... estar convencida de que una es lo mejó de lo mejó es imprescindible.
      Otro para ti, Amalia.

      Eliminar
  7. Sobre la impresión que crea una obra maestra del calibre de la fachada del Nacimiento en un espíritu sensible y creativo como García Lorca, no hay duda de que los testigos presentes debían dejar testimonio de ello.
    A propósito de esto, hoy mismo mi hijo (un amante de la arquitectura de cinco años que quiere ser constructor, como el mismo dice) me pregunta, entre otras muchas, si la basílica de la Sagrada Familia tiene retablo. Le digo que no, claro, que si acaso baldaquino colgante. La respuesta me deja pasmada: mamá, sí tiene retablo. La fachada del Nacimiento. Y tiene razón.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver qué se le contesta al pequeño que te dice lo que nos cuentas. Creo que poco puede añadirse, porque para que a los cuatro años alguien desarrolle esa observación, es que ya ha visto unos cuantos retablos. A ver quien lo mejora, Carmen.
      Besos y enhorabuena.

      Eliminar
  8. Buenas noches, como siempre amiga Ana, formidable relato, en este caso con dos monstruos como protagonistas, uno de las letras y otro de la pintura. Ambos compartían una gran y entrañable amistad, aunque creo que al final esa gran amistad quedo algo quebrada por parte de Salvador Dalí. Cuantas historias nos podrían haber contado estos dos grandes personajes.
    Un abrazo y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El saber y la curiosidad nunca se acaban, Juan. Nos convierte
      en esponjas capaces de absorber más y más. Y siempre con los ojos abiertos, intentando que no se nos escape ni una migaja.
      Saludos desde el mismo mar.

      Eliminar
  9. 1972 en un pueblo de la Mancha, la maestra habla a sus alumnos de Federico Garcia Lorca, el poema " El lagarto está llorando...." nos contó la maestra que Federico era un poeta que escribió muchas poesías para los niños ( la maestra que todos pensabamos que era una mujer muy de derechas, con el tiempo supimos que habia sido represaliada y enviada al pequeño pueblo por sus antecedentes republicanos) 10 años despues 1982 recuerdo conocer estos datos que cuenta esta entrada, pero apenas sabiamos nada de Lorca todavia.. Han cambiado los tiempos ahora ademas de saber que Lorca escribio poemas infantiles tambien se conoce toda la grandeza de su vida y obra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de leer el poema, que no conocía.
      Buena práctica la de hacer leer y reproducir a los niños textos sencillos y ligeros de comprensión. Una senda para encaminar la imaginación, acostumbrándola a leer y escribir a mano.
      Saludos, A.

      Eliminar
  10. Muchas gracias, apreciada Ana de tu paso y comentario por mi otro blog donde intento plasmar un poco de poesía, si bien no cuanta quisiera, sí, la que me acompaña muchos días y noches como retazos de un presente y un ayer.
    Siempre un placer viniendo de tu persona.
    Un gran abrazo y feliz resto de domingo, en este caso con miradas a mi jardín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo las varias entradas corales que publicamos el 16-5-20 alrededor del Covid. Allí ya compartiste un poema "A los viejos héroes", excelente.
      Siempre adelante, Juan.

      Eliminar
  11. Nos has puesto al corriente de una serie de anécdotas respecto al paseo de Lorca por aquí de la mano de Dalí, y ya de paso nos das la pauta de lo que es científicamente hablando, un síndrome asociado a gente muy emocionable con el arte. ¡genial!
    Un abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos tipos tan francotiradores como Lorca y Dalí, coincidiendo en años burbujeantes en la Residencia de Estudiantes, estaba claro que iban a congeniar.
      Como diría un francés: ¡Vive la différence!

      Eliminar
  12. Boa tarde, amiga Ana,
    Magnifico poust aqui nos deixa. Onde ficamos a saber mais um pouco sobre estes personagens fascinantes, ilustrados de belas fotos!
    Gostei muito.
    Muito Obrigado, pela visita e gentil comentário no meu cantinho.
    Votos de uma excelente semana!
    Beijos e abraços

    Mário Margaride

    http://poesiaaquiesta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para alguien tan amante de la poesía, seguro que es un tema que a usted le interesa.
      Buen Fin de Semana, Mario.

      Eliminar
  13. Sabía de la amistad entre Dalí y Lorca, pero estas anécdotas las desconocía. Me ha pasado alguna vez lo de marearme un poco mirando las aturas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del vértigo tiene diferencias con el mareo. Según parece, en el primer caso es el entorno el que se mueve, y en el segundo es el individuo. O así me lo contaron, Conchi.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. COMENTARIO RESCATADO DE BILL. 29-1-2023
      http://somewhereinirelanddailyphoto.blogspot.com/

      Thank you so much for sharing some great history, I enjoy reading it. Have a wonderful week.

      Eliminar
    3. RESPUESTA:
      Maravilloso Fin de Semana también para ti.
      Gracias por la visita.

      Eliminar
  14. Me ha gustado todo.
    Dios los hace y ellos se juntan.
    La fachada es fascinante. Quién no se arriesgaría a mirarla detenidamente?
    Admiro los poemas que escribió Federico a sus compañeros artistas.
    Y me gusta cómo acabas el post pero si que es verdad que se puede perder el equilibrio tanto mirando arriba como desde arriba.
    Gracias por contarnos estas cosas que no aparecen en frecuentemente en lo que se lee sobre nuestros genios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He sabido que lo que cuento aquí sigue pasando a quien no está avisado.
      Así que mucho cuidado cuando se visite, lo que es aplicable a tanta maravilla monumental que tenemos por nuestras tierras, techos, murales... Nuestros antepasados eran increíbles.
      Petons i abraçades, Beatriz.

      Eliminar
  15. Me encanta visitar tu blog, aprender anécdotas, vivencias, historias my sobre todo distrutar con la lectura de ellas.
    Feliz semana.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Nopuede quedar la menor duda, de que parte del mundo mágico de Dalí, tiene que ver con el barroquismo estrambótico y simbólico de los proyectos gaudianos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y por cierto, qué belleza de nina la que pusiste en tu frontal

      Eliminar
  17. Tres elementos de consideración en el post: uno, la admiración de García Lorca, en la majestuosa y singular catedral de la Sagrada Familia, Gaudí era único, y la exaltación de García Lorca lo revela.
    Dos: la amistad proverbial de Lorca y David, ambos surrealistas, y preñados de admiración el uno, por el otro. Y tres, el falso síntoma de Stendhal, desenmascarado desde la cientificidad médica. Un abrazo desde Colombia. Carlos

    ResponderEliminar