Foto cabecera

IMGP4946 Músicos y bailarina del Institut del Teatre de Barcelona, actuando en un bus de la ciudad durante unas jornadas musicales. (A.Mª.F.)





DE EXTREMADURA A BARCELONA. JUAN FRANCISCO TENA


Mientras la naciente tecnocracia española intentaba transformar Badajoz mediante la industrialización,  colonización y acondicionamiento, léase "Plan Badajoz". En horas que un exquisito Juan Ramón Jiménez después de prendernos en la pureza de su poesía nos dejaba para siempre. Y al tiempo que la Comunidad Económica Europea daba sus primeros pasos carente del embrujo español, salía hacia Barcelona Juan Francisco Tena Benítez, dejando atrás Quintana de la Serena con la esperanza de abrirse camino.

Juan Francisco Tena, en la barra de su magnífico restaurante de Barcelona

"Autocares Gamu", otra de las empresas del señor Tena Benítez

“QUE NO ESPEREN A DEJAR LA HERENCIA A UN HIJO CINCUENTÓN”

Publicado en DIARIO DE EXTREMADURA, Domingo 17/08/1986


Juan Francisco Tena, extremeño de Quintana, dueño de negocios en la Ciudad Condal tras veinte años como emigrante


  Avales de padres a hijos, de hermanos a hermanos, empeñar firmas, conseguir créditos: Honradez y Seriedad. Salto del pequeño bar al magnífico restaurante: Dedicación y Esfuerzo. Veinte años atrás camino de Barcelona por carreteras aventureras, primeros transportes de viajeros en DKW: Ingenio y Sacrificio. Transformación en primerísima línea de sofisticados autocares: Pundonor y Cumplimiento. Reinversión continuada de ganancias en mejora del servició = Auténtica mentalidad empresarial.

- Señor Tena, vayamos a lo directo: una idea para Extremadura.

- Ahí va. Los profesionales de la venta y de la industria, esos que necesitamos como el pan para colocar nuestros productos, hay que traerlos de donde estén sin importarnos que sean de León o del Japón, sin vergüenza ninguna, sin caérsenos los anillos por aprender todo lo necesario. Despué, cuidar la calidad de los productos hasta el último detalle sin descanso, cumplir las fechas de entrega y vigilar la competitividad de los precios, que acabo de ver cosas en la feria extremeña de “El Corte Inglés” con unos precios…

-  Otra buena idea que incluya el campo de transportes de viajeros.

-  Que las fábricas, las industrias de transformación que tenga en proyecto la Junta de Extremadura, se instalen en centros con todos los servicios, pero los trabajadores se recojan de los pequeños pueblos de alrededor. Como se hace aquí en Cataluña, o en Alemania. Esto tiene la ventaja de no abandonarse los pueblos pequeños ni tener que empeñarse las parejas en comprar pisos carísimos por la dificultad de las comunicaciones. Autocares recogiendo a los empleados a primera hora y dejándolos de noche con los suyos, con lo que eso conlleva de unión y respeto en las familias.

-  Y una última.

- Generosidad en los padres para financiar las ideas de los hijos. A los veintipocos años es cuando uno tiene la fuerza y el coraje necesarios para lanzarse a la empresa. No hay que esperar a dejar la herencia a un hijo cincuentón, agotado y acostumbrado a la mansedumbre. Muchas veces, el éxito o el fracaso en un intento sólo depende de encontrar en un momento preciso la financiación necesaria.


El punto de salida en Barcelona de “Autocares Gamu” –Tena y otros trece pequeños empresarios extremeños-, prestigia a la Autonomía por los coches impecables (Mercedes, Pegasos), y los chóferes adecuadamente uniformados.

- "Voy a Zalamea bastante, y siempre en ésta Compañía. Por trescientas pesetas más no me dejan en Trujillo. ¿Sabe usted lo que cuesta un taxi de Trujillo a Zalamea? Por eso cojo ésta”. La coqueta viajera deja la maleta en el portaequipajes y ensaya un difícil equilibrio entre el bolso, el escalón, una botella de agua y la espléndida abertura de su falda.

Sigo nombre a nombre las tres rutas extremeñas por las que Autocares Gamu acercan la ciudadanía al cortijo y paro ligeramente alucinada: ciento noventa y siete pueblos. Y aún, el toque final cerrando las listas de itinerarios, un aviso definitivo: "Si su pueblo no figura, estamos a su servicio, ¡CONSÚLTENOS!"

- Una queja para la Administración.

La Junta sabe muy bien el problema de los Servicios Discrecionales. La normativa vigente, que discrimina a nuestra bendita tierra por dejar extensas zonas incomunicadas, abocadas a la despoblación. Para hacer este trabajo no sólo se necesita dinero. Los pequeños empresarios que hemos conseguido montar estas rutas y hacerlas rentables, le hemos echado dinero y corazón. Mientras se modifican las leyes, no le enviamos quejas a la Junta, sino que le pedimos la misma comprensión que nos brindó cuando estaban en la oposición.

“Mi bendita tierra”. “Mi divina Extremadura”. “Mi querida patria chica”… Las expresiones de cariño hacia la tierra donde nació Juan Francisco Tena, pronunciadas por él, carecen en absoluto de bobería. Son recias, auténticas. Son el arraigo tremendo de este hombre que no han podido borrar cerca de treinta años en Barcelona.

- Algo bueno de Extremadura para Cataluña, Sr. Tena.

-  “La autenticidad y el genio de sus hombres”.

-  Algo bueno de Cataluña para Extremadura.

-  El modo de esperar cobrar una factura. Desde los bancos hasta los empleados que han sabido esperarme cuando las cosas no me han ido bien. Ahí está también otra posibilidad de triunfo o derrota, porque yo nunca he sido hombre de pedir ayudas oficiales. En lugar de poner a mis cuatro hijos en el paro que es lo más cómodo, aunque haya sido con poco dinero en principio, nos hemos arriesgado en nuevas empresas. Prefiero el apoyo a la confianza y el crédito a las ayudas”.

Como digo, las quejas o halagos hacia Extremadura son absolutamente autorizadas en un quintanense que va haciendo patria hasta con el vinagre que echa a las ensaladas en su restaurante. Sí, vinagre de Cáceres. Junto con el jamón y los embutidos de Quintana de la Serena, los vinos de Cañamero (pruebo un conseguido clarete afrutado. “La Cepa de Cañamero”, todo un descubrimiento), los turrones de Castuera, los quesos de Valdivia, que atesora en su particular Bodeguiya cercana al restaurante y comunicada con un gimnasio de su propiedad, el CHOISPAIN. Lo regenta un coreano, el profesor Chang Soo Lee, cinturón negro, 6º DAN, quien me enseña con desparpajo las cuidadísimas instalaciones y me obsequia con un apretón de manos de los que no se olvidan. “Me pareció un buen negocio y el profesor un hombre de bien, así que lo pusimos en marcha”.

Ver negocio en un coreano, confiar en él, y encima acertar. Si éste pacense llega a nacer quinientos años antes…

Ana Mª Ferrin

No hay comentarios:

Publicar un comentario