Foto cabecera

OCASO EN CONIL "OCASO EN CONIL", CÁDIZ, ESPAÑA. (Áfrika Martínez Ferrin)



¡¡QUE VIVA EL PAN!!


 

Dedicado a todos los pequeños comerciantes,
fijos o itinerantes, que en este año
 olvidable apenas han podido ganarse el pan,
traemos aquí un recuerdo de ese alimento
de vida, con el deseo de que en el próximo
 2021 renovemos tantos  magníficos encuentros,
 como el de la Feria del Pan de Grijota en
Palencia. Valgan para ello y aquí las dejo,
 aun flotando en los aromas humeantes del 
horno, las hogazas calientes del último año.
 

                                              

                                             A veces, a la periodista argentina Matilde Gini de Barnatán le atrapa el recuerdo de los cálidos brazos de la avuela de Rodas, amasando el pan en su cocina de Buenos Aires: - ¡Ayde! Azaremos un pan espondjado, un pan d’Espanya! -, le decía en sefardí.  Y ella vuelve a verse de niña, rebujada en el olor único de aquel pan, que entre el vaho del horno le hablaba de valores eternos (*).

   Vaho que sigue en la médula del mosaico de culturas que es nuestra tierra. De él traigo esta muestra aprovechando mi visita a la Feria del Pan de Grijota, en Palencia, Castilla y León.


Antes de que el fulgor de la mañana
                  vierta su luz por la ventana;                   
              ya el panadero se levanta...

                                                             Manuel Fernández Mota



Amador, del Forno de Lugo en Castroverde, Lugo, posa con el orgullo de un pan excepcional. Gracias, amigo.(A.Mª.F.)
David Santiago, el estudiante de Bellas Artes que cambió su destino por el pan, en Villaverde de Pontones, Cantabria
 José L. Miño, de Pan do Tres en Vilarmaior, A Coruña, y su pan, tierna rueda de molino.


Publicado en Gaudí y Más. 9 de junio de 2018 



EL PAN Y LOS POETAS
Publicado en Gaudí y Más. 28 de noviembre de 2020.



Dejaron un pan en la mesa.
                       Y al pellizcarlo…

…Huele a mi madre cuando dio su leche,
este pan que me mira desde un plato,
hoy con su cuerpo me reconoce
y con el mío yo reconozco.

En mis infancias yo le sabía
forma de sol, de pez o de halo,
y sabía mi mano de su miga…

Gabriela Mistral
                                              




Cuatro imágenes de la Feria del Pan, Grijota, Palencia (A.Mª.F.)
Toña de Torrellano, Alicante

Pan Romano del Puente de Don Manuel, Alcaucín. Malaga

El fuego, el horno, el silencio expectante,
el temblor de la espera, el milagro...
El color más hermoso de todos los ocasos
El olor más hermoso de todos los estíos.
Clava tu diente, hombre.
            Llena tu boca de esa masa sagrada...

Blas de Otero


Jesús Alejos y Miguel López, Villamayor de Campos, Zamora
Iban Yarza, escritor y divulgador del pan con sus exquisitos libros, casi comestibles (**).

Darío Marcos, de arquitecto a creador de Panadario, en Madrid.

Tres imágenes de panaderos en los libros de Iban Yarza

Por todos los ríos y el aire
iremos a buscarte, 
toda la tierra la repartiremos
para que tú germines,
y con nosotros
avanzará la tierra:
el agua, el fuego, el hombre
lucharán con nosotros...

Pablo Neruda Oda al pan.

Dos simpáticos grijotillas hechos con pacas de paja







Imágenes de Grijota, Palencia, durante La Fiesta del Pan (A.Mª.F.)



Ana Mª Ferrin


(*)   Del libro Regreso a Gaudí's Place, de Ana Mª Ferrin 
(**)  Pan Casero, Larousse. ¿Hacemos pan?, Ed. Aguilar.  Pan de Pueblo, Grijalbo.

27 comentarios:

  1. Qué entrada tan íntima y acogedora...Tal cual el pan. Dios te bendiga Ana María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a ti, Alí, por apreciar tanto un alimento de dioses.
      Si lo pruebas a la catalana, cortando rebanadas de algún tipo que tenga agujeros tipo chapata, mejor reposadas de un día para otro y tostadas, luego las frotas con un tomate maduro abierto, y les echas aceite virgen de oliva y sal, verás el cielo.

      Eliminar
  2. Este tipo de ferias me fascinan y ójala nunca se pierdan etas tradiciones tan nuestras.Me he quedado con las ganas de probar todos los panes. En La Rioja hay un pueblo llamado Cenicero donde hay una panadería que elboran panes especiales entre ellos pan de vino por supuesto de Rioja. Magnífica entrada, una pena no haber estado allí.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco Cenicero y no me extraña lo que cuentas del pan. Durante años hemos ido visitando toda La Rioja y es el paraíso de la buena mesa y la gente amigable. Besicos, Charo.

      Eliminar
  3. Núnca volví a comer el pan que solía. Ese pan de de mi pueblo, primero escaso pero siempre blanco y después redondo, candeal y de miga prieta, que ya no encuentro.
    Me quedo con los dos versos de Octavio Paz:
    "Llamar al pan el pan y que aparezca
    sobre el mantel el pan de cada día".
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese más o menos era el sueño de todo padre de familia en años de penuria: Llamar al pan y que apareciera en la mesa.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Bonito homenaje el que haces aquí. Nada como un buen pan. Mi preferido es el candeal, la hogaza, el colón, la libreta... Con esa miga que huele a miga y no a productos químicos. Tengo la suerte de contar con una tahona cerca de casa a la que acudo casi todos los días.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conzoco los dos últimos tipos que nombras, pero seguro que están estupendos. Pues sí que es suerte. Porque cada vez es más difícil encontrar buenas tahonas. Aunque a la vez, van saliendo enamorados del oficio panadero, que dejan el suyo anterior para dedicarse a su pequeño negocio del pan, amasando ese de masa madre que nos hipnotiza con su aroma.
      Saludos a ti.

      Eliminar
  5. Hola Ana Mª, agradecemos tu cálido comentario en nuestro blog.
    Tu espacio es hermoso...se respira buen arte aquí.
    Pensamos que quizás pueda interesarte esta entrada:https://eurekalaboratoriomatematico.blogspot.com/2020/06/interdisciplina-para-armar-por-alfredo.html
    Recibe un fraternal abrazo desde La Plata, Buenos Aires.
    Sandra Luz, integrante del Laboratorio Matemático Eureka.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota de vuestro enlace, válido para cualquier niño o adulto que se interese por el tema. Un abrazo virtual (no olvidemos las precauciones).

      Eliminar
  6. ¡Que bella entrada! Amiga Ana, y que bellos recuerdos me has traído. No me esperaba encontrar una toña de Torrellano (Alicante). Recuerdo de niño por Pascua, como las madres del barrio cogían hora en el horno para turnarse y hacer ellas mismas las ricas toñas de Pascua exactamente como la que muestras. Recuerdo que, al levantarme por la mañana, la casa estaba impregnada de un delicioso aroma por las cuantiosas toñas realizadas en la madrugada. Que, tiempos tan bonitos y felices.
    En Palencia, suelen hacer un exquisito pan.
    Gracias por tan bella entrada, la verdad sea dicha, todos los profesionales de ese bello trabajo son merecedores de mucho más reconocimiento de los que suelen tener.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya casualidad lo de la toña, que celebro.
      Muchas cosas vamos a replantearnos tras esta maldita experiencia, una de ellas la de volver a lo auténtico.
      Saludos y a cuidarse, Juan.

      Eliminar
  7. Un años duro para todos, especialmente para esas personas que hacen mejor nuestro día a día, pero que no nos dimos cuenta hasta ahora.
    Pan nuestro de cada día. Nunca falta.
    Como soy de costumbres, el pan me gusta tierno y recién hecho, como el que me trae Laura todos los días, desde su obrador en el pueblo.

    Besos Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí discrepamos. Me gusta el pan de costra gruesa y tostada, un poco reposado y con los ojos que aportan a la masa unas gotas de aceite. Cada vez me doy más cuenta de que por mucho que por nacimiento y crianza sea de ciudad, en el fondo soy de pueblo, pueblo. Saludos, Manuel.

      Eliminar
  8. ¡Pero que entrada más deliciosa! Y con esas fotos hasta siento el tentador aroma de esos panes recién horneados.
    Me agradan los poemas que escogiste siendo mi preferido, por lejos: "PAN" de Gabriela Mistral.
    Me fascinan las ferias y las fiestas típicas.
    Tendré que presenciar algún día esa Fiesta del Pan.
    Hoy haber venido a visitarte es un combo completo para mis sentidos.
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gabriela Mistral siempre traspasa, es de una gran intensidad por lo que cuenta y lo que calla. Un abrazo y buena semana.

      Eliminar
  9. Qué pan tan delicioso!!.
    Es merecedor de un gran homenaje.
    Recuerdo las rebanadas tan ricas untadas con mantequilla casera de Asturias e incluso con leche condensada.
    Me encanta verlo así, tan tostadito.
    Sin duda, unos fantásticos profesionales.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa mantequilla y también la nata de la leche recién ordeñada que se cocía tres veces para eliminar las fiebres, las conocí en Santander. Esa nata gruesa sobre el pan caliente, hmmm!!!
      Qué recuerdos de sabor y aromas...
      Un bsszzo, Amalia.

      Eliminar
  10. Estupenda Entrada Ana Mª, un tema que lo merece y muy bien documentado, me gusta mucho el pan, hay a quien no, disfruto cuando los veranos vamos al pueblo, plena sierra y compro catas o panes de esos auténticos que están ricos de todas formas, incluso con el producto típico nuestro que es el aceite, en mi infancia era desayuno y merienda muy apreciada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nombras el aceite y me suena a algo sagrado, dan ganas de santiguarse. Una verdura simple, un frito, un currusco de pan, todo se transforma cuando echamos mano de ese oro líquido.
      Saludos, J.Aº.

      Eliminar
  11. Un buen pan con un trozo de lo que le quieras añadir es hacer una comida o completarla.
    Muy buen reportaje que esta cantidad de variedades que tenemos hoy en día del buen alimento.
    Una buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, añádele lo que quieras que él lo hará bueno.
      Saludos fresquitos.

      Eliminar
  12. "El pan nuestro de cada día dánosle hoy"
    "Danos hoy nuestro pan de cada día"
    No sé muy bien por qué ni cuándo se cambio la fórmula de esta oración, pero ahí queda lo fundamental. EL PAN como la necesidad primera.
    Yo no sabría comer sin su acompañamiento, porque aparte de todas las delicias que habéis contado los demás, yo añadiría, la flota de barquitos que a lo largo de mi vida he sumergido en deliciosas salsas y esos otros trozos que diligentes dejaban el plato limpio...sobre todo en tiempos de escasez.
    El reportaje es precioso. Generoso en panes, en poesía, en recuerdos...
    Y si me vuelves a permitir otro de mis guiños, te diría que tiene mucha "miga".
    Un abrazo.


    ResponderEliminar
  13. Que buenos recuerdos me has traido Ana. El pan alimento básico que nunca debe faltar.
    En Cáceres en uno de los pisos que vivimos, enfrente estaba el horno panadería de Joselito, siempre que me llega el olor a pan recien hecho, vuelvo a esos años,por los 56. Cuantas veces él nos dío ese rico bollo frances recientito...
    Fantástica y rica entrada a este alimento que tanto nos gusta. Mi meriencda favotrita pan con chocolate.
    Buena noche. Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hacer pan es todo un arte al que hemos intentado accder todos (o casi todos) en el confinamiento, pero no es tan fácil como parece. Requiere experiencia y sabiduría al mezclar los ingredientes, amasarlo (ahora lo hace la Termomix y no es lo mismo), dejarlo fermentar, cocerlo y hasta degustarlo. En otro tiempo era la base de la comida diaria; ahora mucha gente prescinde de él por engordar (craso error).
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Uma belíssima postagem, amiga Ana, com esse belo tema, apetitosas pães que estão nas nossas mesas todas as manhãs.
    O que seríamos sem o pão de cada dia?
    Uma boa semana,
    um abraço!

    ResponderEliminar
  16. Para mi el pan es lo más esencial a cualquier hora del día. He disfrutado mucho viendo tu entrada tan completa en fotografías e información. Gracias amiga.

    Besos.

    ResponderEliminar