Foto cabecera

1 Músicos y bailarina del Institut del Teatre, Barcelona. Bus Universitat. 2007 (A.Mª.F.)





GUATEMALA, UNA FECHA EXCEPCIONAL



                         El pasado día 12 de mayo de 2018, Guatemala vivió el hito de no sufrir en toda la jornada la pérdida de ningún habitante por muerte violenta. Una gran noticia que como a todas las que de veras importan a los pueblos, no se le dio la relevancia que merecía.
                       
Deseando que esta sea una imagen representativa de Guatemala en los noticiarios. (*) 



CELEBRANDO UN DÍA HISTÓRICO
Publicado en Gaudí y Más. 26 de mayo de 2018


                               Aunque deba resaltarse el continuo descenso de cifras luctuosas en Guatemala, que ha ido rebajando en los últimos años la peligrosidad de unas calles donde se llegaron a contabilizar en 2013, 40 homicidios por cada 100,000 hab, hasta llegar a reducirse en 2017 26,1, aún así la media hasta ahora era de 15 asesinatos cada 24 horas.

   Pero en ese día 12 de mayo, las estadísticas se rompieron y Guatemala consiguió una jornada histórica que quizá un día merezca conmemorarse como una segunda Fiesta Nacional. Pensando en los habitantes que lograron navegar ilesos durante 24 horas completas a bordo de la seguridad, hoy no nos apetece entrar en listados mundiales de víctimas donde sumar, restar o dividir cifras, ni recitar los nombres de nuestros queridos países iberoamericanos, tan castigados, según los puestos que ocupan en trágicas clasificaciones que más valdrá olvidar. Nuestra intención es sumarnos a la confianza de que una vida mejor es posible.

   La reciente fecha del 12 de mayo, sin ningún nombre al que llorar, es un día feliz que deseamos vaya prolongándose más y más, hasta que su normalidad nos haga recordar que esa data venturosa sólo fue el principio de una vida sin sobresaltos para el país centroamericano. Y como este tipo de logros no se alcanzan sin el esfuerzo de los hombres y mujeres que se empeñan en conseguirlos, vaya desde aquí nuestra enhorabuena a los responsables de la noticia. 

   Nos unimos a su ilusión de futuro.


Ana Mª Ferrin

(*) imagen

26 comentarios:

  1. Una ocasión para desear un futuro diferente.
    Aquí cualquier día celebraremos que no ha habido un nuevo caso de corrupción. De momento habrá que esperar.
    Un saludo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando eso suceda, cuenta conmigo.
      Cuando parecía que este episodio se acababa, hoy he escuchado la que se nos viene encima con Andalucía, Cataluña y Valencia, que ya van avanzando. Y de postre, la Moción.
      Agotadita me tienen ya, Cayetano.

      Eliminar
  2. Seguro que esos días se repiten, conforme esos niños que sonríen van haciéndose mayores.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, estas criaturas y sus padres merecen vivir tranquilos. Dios te oiga, Juan L.

      Eliminar
  3. öjala y ese 12 de mayo de Gatemala se repita contínuamente y para siempre en ese pais y en el mundo entero.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buenos deseos, Charo, y qué justos.
      Un abrazo, guapa.

      Eliminar
  4. Un problema enorme en Guatemala, como en otros países de América Latina: los homocidios. En Venezuela es terrible también.

    Si creamos conciencia de vida, posiblemente sean más días.

    Besos Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía entre manos un estudio de los homicidios del 2017 en el mundo por países y he decidido no publicarlo.
      Suelo poner el acento sólo en las noticias positivas, como lo es esta, que podrá parecer minúscula pero la considero muy importante.
      A ti, Manuel.

      Eliminar
  5. Que siempre sea así.
    Paz en el mundo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí que es calidad de vida. Paz, tranquilidad, ver a tus hijos creciendo seguros...
      Besazos a ti.

      Eliminar

  6. ¡Qué triste marca, Ana María!
    Mira lo que estamos celebrando. No es que yo considere inapropiado que se haga, mucho peor sería que el record fuese porque se superó el número de homicidios.
    Es de anhelar que se repita y que los habituales victimarios disminuyan sus fatídicos impulsos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuera de utopías y mirando de frente la realidad, cuando 15 vecinos a los que tocaba morirse ese día por estadística, hoy están vivos, sí me parece una fecha digna de celebración. Cada hombre es un paisaje completo, con su familia y su historia. Y todo camino por largo que sea empieza por un primer paso.

      Hoy me apetece dejar de lado mi escepticismo y creer.

      Eliminar
    2. No había pensado en una estadística que es sin duda impactante. ¡15 muertes menos en un día!
      Ciertamente es motivo de celebración.

      Eliminar
    3. Si los separamos de uno en uno veremos que sí.
      Que quince seres humanos son algo muy grande.
      Buen fin de semana, Esteban.

      Eliminar
  7. Que se pueda seguir haciendo celebraciones sin haber mas victimas, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La celebración es mía, MariPi. Ha sido la reacción que he tenido al enterarme, precisamente cuando estaba leyendo el informe terrible de los homicidios en países de América Latina.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Es una buena noticia. Eso es lo más triste, que lo sea. Denota que lo normal es todo lo contrario. Me recuerda ese país un gran amigo-poeta del que dejé de tener noticias hace mucho tiempo. Desconozco si al fin ha aceptado comunicarse por la red. Se llama: César Augusto de León Morales. ¿Alguien sabe algo de él?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, lo siento, no sabía ni su nombre, mi ignorancia es infinita sobre este país que no conozco. Buen momento para saber algo más.
      Bienvenida y gracias por la visita.

      Eliminar
  9. Valoro mucho que haya espacios que se hagan eco de noticias que pasan desapercibidas para el resto y desde luego Guatemala tiene que celebrar ese día sin fallecimientos por causas violentas. Espero que se prolongue en el tiempo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá dentro de un tiempo, cuando las cosas estén enderezadas y el país viva tranquilo, recordaremos esta pequeña referencia del pasado.
      Un beso, Carmen.

      Eliminar
  10. Buenas noches,amiga, me parece muy bien que traigas estas noticias y que veamos que se pueden romper las terribles estadísticas.
    Refiriéndose el otro día un periodista a que solemos ver lo negativo y obviar lo positivo,dejó este pensamiento que me encantó.
    "Oímos el árbol que cae pero no el bosque que crece"
    Un saludo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El periodista tenía razón, Conchita. Pero cuando se le lleva al Director de un medio una historia benéfica, la respuesta siempre será: ¿Y dónde está la noticia? Algún día contaremos experiencias.

      Saludos a ti y encantada de leerte.

      Eliminar
    2. Pues sí, las buenas noticias no venden. Esperemos que sea porque es lo común.

      Feliz fin de semana.

      Eliminar
    3. Querida Conchita, tengo mis dudas de qué fue antes, el huevo o la gallina.
      Porque en mi caso las historias positivas son las que me motivan, me interesan como lectora y más me inspiran a la hora de escribir. Y por experiencia sé que no soy la única.

      Aunque lo cierto es que esa preferencia te obliga a estar muy atenta porque lo bueno no se prodiga...

      Eliminar
  11. Olá, Ana.
    Gostei de saber dessa situação menos tensa na Guatemala, onde a criminalidade atingiu índices altíssimos. Confesso, Ana, que aqui no Brasil se sabe muito pouco desse país tão próximo de nós, terra do grande escritor Miguel A. Astúrias, Prêmio Nobel de Literatura, de quem fui leitor (três romances excelentes sobre a exploração da banana por empresas estadunidenses.
    Ótima semana.
    Um abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay veces en que la imagen pública de un personaje engulle su obra. Así me pasó con M.A.Asturias, un autor que en su tiempo me perdí leerlo porque me parecía abrumador con tantos cargos y premios y quizá estaba equivocada.
      Saludos, Pedro.

      Eliminar