Foto cabecera

AMFAv "EN EL DESPACHO" (JMS)



JULIO CORTÁZAR, ANTONIO GAUDÍ Y JOAQUÍN SOLER SERRANO. UN ENCUENTRO


 

                                     

                                En 1988 entrevisté al prestigioso periodista Joaquín Soler Serrano con destino a la doble página central de un periódico barcelonés (1).

 De Nixon a Dalí, de Borges a Rubinstein, el periodista-presentador, escritor y poeta amén de importante empresario, se encontraba por esos días en España como hacía de vez en cuando tras sus largas estancias en América, con predilección por Venezuela donde tenía sus oficinas en el Hotel Sheraton de Caracas.

   Admiradora de su trabajo tras haberlo seguido en radio y algunos programas televisivos de la serie A fondo, una tarde me reuní con él en una conocida cervecería del Paseo de Gracia barcelonés.

    Y hacia allí me dirigía en mi Seat 600 rojo, Ramblas arriba, cuando ya casi cerca de la plaza de Cataluña, al detenerme ante un semáforo junto al antiguo cine Capitol vi agitarse el resto de un antiguo cartel medio despegado de la fachada, donde se anunciaba la firma de libros del autor de Rayuela, Julio Cortázar, en una cercana librería. Había llovido y el fuerte viento que hacía acabó arrancando el papel, que voló hasta quedar pegado en el parabrisas de mi coche. Con él ante mis ojos circulé unos metros entre el tráfico hasta que pude detenerme, bajar y despegarlo del cristal. Por entonces el escritor ya había fallecido cuatro años atrás.

   Poco imaginaba yo que el azar acababa de proporcionarme la premonición del precioso dato que uniría al escritor argentino con Joaquín Soler Serrano, el protagonista objeto de mi entrevista. Cerrando el tercio con la figura legendaria que ya por entonces había desarrollado bastante interés en mis inquietudes por la historia, el arte y las letras, Antonio Gaudí. 



 Julio Cortázar a los dos años en Barcelona. 

 

La autora con Joaquín Soler Serrano durante la entrevista. 1988

                             

Ambos protagonistas grabando el programa  A Fondo.





Los azulejos y el dragón del Parque Güell, motivo de las pesadillas
 del pequeño Cortázar


UNA BENDITA COINCIDENCIA

Publicado en Gaudí y Más. 24 de diciembre de 2023


                                     Sucedió que si el encuentro con el personaje estaba acordado para durar 30 minutos, la persona que encontré al otro lado de la mesa tenía mucho más equipaje en su vertiente humana, tanto como para extenderse un poco más, y más, prolongando sus respuestas y mis repreguntas hasta llegar a casi tres horas de conversación.

   Más un distendido epílogo donde S. Serrano giró el sentido de la entrevista con alguna pregunta sobre mi vida y aficiones, espacio en el que le hablé de Antonio Gaudí. Pausado como siempre, me preguntó: “-¿Vio usted mi entrevista con Julio Cortázar?”–No -le respondí-, es un programa que siempre sigo, aunque me he perdido algunos capítulos, entre ellos el de Cortázar. A lo que replicó: “-Pues cuando tenga ocasión no deje de verlo. A usted le interesará mucho uno de sus recuerdos”.  

   Al no añadir información alguna que la relacionara con Gaudí, lo tomé como una sugerencia de carácter cultural sin más.

   Y ahí quedó el dato, que por no estar todavía al alcance de todo el mundo el poder revisar los antiguos programas emitidos por televisión, tardaría largo tiempo en poder descubrir su importancia. Sería años más tarde gracias a la información transmitida por un sobrino de Soler Serrano con quien estuve colaborando en un proyecto, cuando yo por fin lograría conocer el ignorado episodio que un día de 1977, Julio Cortázar reveló al entrevistador. Y que éste, ya una década después, decidió transmitírmelo durante aquella cita. (2)

   Antes de pasar a las citadas declaraciones será preciso acercarnos a la  biografía del escritor, haciendo tres catas arqueológicas en otros tantos momentos de su vida, para captar la importancia de los testimonios desvelados. Tres tramos situados en otros tantos espacios: Entre 1 año y ½ y 3 de edad. De los 9 a los 10. Y, finalmente, cuando Cortázar ya tenía 35 años. (3)

 

   PRIMERO

   Aquí, la unidad familiar compuesta por los padres, Julio José y Mª Herminia, más Julio y su hermana Olivia que por entonces contaba meses, pasaron, de vivir en la localidad belga de Ixelles donde nació el escritor en 1914 por estar destinado el cabeza de familia en la embajada de Argentina en Bruselas, a Suiza. Un lugar neutral más seguro, a salvo de los bombardeos alemanes que barrían Europa en la 1ª Guerra Mundial.

   De Suiza a Barcelona, España, y de allí a Banfield, en la Argentina. Así, entre un año y medio y al filo de cumplir los cuatro, el futuro autor de Rayuela ya había recorrido cuatro países. Con el detalle añadido que años más tarde confirmaría, de que su lugar natal, Ixelles, era un importante enclave del estilo arquitectónico Art Nouveau, el nombre dado en Francia y Bélgica a la corriente artística y renovadora que en la España del arquitecto Antonio Gaudí se conoció por Modernismo a finales del siglo XIX y principios del XX. (4)

   En la Barcelona de 1916-1918, los Cortázar residieron en una zona alta de la ciudad, alejada del centro y con una orografía escarpada, donde gracias a encontrarse junto al recién creado Parque Güell con su terreno por cuyos paseos y parquecillos de arena, esculturas, bancos, arbustos, figuras de animales y azulejos de colores, llevaban cada tarde al niño para que jugara. Fantástico lugar en el que la imaginación del pequeño Julio, “Cocó” como le llamaban en familia, encontraría impagables senderos para desarrollarse. (5)

   Antonio Gaudí, el autor de la obra, había adquirido una de las dos únicas residencias que llegaron a construirse en el que fue primer parque residencial español, urbanizado a la manera inglesa que por entonces se consideraba revolucionaria. Esta inversión financiada por su mecenas Eusebio Güell, fallida por diversas causas, (6) llevó al arquitecto a adquirir el chalet de tres pisos más sótano, construido en 1904 por su ayudante Francesc Berenguer. Lugar en el que fijaría su residencia en 1906 junto a su padre, Francesc, y su sobrina Rosita.

   La memoria de quienes fueron testigos de esa época dejaría constancia de los paseos solitarios que muchas tardes y los fines de semana realizaba el maestro, rezando y meditando mientras seguía sus veredas. En especial gustaba de caminar por la avenida principal, llamada Paseo de las Palmeras, antigua vía romana donde había hecho instalar una serie de bolas de granito a la manera de cuentas del Rosario con objeto de separar el paso de carruajes de los peatones. Característica por la que se acabaría conociendo al lugar como Camino del Rosario. (7)



La casa del parque adquirida y vivida por Gaudí



Otro de los mágicos espacios de la obra, por donde jugaba Cortázar 


SEGUNDO

   Tras regresar con su familia a la Argentina a los cuatro años, el tiempo fue pasando. Sobre los seis años, la existencia del pequeño, que no transcurría precisamente en un ambiente alegre y relajado, sufre un duro impacto emocional con la desaparición del padre, que abandona el hogar sin despedirse de los hijos, dejando a su mujer con los dos niños sin cobertura económica alguna, sin trabajo, sin sueldo ni forma de ganarlo.

   Julio se encierra en sí mismo sin una queja en su pequeño mundo de juegos y lecturas. La introspección comienza a colonizar de tristeza su organismo, la memoria del niño va recordándole poco a poco pasajes angustiosos que lo desvelan con imágenes nocturnas llenas de desazón. Movimientos de formas extrañas con espirales de colores vivos, discos, platos, tazas, azulejos, que giran y lo desorientan.

 Ya sobre los nueve años, cuando las imágenes del miedo lo ahogan provocándole palpitaciones, un día se decide a hablar con su madre y contarle por lo que está pasando. La madre escucha al niño, entiende su angustia y capta rápidamente el problema: -Imágenes rotando, colores brillantes como si fueran piezas de loza, figuras que giran…

   Su respuesta no puede ser más concreta. (8)

   “- Bueno, no te preocupes. -lo tranquiliza-: Eso puede corresponder a que a ti, de niño, en Barcelona te llevábamos casi todos los días a jugar con otros niños en el Parque Güell”-.

 

TERCERO

   En 1949, treinta años más tarde, el barco en que viajaba a Europa Julio Cortázar, con muchos sueños de escritor y algún que otro poema ya cristalizado, atracaba en el puerto de Barcelona. Traía la firme idea, antes que nada, de subir al Parque Güell, la antigua Montaña Pelada donde Antonio Gaudí construyó la utopía encargada por Eusebio Güell que había sido su territorio de juegos y memoria de su niñez. La fijación por la obra de Antonio Gaudí iba tomando forma, aunque quizá nunca llegara a saber el nexo tan real que había compartido con el arquitecto.    

  Por su parte, Antonio Gaudí entró a vivir en 1906 en el chalet del Parque Güell, que sería su residencia desde ese año hasta 1926 y se sabe que los fines de semana y algunos días laborables solía dar un paseo por el parque, muchas veces rezando el rosario, siguiendo las bolas de piedra que él contaba como las cuentas de los Padrenuestros y siguiendo diversos senderos del lugar. (9)

   A la vez, las vivencias contadas por Julio Cortázar a Joaquín Soler Serrano en las más de dos horas que duró la entrevista, desvelarían al mundo la desconocida anécdota del niño que fue, cuando estuvo jugando cada tarde durante un año y medio en el mismo parque, sobre las mismas horas y por los mismos caminos que recorría el arquitecto.

   La lógica nos dice que no serían precisos muchas ecuaciones ni algoritmos para deducir, que en esos quinientos días en que el arquitecto y el pequeño Cocó coincidieron en aquellos espacios de tiempo y lugar debieron fijarse, cruzarse, toparse, un buen número de veces.

   Situados en dos franjas de edad, principio y fin de dos vidas, 2-4 años, contra 65-67, la biografía de ambos pide un cálculo matemático que nos revele el número de pasos que pudieron compartir. (10)



Paseo de las Palmeras en el Parque Güell.
También conocido como Paseo del Rosario


DESEANDO PARA TODOS UNAS FELICES

NAVIDADES.

¡¡ Y UN FELIZ 2024!!



Ana Mª Ferrin

 (*) De mi libro, Gaudí. Íntimo y Desconocido



35 comentarios:

  1. ¡Feliz Navidad, querida Ana! Que estas alegres vacaciones te traigan felicidad junto con tu familia. Mantente saludable, cuídate. Dios lo bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus buenos deseos.
      Lo malo es que mientras preparábamos el Fin de Año con la familia, sufrí un increíble accidente en la Sala de Actos del pequeño pueblo donde nos encontrábamos celebrando una chocolatada con los niños. El lugar más impensable del mundo, el más tranquilo y de apariencia más segura, se convirtió de repente en un infierno.
      Gracias a Dios, lo que parecía asegurar una tragedia ha ido solucionándose poco a poco en estos dos meses de recuperación, esperando que otros dos me devuelvan a mi estado anterior. Un abrazo, Nadezda.

      Eliminar
  2. También te deseo UNA FELIZ NAVIDAD. Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Querida Charo.
      Deseo que este año traiga para ti toda la felicidad que mereces. Un besazo.

      Eliminar
  3. Espectacular publicación, Ana Mª, Soler Serrano, Cortazar, tus descripciones, en fin, extraordinario reportaje de una historia reciente.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Enrique, en todos los que leímos Rayuela, un libro que no olvidaremos, el autor dejó su huella.
      Gracias por tu tiempo y todo lo bueno para ti y los tuyos.

      Eliminar
  4. Hope you had a Merry Christmas and I wish you the best for a healthy and happy 2024.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bill. En nuestro caso no han sido unas fiestas tranquilas, pero aquí estamos, avanzando cada día.
      Recibe mis mejores deseos para ti y tu familia.

      Eliminar
  5. Esa "coincidencialidad" que juntó a esos dos grandes de las artes, es mágnífica. Y es muy lógico que Gaudí conociera a ese crío paseador, porque, a esa edad, sesenta y pico, hay cierta predilección por los ninos que no es común en la juventud.
    Y en cuanto a Soler... caray... se trata de uno de los intelectuales de valía que ha dado Espana. He leído sus ensayos y me he dado un gustazo, además, se trata de un hombre que le tocó estar en momentos claves de la Historia, siendo testigo de las tomas de decisiones de primera mano. Y el hecho de que hayas podido entrevistarlo, habla muy bien de tí como investigadora y comunicadora. FELICITACIONES, de verdad que sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alí.
      Como expliqué a Nadezda al principio de los comentarios, nuestras Navidades han sido bastante agitadas, pero ya se va solucionando todo.
      Mis deseos de que las tuyas hayan sido más felices. Y de aquí en adelante, más y mas.

      Eliminar
  6. Brindemos con este cóctel de grandes personajes que nos has preparado hacíéndoles coincidir en la misma copa!
    No te imaginaba como sales en la foto, por cierto, muy guapa y con un jersei de los que me gustan!
    Feliz año para tí y l@s tuy@s.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las amigas siempre estamos para ver con la mejor óptica.
      Sobre todo en esa ocasión, que no sé como llegué con esas pintas a la cita pero así fue y es lo que hay.
      Ante la duda, naturalidad, Beatriz.
      Un besazo y un 2024 lleno de alegrías para ti.

      Eliminar
  7. La vida es a veces imprevisible y sucede aquello que por otra parte no pensábamos que sucediera, pero la magia surge y une a los grandes.
    Mis mejores deseos de felicidad y prosperidad para el año venidero 2024.
    Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como verás, aunque con retraso forzado por las circunstancias, aquí van mis deseos de felicidad para ti y los tuyos en este 2024.
      Saludos cordiales y mucha creatividad, como siempre en ti.

      Eliminar
  8. Unos grandes e inolvidables personajes.
    Joaquín Soler Serrano me gustaba mucho.Sus entrevistas eran muy interesantes.
    Te deseo unas felices fiestas de Navidad y un año 2024 lleno de cosas buenas para ti y tu familia.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vayan para ti y los tuyos todas esas cosas buenas que deseamos a los seres queridos.
      Un abrazo grande, querida Amalia.

      Eliminar
  9. Olá, querida Ana, venho de uma pequena pausa para descansar das festas de fim de ano que ainda não acabaram, rsss.
    Como o Natal foi aqui em casa, o trabalho, os preparativos, foram grandes. Mas estou retornando aos amigos e lendo suas belas matérias, como essa sua tão bem postada aqui.
    Também desejo a você um Ano Novo brilhante, com saúde, paz e alegria sempre. Não senti problemas com a janela de comentários do meu blog, Alguma coisa pequena com a plataforma Blogger que aconteceu na sua tentativa, mas está tudo bem.
    Juntas em 2024, sem dúvida!
    Beijos e meus votos de felicidades extensivos a sua família!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Tais, me alegra saber que has pasado unas fiestas llenas de trabajo y agotamiento del bueno por la reunión familiar de las Fiestas. En mi caso, como explico en la primera respuesta a Nadezda, empezaron con un accidente del que he tardado dos meses en empezar a ver una mejoría. Aunque aquí estamos sin perder el ánimo.
      Recibir Pedro y tú, con vuestra familia, todas las cosas buenas que merecéis para este 2024. Un besazzooo.

      Eliminar
  10. ¡Hola, Anna, estoy muy contenta de haber encontrado tu blog! ¡Me gusta y aprecio mucho a Julio Cortázar! Sobre todo porque nací el mismo día que él, el 26 de agosto, solo 55 años después. ¿Su libro será traducido al polaco? Tengo mucha curiosidad al respecto. ¡Salud, que tengas un buen año nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joanna, bienvenida y celebro que te haya interesado el blog. Compartimos día de cumpleaños, así que algo bueno debemos tener en común.
      Tu pregunta sobre la traducción es muy interesante. Dejemos pasar un tiempo y Dios dirá.
      Hasta pronto y que todo te vaya muy bien.

      Eliminar
  11. Hola Ana Maria!
    este ha sido un año de notas tuyas increiblemente buenas, casualmente vi hace un tiempito atras un fragmento de A Fondo, con Cortazar, me gusto mucho.

    Querida Ana te deseo un fin de año lleno de alegrias y celebraciones y el deseo de un Feliz y Prospero Año Nuevo para vos y los tuyos! 🎉🎉

    Un abrazo grande que atraviese el mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. FELIZ Año para ti y los tuyos, Hadita.
      Y vaya para ahí otro achuchón fuerte, fuerte, de los que también saltan el mar en dos zancadas.
      Besos.

      Eliminar
  12. Tengo la suerte de conocerlo, me encanta. Te deseo unas Felices Fiestas y un Prospero Año Nuevo 2024.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué mejor que ser lectora y disfrutar de los personajes que nos hacen soñar, pensar, nos enseñan y divierten.
      Teresa, este puede ser un Buen Año para seguir el Camino de Oz y ser felices. Eso te deseo.

      Eliminar
  13. En la niñez ,es donde se almacenan :" tiempos felices y las tragedias".
    Lo que es el azar , quien te iba a decir a ti que de una entrevista, iba a salir una charla sobre el autor del cartel ,que susto ese impacto.
    Que este Nuevo Año traiga Paz y Salud para todos,amén.
    Petons,estimada Anna

    ResponderEliminar
  14. Muy buenos recuerdos me trae este lugar. A la autora se la ve muy bien con Don Joaquín 😉
    Te deseo un Feliz 2024 🥂 Ana Mª . Que llegue con mucha Paz.
    Un abrazo 🤗〰〰💕

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado conocer vivencias de Julio Cortázar a través de ti. Me imagino tu larga entrevista con Soler Serrano. ¡Feliz 2024!.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Olá, amiga Ana, gostei muito dessa sua postagem sobre Gaudí e
    Cortázar. Conheci bem mais de Gaudí depois que conheci você, nesse seu belo blog. De tudo que li aqui, sobre Gaudí, foi de grande importância pra mim. Quanto a Julio Cortázar, sou um leitor seu há muitos anos tanto de seus famosos contos como de seus romances.
    Obrigado amiga Ana, pela partilha.
    Votos de uma ótima semana, saúde e paz!
    Abraços.

    ResponderEliminar
  17. Seguro que se cruzaron, Gaudí y el pequeño Cortázar por el parque Guell. Me gustan estas historias reales que nos traes a tu blog, siempre con el maestro arquitecto como denominador común.
    Espero que este 2024 sea un buen año para ti y los tuyos.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  18. Linda historia. Me gusta mucho Gaudí, a Cortázar lo leí una vez, creo que en el colegio.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. ¡Ana, qué maravilla de reportaje!
    Sabes de mi amor por el periodismo.
    Desconocía esta época de Cortázar, niño por ese rincón entrañable, al que tuve la suerte de visitar varias veces.
    Y seguro se cruzaron ambos genios en esos paseos por el parque Guell.
    Siempre es un placer visitarte querida amiga.
    Mis mejores deseos para este nuevo año.
    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  20. Estoy seguro, de que te comenté en esta entrada, pero algo debí de hacer mal porque veo que no ha salido, o lo mismo ha ido a spam.
    Bueno, con el fin de no repetirme si apareciera, aprovecho para desearte aunque un pelín tarde, que el presente año lo disfrutes en paz y rebosante de salud.
    un fuerte abrazo, amiga Ana.

    ResponderEliminar