Foto cabecera

Compagnia-Mvula-Sungani-ph.-Antonio-Agostini Compañía de Danza Mvula-Sungani. Roma. (Antonio Agostini)





JOSÉ Mª DEXEUS ASEGURA QUE UNA CLÍNICA EXTORSIONA A LAS MUJERES QUE ABORTAN


                   
                              José Mª Dexeus, el hermano mayor de la prestigiosa saga de ginecólogos, ha concedido a este periódico una entrevista en la que ofrece su visión sobre las prácticas abortivas. Dexeus, en sus declaraciones, confirma plenamente los datos de una investigación que publicó este periódico sobre las clínicas barcelonesas que practican ilegalmente la interrupción del embarazo, y que, en la siguiente página, ampliamos con más datos, fruto de un nuevo reportaje sobre el tema.


Hijo del prestigioso ginecólogo Santiago Dexeus Font, José Mª
Dexeus fundó junto a su hermano Santiago el Instituto Dexeus

EL GINECÓLOGO MANTIENE QUE LOS PROPIETARIOS DEL CENTRO SE ESTÁN HACIENDO INMENSAMENTE RICOS



Publicado en SANT ANDREU EXPRESS. Julio/Agosto de 1987
 

                                Desde la autoridad de una vida dedicada treinta años a traer niños al mundo, cerca de 10.000 partos llevados directamente y un número cercano a las 80.000 asistencias, José Mª Dexeus, el mayor de los hermanos, director de la Clínica e Instituto Dexeus conocidos a todos los niveles, se presta a responder a nuestras preguntas sobre algo a lo que como católico no aprueba, como médico se confiesa objetor, pero a lo que como ser humano no se siente él quien para condenar. Al fin y al cabo, según sus palabras, somos sexuados, venimos del sexo, y nada de lo que a él ataña nos debe resultar ajeno.

                       Ha sido una entrevista larga, densa en contenido, como no podía ser menos siendo el personaje un puntal de obligada referencia en la vida médica del país, asiduo invitado a congresos y simposios extranjeros. Su Tratado de Obstetricia y Ginecología es un clásico de la especialidad, así como sus monografías sobre Sexología y Frigidez Femenina. Formado en la Maternidad Provincial de Barcelona y más tarde director de la Maternidad Municipal.

                        No ha puesto dificultades en colaborar con SANT ANDREU EXPRESS en este delicado tema, precisamente cuando una vez más, su Instituto ha sido noticia reciente por ayudar a crear vida. (Acaban de conseguir el primer nacimiento a partir de un embrión congelado, como antes fuera la niña producto de la fecundación in vitro, ambos casos pioneros en España).


NASCITURUS

                   - Para el Doctor Dexeus, el feto resultante de un aborto es el célebre nasciturus legal, es un ser, un conjunto de células, ¿cómo lo definiría?

                   - El problema está en que nadie, científicamente, sabe en que momento ese conjunto de células es habitado por un alma. Desde mi experiencia, la impresión que produce a través de la ecografía a las siete u ocho semanas es de que se mueve con autonomía de la madre. Ahora bien, para los cristianos ese alma existe a partir del mismo instante de la concepción, tema que como sabe, fue muy discutido en la Edad Media. Es pues, una afirmación más moral que científica.


 OBJECIÓN

                 - A los tres supuestos de malformación, violación o peligro para la vida de la madre, que componen la Ley de Despenalización del Aborto, el Partido Socialista había intentado añadir un cuarto supuesto, el socioeconómico. El Consejo General de Deontología Médica del Colegio de Médicos ha recurrido este Proyecto de Ley, que se encuentra paralizado, ¿Vd. como médico se siente representado en esta acción?

                - Hablando desde la libertad, del mismo modo que no se puede obligar a una madre a que se deshaga de un niño malformado si ella quiere arriesgarse a tenerlo, tampoco se puede obligar a efectuar un aborto a un médico objetor. Sí, ya que lo pregunta, yo soy objetor. Soy católico practicante y amante de la libertad por encima de todo. Por ello también le digo que nunca debería penalizarse a una mujer porque no quiere tener un hijo por las razones que sean, y aborta. Porque el aborto siempre es traumático, no es algo a lo que una mujer se decida alegremente, nunca será una intervención más, jamás.

                 - En cualquiera de los cuatro supuestos, ¿deberían efectuarse las interrupciones en centros especialmente dedicados a este tipo de intervenciones y financiadas a través de la Seguridad Social?

                 - Desde el primer momento que se contemplen dentro de la legalidad deberían incluirse en la Seguridad Social, porque ésta debería cubrir todo aquello que la legalidad ampare, y efectuarse en centros donde se practicasen estas intervencione,s entre otras. Tenga en cuenta que de no ser así, sería injusto para los médicos que se vieran obligados a dedicarse exclusivamente a provocar abortos, que es exactamente lo contrario de lo que conlleva la idea de ginecología, que es, ante todo, vida. Sí, ya sé que ésta financiación estatal incluiría aportaciones de quienes están en contra del aborto, pero ¿cómo conseguir que nuestros impuestos se inviertan sólo en lo que nosotros desearíamos? Esa es una aspiración a la que yo veo difícil solución.


Portada de las memorias de Josep Mª Dexeus. 2005


RIESGOS

                   - Sé que Vd. me va a contestar apartando tabús morales y falsos paternalismos. Desde un punto de vista exclusivamente médico, ¿a qué riesgos para su salud se expone una mujer con una práctica abortiva médica?

                   - Tal y como está hoy planteado en la ilegalidad, el aborto es posible que le cause graves daños morales o psíquicos. Pero el acto clínico per sé, no tiene mayor trascendencia si está bien hecho y en las primeras semanas.

                    -  La píldora abortiva Miferistone que ya se puede conseguir en algunos países, puede llevarnos a algo que ya nos ha pasado otras veces. Que esa lenta ley se quede anticuada ya antes de aprobarse...

                       - Sí, es cierto, ese es un descubrimiento importante. Puede ser una solución, aunque no esté exenta de riesgos secundarios, y usada fuera del período aconsejado pueda dar lugar a trastornos que hagan necesario un raspado.

                    - ¿Qué me diría Vd. si le confío que esta reportera en una sola semana, por libre, sin acercarse a ningún partido ni asociación especial, ha conectado con seis direcciones que se prestaban a provocar un aborto aquí en Barcelona?

                    - En principio le diría que me extraña, pues yo sólo sabía de dos clínicas aquí en Barcelona. Por cierto, una está a unos cien metros de aquí y practica una auténtica extorsión económica, se están haciendo inmensamente ricos aprovechándose de las pobres mujeres que se ven en este trance. ¿Ya sabe de que clínica le hablo? pues le diré más. Esa misma clínica ha instalado también cerca nuestro un Centro de Fecundación in Vitro y le traen clientes hasta de Holanda, algo a todas luces incompatible.


REPUTACIÓN

                  - Una clínica ginecológica como la suya, que basa su gran prestigio en ayudar a conseguir nuevos nacimientos, ¿se podría ver afectada en su reputación si practicase abortos?

                  - Rotundamente, absolutamente, sí. Existen antecedentes y se ha demostrado en clínicas muy importantes de Europa, que se veían superadas por demandas de abortos a todas horas.


 SEXO Y SOLEDAD

                    - Muchas de las trabas a una práctica sexual satisfactoria, sean a la homosexualidad, a las intervenciones o medicación anticonceptiva, el aborto, la fecundación asistida, etc., en ocasiones parecen dictadas por una sexualidad reprimida. En su doble vertiente de médico y católico, ¿ cuál es su opinión?

                         - Que es muy posible. El sexo se enfatiza cuando no se vive plenamente, y si usted lo mira bien, el fin último del sexo es luchar contra la soledad. En el caso de la Iglesia católica, el sacerdote hace el sacrificio dentro del celibato, lo que por otro lado le permite dedicarse más plenamente a los demás, como he podido comprobar personalmente desde hace tres años que enviudé. También es evidente que en algunos sectores hay una obsesión sexual negativa, hablo de esos seres que viven obsesionados porque no haya un beso, ni una caricia, que no se disfrute. Y ¿sabe una cosa? En este mundo lo que importan son los pecados que atenten contra la justicia, la paz, los derechos de los demás, pero que el ser humano tenga relaciones íntimas con otro ser humano, sean del tipo que sean, siempre que no se pervierta a menores, nunca debería ser penalizado y mucho menos condenado, porque ese ser humano será mucho mejor para los demás si es feliz.


Ana Mª Ferrin


No hay comentarios:

Publicar un comentario