Foto cabecera

fashion-985556_960_720 Últimos días azules.





IVÁN AIVAZOVSKY, EMBRIAGADO DE MAR



                                      No hace mucho conocí unas marinas que considero de las mejores que he visto. Por poco desbancan a mis preferidos Sorolla y Turner. 

   Su autor fue un pintor armenio nacido en Crimea, Iván Aivazovsky.


   De ellas, la siguiente es la que está considerada su mejor obra, La Novena Ola


La novena ola.
El pintor a los 24 años según la moda romántica.




CIELO Y OCÉANOS, CALMA Y TEMPESTAD

Publicado en Gaudi y Más. 24 de septiembre de 2017


                                              
                                       Antón Chejov popularizó el dicho: -Es merecedor del pincel de Ivan Aivazovsky, para definir una obra bella o un paisaje hermoso. 

   Este pintor armenio nacido en Crimea (1817-1900) y crecido junto al puerto de Fedosia, fue toda su vida un enamorado del mar. A los 16 años entró en la Academia de Bellas Artes de San Petersburgo y a los 20, ya con la idea de profundizar en su tema preferido, se inscribió en una clase de pintura de batallas navales y se presentó voluntario para ejercitarse, participando en ejercicios de la Flota del Báltico en el Golfo de Finlandia y poco después en prácticas militares en las costas de Crimea.

   Predestinado al arte por su afición a la pintura, animado por sus padres y maestros, de él dicen sus biografías que fue toda su vida un hombre admirado y respetado en su país. A los 23 años, después de viajar por Italia, Francia y España entre otros países europeos, fue contratado por la Armada de su país como pintor oficial. La admiración que despertó su trabajo en el gran William Turnerlo demuestra el que después de contemplar la obra del joven Aivazovsky, La Bahía de Nápoles una noche a la luz de la luna, el maestro de maestros en el género naval le escribiese dedicándole una eulogia (bendición), en italiano.    
  



Rescate en alta mar
Poseidón y los Olímpicos
Luna. 1849

El María en la tormenta

La creación del mundo. 1864
El Mercury atacado por dos barcos turcos


                                 
                                    Muestra de juventud de su paso por España, un cuadro con Gibraltar al fondo

                                  Una característica del pintor ruso que fascinaba a sus coetáneos, era, que aquellas arrebatadoras estampas de mares enfurecidos donde fragatas y veleros efectuaban arriesgados rescates en alta mar, enfrentándose a olas gigantescas, aquel tintineo de cresta en cresta donde grandes navíos o menudas barcas de pesca saltaban a merced de las profundidades, por lo general no habían sido contempladas por Aivazovsky.

   Cuentan que era poseedor de una memoria fuera de lo normal. Veía una escena, imaginaba una historia en aquel marco, la archivaba en su mente y sin hacer un boceto volvía al estudio que tenía en su hogar de Feodosia donde tiempo después, en ocasiones mucho tiempo, las reproducía en un lienzo.

   Según Chejov: - Su creatividad corre en paralelo con un profundo sentido de su propia importancia... Tiene una personalidad compleja, digna de un estudio profundo... Sólo en él, hay combinados un general, un obispo, un artista, un armenio, un campesino viejo e ingenuo... y un Otelo.

     Aquí nos detendremos para evaluar el último calificativo dedicado por el escritor ruso a su compatriota. Los celos, tras casarse a los 65 años con su segunda esposa Anna Burnazian, una viuda armenia de 40 años, parece que se convirtieron en triste parte de su vida al no aceptar las limitaciones que le imponía el paso del tiempo. Hay una fotografía suya de 1870 que nos muestra su imagen a los 53 años, diez antes de contraer ese segundo matrimonio. Al compararla con el autorretrato que se pintó cuatro años más tarde, su pincel había conseguido un verdadero milagro estético.   
  
                     En la foto superior de 1870 tenía 53 años y en su autorretrato 
                           sobre estas líneas, 57. La boda fue en 1882.


                      La 2ª esposa con 40 años, pintada por Aivazovsky en 1882.
Constantinopla bajo la luna. 1846
Crepúsculo en el mar.



Junto a la costa de Crimea. 1866

Pastores con sus rebaños al atardecer. 

                            En su obra fueron escasos los retratos o escenas de actividades en tierra firme y tampoco dedicó muchos esfuerzos al tema paisajístico. Basta ojear su catálogo para comprender que entre los 6000 lienzos reseñados, pocas veces esos géneros llamaron su atención, de ahí que al espectador le suceda lo mismo. Tras haber expuesto toda su vida en galerías de Europa y Estados Unidos, hoy sus cuadros se encuentran principalmente en colecciones privadas. Aparte, pueden admirarse en museos rusos, armenios y ucranianos. En la localidad de Feodosia, Crimea, en la casa que habitó hasta su muerte en 1900, se encuentra la Galería Nacional Aivazovsky con la mayor colección existente de sus pinturas, presidiendo la entrada un monumento del artista.

El Museo Galería Aivazovsky, en Fedosia, Crimea

La Bahía de Nápoles una noche a la luz de la luna. 1840. Cuadro "bendecido" por Turner.


Ana Mª Ferrin

33 comentarios:

  1. Desconocido completamente para mi, las pinturas se ven geniales. Me dejan una sensación de tranquilidad.

    La última imagen, me fascina. Esa vista del Vesubio es espectacular.

    Se nota que tenía una memoria intensa...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartimos la misma sensación, qué serenidad. La visión del cuadro de Nápoles es ideal para colgarlo en la Sala de Espera de un dentista. A ti.

      Eliminar
  2. No conocía a este autor; pero sus marinas son impresionantes, con ese oleaje violento. Muy del gusto de la estética romántica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, me lo imagino sentado en su casa de la playa ante una ventana, suspirando, en una mano el pincel y en la otra un ejemplar con las desventuras de Werther.

      Eliminar
  3. No lo conocía. Las pinturas son bellísimas.

    Gran artista.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. No lo conocía. Las pinturas son bellísimas.

    Gran artista.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco, Amalia, por eso me ha gustado compartirlas. Besos a ti.

      Eliminar
  5. Muito bom passar aqui,
    por este teu cantinho lindo,
    neste início de semana.
    Busco ânimo.
    Busco novas luzes.
    Busco...

    abraço
    Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Lola, deseo que te gusten estos cuadros.
      Por su serenidad, el de Nápoles va dedicado para ti y para ese espíritu que te guarda desde el cielo, con luz, ánimo y nuevas luces. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Unas magníficas pinturas, reconozco mi ignorancia ya que no conocía a este pintor que ma ha fascinado.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las hemos conocido casi al mismo tiempo, no hace mucho que me las descubrieron. Abracillo

      Eliminar
  7. Gracias Ana María, por presentarnos en plenitud a ese eximio pintor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de los que te quedarías tiempo y tiempo mirando sus telas.

      Saludos, Esteban.

      Eliminar
  8. Fíjate que, empezando a leer la vida de este pintor desconocido para mí, pensé que Turner había influenciado su pintura y no al revés. Espero que no fuera tan poco sociable como el inglés (te recomiendo ver la película de "Turner" para comprobarlo). Viendo su obra muchos de sus lienzos me han recordado a los maestros holandeses del siglo XVII.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vi la película hace poco tiempo y me gustó mucho. Vaya actorazo el protagonista.
      Turner ya era famoso mucho antes de que Aivazovsky naciera. Precisamente el que estando en la cumbre, Turner viese el cuadro de Nápoles y tuviera esa ocurrencia de “bendecirlo”, fue decisivo para que el joven pintor de 23 años se instalara en la gloria.
      En este caso y a pesar de su carácter no podemos negar que aquí Turner se mostró generoso.
      Besos

      Eliminar
  9. Esos primeros lienzos que nos muestra armonizan con mi estado de ánimo estos días. Hay muchas tempestades en mi cabeza. Será una bendición cuando llegue la calma, porque, eso sí, no son tan bellas como las obras de Aivazovsky.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De las tempestades se sale. Si algo he aprendido en carne propia y ajena, es que una vez pasados los duelos que sean hay que procurar no estar mucho tiempo sola en casa, la casa de uno puede convertirse en un vampiro que chupa la energía. Salir y salir, aunque en principio no apetezca. Un beso.

      Eliminar
  10. Impresionante la obra de este pintor que nos traes hoy.
    Las he contemplado largo rato y me han fascinado. Hacerlo al natural tiene que ser una maravilla.
    Me ha gustado mucho.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amiga. Abre las compuertas y deja ir la imaginación por esos mares saltarines. Vuela.
      Con tu energía te quedan muchas experiencias por vivir.
      Un petonet

      Eliminar
  11. No se puede mostrar más magia ni más belleza que la que me regalas esta noche, Ana María.
    Me he recreado en las imágenes y las he gozado como nunca.
    Qué de luces y sombras.
    Cuanto delirio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ole y Olé.
      Nunca puede reprimirse la poesía, se escapa por los poros del poeta aunque gire el rostro, aunque luzca antifaz y flores en los cabellos. Como el arte. Un petonet, Tecla.

      Eliminar
  12. El secreto de poder atrapar la luz, los colores con los que dota a la Naturaleza y la imposible perspectiva de lo plano representado en un plano. Maravillosas pinturas que atrapan como el canto de las sirenas a quienes tienen la posibilidad de poder mirarlas, verlas, vivirlas y sorprenderse. Mi agradecimiento por la belleza que nos descubres, Anamaría.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy es un buen día. Un querido amigo ha dado un primer paso para retomar otra pequeña parcela de su vida y sus compañeros escribidores nos alegramos. Seguro que desde allá arriba, por las Pléyades, una bella sonrisa se asoma a contemplarlo.
      Un abrazo, Antonio.

      Eliminar
  13. As Marinhas revoltas são lindíssimas, gosto demais! Mostram a força, o mistério da natureza. Sua postagem, escolhendo tão lindas pinturas está sensacional, querida Maria. A Lua/1849 e as primeiras, com o mar muito bravo em plena tempestade estão magníficos! Esse pintor é maravilhoso, "A criação do mundo - 1864" está maravilhosa, onde a vida iniciou-se: no mar.
    Beijo, amiga, um bom fim de semana que está chegando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Observar La Creación te lleva a imaginar el momento en que las células empezaron a juntarse, uniéndose y formando tejidos hasta crear a este ser que salió arrastrándose y que lleva tantos millones de años intentando ponerse en pie.
      Un largo camino que no acaba, Tais.

      Eliminar
  14. Olá, Ana.
    Não conhecia Iván Aivazovsky, um pintor de grande talento, pelo que se vê das pinturas que foram aqui postadas. Obras magníficas. Para mim, que gosto de ler biografias, foi muito interessante conhecer um pouco da vida do pintor. Achei interessante ser a obra de Aivazovsky mencionada por Tchekhov como sinal de bom gosto ou boa qualidade.
    Um abraço, minha amiga Ana.
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, yo también soy desde niña una amante de las biografías. Cada vez que un personaje me ha interesado, intento leer su vida para comprender el por qué se comporta de una manera determinada y no otra. La gente que ha vivido pasajes difíciles lo refleja.
      Saludos.

      Eliminar
  15. No tengo palabras para describir la inmensidad de las obras de este pintor del cual no tenía conocimiento. Gracias por traerlo Ana Mª

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De uno en uno, Conchi, parándose a disfrutar cada estado de ánimo con este artista en estado de gracia. De veras bendito.

      Eliminar
  16. These paintings are divine beautiful.
    Have a nice weekend.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si pensamos que pintaba sin bocetos del natural, imaginando, aún mucho más.
      Buen otoño.

      Eliminar
  17. Pues no conocía a este autor, en cuya obra predominan, por lo visto, los contraluces, preciosos por cierto. Y que en su tierra al menos sí fue profeta. No todos los pintores tienen un museo dedicado a su obra.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevar dentro ese genio en reposo que cuando quieres lo sacas a pasear, debió ser un placer para este artista.
      Saludos, DLT

      Eliminar