Foto cabecera

IMG_2321 - copia Avance de primavera. Las Musas Danzan en Cádiz





PINTURA SUBMARINA. CUANDO EL HOMBRE REGRESÓ AL FONDO DEL MAR




                                 En 1838 nacía en Austria el barón Eugen Von Ransonnet-Villez en el seno de una familia de mariscales y altos cargos del Tribunal Supremo. En aquel ambiente pleno de gravedad, las aspiraciones del joven inquieto que deseaba dedicarse a la pintura no estaban bien consideradas. Quedaban bien para acercarse un día a las montañas o la campiña, plantar  el caballete y pasar el día captando una nube o un matojo de lavanda. Pero hasta ahí.

  En ese contexto, su acercamiento a la Escuela de Bellas Artes tuvo la brevedad que se esperaba. El imperativo familiar imponía estudiar leyes y de ahí, ingresar en el funcionariado de Exteriores hasta desembocar en la carrera diplomática. Una vez con el futuro bien situado, el barón dio un giro a su vida para dedicar el tiempo libre al buceo por los mares de Asia y este de Europa. 

   Más tarde se interesó por la pintura, la fotografía y la litografía, aunando todas sus aficiones para la captación de imágenes marinas. Ayudado por un medio de su invención basado en otro invento anterior del pintor Franz Kessler, Von Ransonnet ideó una campana de buceo de la que pendían un asiento y seis balas de cañón como lastre. También llevaba conectado un tubo que le suministraba aire desde un bote. Y un ojo de buey por el que observaba la vida submarina y tomaba las notas que luego le servían para componer sus cuadros.

 Su visión adelantada sobre las posibilidades del turismo de buceo, unido a las artes, lo convierten en el auténtico pionero de la pintura submarina y subacuática.

  Sus escritos publicados sobre el tema son anteriores a los de Jules Verne, lo que nos lleva a especular si fueron conocidos por éste, sirviéndole de inspiración para su obra universal Veinte mil leguas de viaje submarino.

   Veamos una muestra de sus obras y las de sus principales continuadores.   


   
Imagen del barón Eugen Ransonnet-Villez. Sobre estas líneas su obra Sri Lanka muestra corales verdes hoy casi extinguidos
La campana de buceo de Franz Kessler en 1616, con arneses y una gran bola de lastre

Proyecto primitivo de Von Ransonnet para su campana de buceo

Reproducción de la campana de Von Ransonnet. Museo de Hª Ntral. Viena


INICIO DE UNA PASIÓN
Publicado en Gaudí y Más. 10 de febrero de 2018


               De Eugen Von Ransonnet-Villez pasamos a Zarh Pritchard, del que sólo decir que fue un artista bohemio sería quedarse muy corto. Como asegurar que, de no haber caído en sus manos de niño el libro de Jules Verne, 20.000 leguas de viaje submarino, su vida habría seguido el lógico camino de cualquier estudiante de Medicina. 

   Empezaremos por definir a este inglés nacido en Madrás, India, como un artista siempre a la búsqueda de algo que él no sabía cómo explicar, tan sólo que se encontraba bajo la fina sábana marina. Diseñó su primer traje de buzo que le permitió pintar directamente a quince metros de la superficie. Inventó el aceitado de las telas donde los lápices de colores se transformaban en acuarelas fijas. -Bajo el agua -contestó en una entrevista-, los colores se intensifican, cegadores.

El inglés nacido en Madrás, India, Zarh Pritchard en 1918, con su cuaderno de dibujo.
En 1922, la revista La Doménica del Corriere publicó esta imagen de Pritchard pintando.
Obra de Zarh Pitchard pintada directamente en el lecho marino.

                                     Haciendo un arco, en octubre de este año 2018 el ingeniero químico, cineasta y pintor André Laban, compañero navegante de Jacques Cousteau, cumplirá 90 años. Con una biografía apabullante llena de hitos en cuanto a la innovación de artilugios marinos y cinematográficos, traemos aquí su obra más desconocida, la de pintor del mundo abisal. En 1952 se embarcó con el oficial francés Cousteau en su célebre navío Calypso y 14 años más tarde sintió que todo lo que había presenciado en ese tiempo tenía que sacarlo a flote por medio de la pintura, la afición artística que cultivaba desde los 11 años.  Una definitiva pasión entraba en su vida.


André Laban en sus inicios en el Calypso
André Laban en el centro. A la izquierda, Jacques Custeau


André Laban en plena tarea artística y preparando una exposición.
                         
                               Los cuadros del artista peruano Pascual Mimbela nos cuentan una historia apasionante que empezó cuando su padre, el gran Ángel Mimbela conocido por su sobrenombre de El Caballero del Mar, entró en el libro Guinness de los Records al cazar con su arpón un mero de 320 kilos.

   El impacto de esta gesta en el joven Pascual que tanto admiraba a su padre fue enorme. Aunque no lo llevó a seguir la afición pescadora de éste, cuando reclamado por pescadores de élite acabó convirtiendo en su medio de vida la maestría que lo había llevado a la fama, guiando por todas las aguas a profesionales internacionales en busca de capturas. Que el padre no deseaba para su hijo un futuro similar nos lo asegura el hecho de que nunca quiso enseñarle a bucear. Así que desoyendo los cantos fáciles, Pascual optó por derivar su futuro hacia la que había sido primera vocación del padre, aspirante a escultor antes de que la pesca de élite se cruzase en su camino.

  Aunque el Destino acostumbra a mover nuestros hilos, por lo que el chico aprendió a seguir por su cuenta la senda submarina y hoy, Pascual Mimbela, sigue llevando el apellido familiar por todo el mundo como el artista plástico que encontró bajo el azul su modo de expresión. De galerías a museos y exposiciones, los claros caminos y sus tesoros quedan fijados para la posteridad a golpe de espátula por el pintor peruano. 

Ángel Mimbela con el mero merecedor del récord Guinness
   

Diversas imágenes de Pascual Mimbela.
   
                                 Lo que son las cosas. Desde Tarrasa, antigua ciudad de Barcelona textil por excelencia, no se divisa el mar. Quizá o a pesar de ello, que Alfonso Cruz natural de esa localidad enfocara su vocación profesional primera como buzo profesional y buceador de la Armada Española, nos habla de su empeño como artista y su visión de poeta, amante de las profundidades que nos brindan sus claros caminos. Siempre desplegando un colorido que lo identifica a la primera mirada, nuestro artista está hoy considerado el más genuino e importante representante de una corriente pictórica no muy conocida a nivel popular, si bien está comprobado que convierte en fiel seguidor a cada nuevo observador.


Cruz con André Laban. Coprotagonistas de un documental sobre la pintura de la que son referente.


Pintando juntos y mostrando el resultado




Alfonso Cruz y tres de sus obras. Atención a la barca que se diría de cristal. Pincel transparente el del artista 
                                                    
Desde la derecha, Alfonso Cruz y André Laban. A la iz, Dan Cruz, comisario de la exposición, . 

                             La exposición llevada a cabo en el Museu Maritim de Barcelona en mayo de 2016 comisariada por el historiador Dan Cruz, hijo del artista, merece más información que la prevista en este breve perfil. Dejamos al alcance del lector la siguiente información gráfica y periodística del evento. (*)  


Ana Mª Ferrin
             

34 comentarios:

  1. Buen plantel de gente enamorada del mar, de sus profundidades, colores y texturas.
    Me encanta la barca con ese toque de transparencia cristalina.
    Un saludo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cruz es un pintor excelente. Que ahora está en su etapa submarina, pero el que sabe, sabe, y así se permite esa tela que tanto nos ha gustado. Saludos a ti.

      Eliminar
  2. Qué interesante y curioso reportaje. No conocía este tipo de pinturas ni a los artistas. Gran mérito, sobre todo de los pioneros que contarían con tan precarios medios para la inmersión.
    Preciosas pinturas. Gracias Ana María por hacernos llegar tan variados reportajes.

    Postdata. Soy ex tía Conchi. He cambiado el nombre ya que éste correspondía al Blog que compartía con hermanos y sobrinos. La inmediatez de Whas nos ha hecho cambiar de medio de comunicación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón para ti. El wash verbal es un avance de primera para el contacto familiar. Sobre todo para nosotros, que somos una tribu muy atareada.
      Verdaderamente, como dijo el torero, “hay gente pa tó”. Pa tó los que tienen talento artístico, claro. Porque algunos ni bajo el agua, ni sobre, ni en la estratosfera, tenemos ningún futuro en ese campo.
      Un abrazo, querida Conchi eNe, exTía Conchi.

      Eliminar
  3. Una entrada espectacular y con todo lo que me gusta la pintura desconocía esta técnica de pintar debajo del mar. Mi hija, Licenciada en Bellas Artes, seguro que la sabe, le preguntaré para informarme más.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy posible que ella lo conociera en sus tiempos de estudio. Pero tampoco sería raro que no. Cada día aparecen nuevas técnicas y géneros de los que no se tenía noticia, por eso es tan importante intentar estar siempre al tanto. Petonets.

      Eliminar
  4. Me ha sorprendido la pintura bajo el mar, el resultado es bueno.
    Gente fantástica!.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, curioso lo es.
      A ver qué te parece la próxima entrada, que redondea el concepto.

      Eliminar
  5. Incapaz de pintar ni un gato en la superficie, con mayor razón me asombran aquellos que logran pintar debajo del mar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te digo lo mismo que a Conchi eNe. No quiero señalar, pero hay individuos a los que su Hada Madrina cuando repartió los dones, debió despistarse.
      Pero tenemos otras muchas virtudes, Esteban, ¡Faltaría más!

      Eliminar
  6. Tres artistas desconocidos de las profundidades del mar. ¿Y por qué no? Los colores de los peces y los corales del fondo marino son inspiradores para cualquiera. Asombran los artilugios de los que se servían para alcanzar su objetivo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También tiene su importancia comprobar que varios elementos que él plasmaba en sus cuadros hace más de un siglo, están casi extinguidos. Besos a ti.

      Eliminar
  7. Conocía Laban. Fui fan de la serie de TV de Custeau en los '70 y asití a una exposición de Laban en 1989 en Caracas. Siempre me pareció excepcional esa forma de pintar. A los otros dos ha sido un descubrimiento.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que recuerdas el Mundo del Silencio, la película documental de Cousteau de los 50 donde Laban aparecía y para la que había proyectado y construido las cámaras submarinas. Por si te apetece volver a verla, https://www.youtube.com/watch?v=kgoKcr3kth4
      Saludos.

      Eliminar
  8. Curioso, interesante y muy admirable.
    Realmente fantástico.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuantas cosas nuevas que ignoramos encontramos cada día, Amalia.
      Otro para ti.

      Eliminar
  9. Me has trasladado a un mundo misterioso, mágico, lleno de color y vida que, si no llegase a ser por la inquietud, amor a la pintura y fotografía, de los personajes que mencionas, hoy en día seguiría siendo el gran desconocido.
    Me encantan las fotos que aportas.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podemos estar tranquilas con nuestra curiosidad. La magnitud de lo que ignoramos es tan apabullante que hay tema para que jamás dejemos de sorprendernos.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Una maravillosa e interesante entrada
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Nunca pensé que se podía pintar bajo la Mar Ana María, muy interesante como comenzaron los pioneros en la materia, su amor al la Mar es admirable. Gracias por toda la información y imágenes que nos aportas.

    UN beso de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando ves algo que te sacude y que parece que a nadie antes se le había ocurrido,si rascas siempre encuentras al pionero.
      Qué disfrute, Conchi.

      Eliminar
  12. Muy interesante este reportaje tuyo con datos, al menos para mi, desconocidos.
    La barca que parece de cristal me ha parecido una pintura extraordinaria.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La recreación que hizo Cruz de esa barca en el fondo del mar sólo sujeta por cuatro listones y algún clavo es soberbia, vista con los ojos del corazón.

      Eliminar
  13. Gracias por dar algo conocer detalles que no sabia e interesantese.
    Quise quedarme de seguidora para no perderte el rastro pero no veo donde.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma, gracias por tus palabras.
      Nunca he puesto el gadget de Seguidores ni sé cómo va.
      De nuevo, felicidades. Te enlazo.

      Eliminar
  14. Es muy interesante tu tema, me gusta mucho el mundo de la pintura...

    Ha sido un placer leerte.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver qué te parece la próxima entrada. Me alegra lo que dices.
      Quien ama el arte y la palabra jamás estará solo, Sakkarah.

      Eliminar
  15. Unos magníficos reportajes los tuyos llenos siempre de personajes con unas vidas muy interesantes y que la mayoría de las veces desconozco. Gracias por esa generosidad tuya en compartirlo.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la próxima imaginemos que una de las imágenes protagonistas es...
      O quien sabe.... de incógnito... quizá...
      Abrzsss

      Eliminar
  16. Gracias por tu aclaración. Para no volver a confundirme me agrego a tu rol de amigos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por la visita y por el detalle de volver a escribir y agregarte.
      Te enlazo.

      Eliminar
  17. Não conhecia Eugen Von Ransonnet-Villez e sua obra, que, pelas peças aqui editas, dizem bem da grandeza de sua arte. Vê-se que foi um artista que não se rendeu ao convencional, como tantos outros, como, por exemplo, Dali e Picasso. Belíssima postagem, querida amiga.
    Um abraço, Ana.
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas cosas ignoramos. Afortunadamente son tantas, que vamos a mantenernos distraídos toda la vida.
      Buen Fin de Semana, Pedro.

      Eliminar