Foto cabecera

AMFST.Q.S.SIOULE Días de cátaros, Gaudí y Ana Mª Ferrin en Francia. (JMSimagen)





FIESTAS DEL DIOS BACO EN BAÑOS DE VALDEARADO: VENI, VIDI, VICI



                                              Ningún oráculo había anticipado los acontecimientos que acabarían precipitándose sobre Ana 
aquel domingo 26 de agosto de 2018...

 


                              Con el cielo reluciendo como la grupa de un potro...(1)

                
                     ... llegaba la reportera sobre las 13 horas a Baños de Valdearados, en Burgos, con el proyecto de hacer una crónica del evento que se celebraba en el lugar por XIXª vez, en homenaje al Dios Baco. Captar la diversión de la fiesta, el que sus 400 habitantes duplicados en ese fin de semana salieran a la calle vestidos de romanos con toda pompa y tronío, prometía. Entre patricios, centuriones, esclavos y sobre todo adoradores del mosto de la tierra, se celebraba el hallazgo que tuvo lugar dentro de su demarcación allá por la década de 1970, de una majestuosa villa romana de los siglos IV y V, de diez habitaciones, cuya joya es el espectacular mosaico que forma el suelo del salón principal. 
   
  La escena de esa pieza la forman dos paneles dedicados al dios Baco, presentando al personaje en su vuelta triunfal a Roma tras su viaje a la India con sus acompañantes y dos panteras. Y eso que sólo ha salido a la luz un 10 % de lo que contiene el asentamiento, por lo que aquí corto la descripción histórica que dejo a disposición de los estudiosos y futuros visitantes que deseo la disfruten in situ.

   Ese era el plan. Sin embargo, el meollo del relato, lo surrealista de Baco y sus bacantes, sátiros y ménades, estaba destinado a tomar una deriva inimaginable en Baños de Valdearados...  

   


Cartel y episodios de la fiesta . (2)

Dos escenas del mosaico 

SINFONÍA EN SEIS "BES":
 BACO, BAÑOS, BURGOS,  
BUÑUEL, BARDEN Y BERLANGA 


Publicado en Gaudí y Más. 22 de septiembre de 2018
                                                        

                            Antes de nada, déjenme decirles que no se puede tener más arte recreando una época que el de esta localidad burgalesa. Se trata de una fiesta con gracia, mucha historia de la buena y sobre todo, mucho humor y ganas de vivir.

   Ya el día anterior había tenido lugar la Baco Race (*), prueba atlética de unos 4 km y medio donde se corre esa antigua unidad de longuitud, la legua romana, en la especialidad que elija el participante. Con la solera añadida de hacerla en compañía de auténticos romanos y rodeados por 17 siglos de sus piedras civilizadoras.


Entre los participantes un aristocrático citarista con su lira.

Las estatuas cobran vida...
Componiendo coronas de laurel
                          





La variedad de escenas es notable (As.Cult.BacoBañosVald.)

                            En el fin de semana se agrupan numerosas actividades recreando la época, en las que se vuelca el pueblo entero dándole color visitantes que no son sólo turistas, se sobrepasa en mucho ese concepto porque asisten muchos colaboradores de otras partes de España caracterizados con todo detalle para la ocasión, así una Legión llegada de Bilbao, otros recreadores que viajaron desde Calahorra, selectos Seguidores de Baco venidos de Cantabria. También un divertido y zarrapastroso trío de gladiadores que imagino compañeros huídos de la arena con Espartaco. Y al menos un serio oriental hacia el que se giraban todos los rostros que se cruzaban con él.  

   También hubo conciertos y bailes y coros. Puestos de artesanía, talleres gastronómicos y de fabricación de ladrillos de adobe con barro y paja. Demostración de artes cetreras con diestros halcones y halconeros, venta pública de esclavos, degustaciones varias. Pero no nos engañemos, la parte mollar de las fiestas la constituye la Bacanal de Baco. Una quincena de actores y músicos de la compañía Teatro Destellos, con tanto oficio como guasa fueron quienes animaron la comida y su posterior sobremesa

   Desfilando por entre las tres hileras de mesas infinitas donde cada comensal batallaba con su escudilla de carne y su jarra de vino, mientras el ambiente se iba caldeando.



                                 
Tres imágenes de la Asocación Cultural Dios Baco, de Baños.  El mismo espíritu en los ojos tras 17 siglos. (A.C.B.BañosVal.))


                                Tocados de pámpanos y escuetas vestimentas en las que no se utilizaron más de un par de albos pañuelos para confeccionarlas, aparecen los adoradores del dios acompañados de los músicos. Poco a poco la púrpura característica del divino tinto que se cría en una zona de tanta categoría vinícola como es La Ribera del Duero, va tiñendo cuerpos y ropas de los artistas. 

Ante una cuádriga, dos bañucos, gentilicio del lugar, con un visitante palentino (AMF)
Una muestra de los Seguidores de Baco llegados desde Cantabria. (A.Mª.F.)





Diversas imágenes de la Fiesta de Baco (A.Mª.F.)




El banquete sigue, la bacanal avanza... (As.Cult.BañosVald)
Un recuerdo
                
                                      Mientras, al tiempo que se contorsionaba para encuadrar las fotos sin tiempo para comprobar lo que estaba captando, la cronista recordaba las Navidades junto a su madre, cuando reunía en su mesa a una mezcla variopinta de familiares cada uno con sus peros, repitiendo el párrafo mágico que cada año lanzaba muy seria antes de empezar la cena: 

                    - En esta mesa no se habla de dinero ni de política. Ni de enfermedades, ni de tristezas. Aquí nos hemos reunido para ser felices.

   Poco imaginaba ella el increíble Fin de Fiesta que estaba por llegar.



Continúa...


Ana Mª Ferrin

(1)  Prendimiento de Antoñito el Camborio en el camino de Sevilla. Romancero Gitano. Federico García Lorcaw.

(*) GENUS LIBERO CIRCURE DEUS sería lo correcto, según traducción de urgencia.

25 comentarios:

  1. Tus palabras y el soporte gráfico de tu entrada, además de gustarme, me ha traído a la memoria los recuerdos de la Fiesta de la Vendimia de mi Valdepeñas natal.
    Estaba tan abstraído con los pormenores de tu reportaje que ese continua... me ha dejado con perentorias ganas de saber como acaba la fiesta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siendo de Valdepeñas no me extraña que te llame la Fiesta de la Vendimia. Yo no bebo, pero siempre que he estado he vivido una alegría contagiosa, quiza por los aromas. O porque ya llevo la fiesta en el ADN…

      Eliminar
  2. Qué fiestas tan bonitas y que participativa la gente del pueblo. Tuvieron que ser muy interesantes y divertidas.

    Muchos besos, una suerte haber estado allí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está confirmado que son de las mejores recetas contra la depresión. Y mientras más sencillas y el pueblo más pequeño, mejor. Aquí tienen unos 400 habitantes y cada uno era a la vez participante, actor y organizador. Besos a ti.

      Eliminar
  3. Siempre viene bien divertirse un poco y olvidarse de las tristezas cotidianas. Eso sí, los émulos de Baco tuvieron aquí una buena ocasión para hacer honor al dios romano.
    Un saludo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes. Baco debía relamerse al ver tanta diversión con tan poca inversión. Y aparte los actores, qué interpretación más real.

      Eliminar
  4. ¡Baco mío! ¡Vaya mesas de comensales! ¡Vaya mosaico! Teniendo en cuenta lo que me gustan los mosaicos (recuérdese que en mi casa de campo tengo un total de 27 metros cuadrados en varios paños de construcción y cinco columnas redondas con diversos mosaicos), este, dedicado a Baco, me parece uno de los más espléndidos que he contemplado, en fotografía. No pasará mucho tiempo para que lo visite en directo.
    Esta fiesta, en recuerdo de una época histórica lejana pero de una importancia crucial para la cultura occidental, me parece excepcional y con la que se premia a todo un pueblo y visitantes, por un trabajo duro, meticuloso y colaborativo: la vendimia y su ancestral bebida de vida. Representarla, además, con “maquetas” vivas, amigos de la felicidad y compañeros de este camino que recorren unidos, celebrando un recuerdo real de los ancestros que iniciaron la explotación agrícola y posterior transformación en ambrosía, es un acierto y una verdadera fiesta auténtica, sin copias ni reconversiones. Una auténtica bacanal recordando a un ser mitológico que poseía la cualidad de transformarse de dios en humano y viceversa. Continuemos… es necesario disfrutar más. Un gran abrazo, Anamaría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, las "maquetas vivas" se lo pasaron en grande ya fueran nativos o foráneos, ya que allí todos eran iguales: romanos de pro perfectamente ataviados. Puestos a elegir la mayoría optó por ropas patricias y con toda la razón, la miseria solo engendra miseria.

      Eliminar
  5. Curiosa celebración. Seguro que es divertida.
    Muy buenas las imágenes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amalia, no lo dudes. El próximo año te vas vestida de romana de alta alcurnia, estarás guapísima. Un beso.

      Eliminar
  6. Pero supongo que usted, además de fotógrafa del evento, se permitiría echar algún traguito, ¿no?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fotógrafa tiene intolerancia al alcohol y nunca ha podido beber más de dos sorbos, así que se ha perdido ese punto de locura. Menos mal que ya la llevaba de serie...

      Eliminar
  7. Me ha llamado la atención. Iría de buena gana a celebrar.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No olvides el próximo agosto que tienes a tu alcance vestir otro tipo de túnica blanca en Baños de Valdearados. Y que Julio César concedió la ciudadanía romana a todos los médicos, muchos de ellos griegos, y que Nerón los elevó a la máxima categoría.

      Aunque seguramente todos estos apuntes ya los conoces, me ha gustado recordarlos. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Una fiesta muy curiosa, divertida e interesante que desconocía. Por aquí hay pueblos que celebran la época medieval, la época de los romanos en Calahorra que has mencionado y hasta el asedio de los franceses a los logroñeses y su resistencia donde también se visten de esa época.....La que nos muestras me ha encantado.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olé, Charo!! Tienes a tu disposición una serie de vivencias de lo más divertidas. Cambiar de época varias veces al año, pura ciencia-ficción. Un beso.

      Eliminar
  9. Me encanta este tipo de fiestas tradicionales de las que se recuerdan tiempos pasados y uno las disfruta en la actualidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente tan creativa, con nada montan un fiestorro impresionante. Mira los de Bunyol con la Tomatina.
      Otro para ti.

      Eliminar
  10. Inimaginable que en un pueblo burgalés tan pequeño se puedan montar estas fiestas de recreación romana. Y además dedicadas al dios Baco, a quién mejor que a él... Espero que el fin de fiesta no acabe como las bacanales romanas, con vomitonas y asalto a las danzarinas... ¡Genial!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí más bien eran los músicos y danzantes los que acosaban a los habitantes, pero con tanta gracia y guasa que solo verlos era un espectáculo. En cuanto a lo otro que nombras ya leerás...
      Besszz

      Eliminar
  11. ¡Qué fiesta tan atractiva, Ana María!
    Quise conocer ya por Goggle el final de la historia, pero no encontré referencia al caso de la reportera, de modo que como dicen aquí en Chile "me pasé de vivo" y esperaré humildemente el próximo capítulo tuyo.

    Como lo pone Charo más arriba, yo también te mando
    besicos.
    (Acá no usamos esa expresión, pero me agrada).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Charo es de La Rioja, y allí como en Aragón y partes de Murcia y Castilla-León también utilizan el sufijo "ico". Y en sefardí o ladino, las terminaciones siguen siendo "iko", muchachiko, ijiko, etc.

      Yo te los mando también pequeños y en catalán: Petonets.

      Eliminar
    2. Aquí en Chile somos también muy dados a los diminutivos, pero del tipo pancito, chiquitito, empanadita, estufita, muchachito, hijito y en el caso que nos convoca...besitos.

      Eliminar
  12. Es increíble la riqueza de fiestas que tenemos en los distintos rincones de este país. Diferentes, imaginativas, sorprendentes... Al final habrá que agradecer las distintas invasiones, con sus correspondientes culturas, que llegaron a nuestras tierras, y que ahora recrean los pueblos que, olvidando lo cruento de ellas, es capaz de recordar de la manera más lúdica.
    En Murcia, las fiestas de Moros y Cristianos que son relativamente jóvenes, van adquiriendo cada vez más esplendor e importancia.
    Esperando ese desenlace de tu experiencia romana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes. Somos lo que somos por las diferentes invasiones que tuvimos y que supimos asimilar mezclándonos con ellas, lo que no deja de ser una forma de conquista.
      A los murcianos lo de Moros y Cristianos os queda corto, no olvidemos que el fundador de Cartagena fue el general cartaginés Asdrúbal el Bello, caracterización que bordaría el erudito Antonio Campillo.
      A ver quien mejora eso.

      Eliminar