Foto cabecera

AMFST.Q.S.SIOULE Días de cátaros, Gaudí y Ana Mª Ferrin en Francia. (JMSimagen)





URUEÑA. VILLA DEL LIBRO Y LOS CALÍGRAFOS




…¿Conocéis el lugar donde van a morir
las arias de Händel?... Está aquí,
 en el centro del centro de Castilla…
en una tierra con más cielo que tierra…
donde se tensa, como un arco,
                                                                                           la luz…

 Antonio Colinas (*) 


                  
                                Enclavada en un cerro de letras, vadeando pantanos de signos, la villa medieval de Urueña en Valladolid, nos aguarda recortando sus murallas entre un festín de nubes. Murallas que son lo único visible del pueblo desde la ermita de la Anunciada, ya citada en el siglo X. Una joya del románico con influencias catalanas y lombardas, única muestra de ese estilo en todo el reino castellano-leonés cuyo retablo del traductor al latín de la Biblia, San Jerónimo, Patrón de los libreros, traductores y eruditos, anuncia que nos dirigimos hacia un feudo del saber.  



Vistas de Urueña
Entrando por la Puerta del Azogue...
Un visitante palentino aprovecha para llevar un regalo (A.Mª.F.)




Ataviados con rigor, en Urueña se torna al medievo (Img. A.Mª.F.)


 NATURAL, SIN CONSERVANTES NI COLORANTES

Publicado en Gaudí y Más. 2 de marzo de 2019


                         
                                   En Diciembre de 2011 publiqué un trabajo haciendo referencia a los  maestros calígrafos y, como sucede a menudo, tras abrir la ventana de esa exquisita rama artística no muy conocida, empecé a recibir correos donde un buen número de estudiosos me transmitían su satisfacción por haberme ocupado de su mundo y casi todos hacían referencia a Urueña, citando su asociación de calígrafos y su Centro Miguel Delibes, espacio dedicado a la Lectura y la Escritura que lleva el nombre de quien fue inolvidable novelista y dramaturgo, apasionado divulgador de sus tierras castellanas. Todo ello nos dejó la inquietud por volver a visitar con tranquilidad ese lugar tan especial que conocimos hará unos diez años, lo que hicimos en San Jorge de 2012.

  Justo al entrar en el pueblo pasé junto a un dibujante que trasladaba a su cuaderno, con buen trazo y semblante sereno, un portón zurcido por la hiedra, teniendo por compañía muy cerca suyo un vaso y una botella de vino tinto con un nombre rotundo: Quebrantarrejas.


Ermita de la Anunciada, s.X

La calígrafa Esther Gordo escribiendo en una fachada de Urueña



´Librería Alcaravan



Librerías y libreros en Urueña (A.Mª.F.)
Imagen de Miguel Delibes en plena operación de caza y pesca.
Entrada al Espacio de Miguel Delibes

La información a la entrada del pueblo, señalada con plumillas, te avisa del tipo de lugar

                                             La conocida como Villa del Libro se engalana el día 23 de abril austeramente, a la castellana, con el producto natural del sitio que es el libro para honrar a San Jorge, patrón de su región. Lo hace a conciencia, con puestos doselados que reinan al vaivén del aire por la placita que primero acoge al visitante al cruzar la muralla por la puerta del Azogue y también junto a todas las librerías ocultas tras los muros y puertas historiadas del lugar.

   Los libros en Urueña son apetecibles y variados. Nuevos y de lance. De Arte y exquisitos. Raros, usados, descatalogados, incluso manuscritos. Los carrasqueños (1) han demostrado ser listos, muy largos, y saben que en el ambiente editorial repleto de oquedades un minúsculo lugar como el suyo poca guerra podría dar, al peso nadie compite con esas firmas que combinan despacho en Nueva York, con imprentas en China y toneladas de papel.


Marionetas, libros y tesoros infantiles
Preparando una clase
Los chicos, aplicados a un nuevo saber
   
Por la calle, una duendecilla cuentacuentos (A.Mª.F.)

Piano en una librería infantil


                                            Por eso, muy cucos ellos, guardan el secreto de que el universo literario oculta en su territorio un desconocido archipiélago lector, el compuesto por seres que si raramente se molestarían en cruzar una calle por títulos del tipo: Abrí mi alma en Tele5, o Como ser Paris Hilton, sí son capaces de viajar un largo trecho para sumergirse en Urueña, arcón de libros sabios y divertidos por los que nunca apostaría una multinacional. Libreros y lectores de un lugar que son de esa raza a la que siempre se refieren los entendidos como, a punto de extinción, pero que resiste. ¡Vive Dios que resiste! En catalán son conocidos con una bella palabra cuasi cervantina: lletraferits, o letraheridos.  Por la lectura, la cultura, la curiosidad. Por el ansia de saber.

   Si usted visita Urueña se sorprenderá varias veces. Pese a sus dimensiones y sólo contar con 185 habitantes, se encontrará con 4 varios restaurantes y bares, 4 atractivos museos, entre otros el Etnográfico presidido por el musicólogo y cantautor Joaquín Díaz. Más el del Libro donde se ubica la  Asociación Alcuino (2), punto de unión y enseñanza internacional para los interesados y practicantes calígrafos. Doce librerías. Con una, especializada en cuentos y libros infantiles desplegables, cuyos muros decorados y caligrafiados invitan a trepar de regreso a la infancia a través de pasajes como el de Hans Christian Andersen en El Jardín del Paraíso: -Érase una vez un príncipe, hijo de un rey: nadie poseía tantos y tan hermosos libros como él…


 Joaquín Díaz durante la presentación de un libro en la librería Oletvm de Valladolid
(El Norte de Castilla)
Rabano Mauro y Alcuino de York ofrecen una obra a Otgar de Maguncia. S. 8-9
                                      
Dos representaciones de San Jerónimo, como penitente y escritor
                                             
                                        Cuatro son los elementos indispensables para el calígrafo, definidos en el mundo oriental como Los Cuatro Tesoros del Erudito: La tinta, el tintero, la pluma o pincel y el papel. Con los tres primeros útiles más lo necesario para nuevos soportes, varios artistas han recreado por los muros de la villa fragmentos de los textos que han impactado a cada uno de ellos.

  Allí, el poema en inglés que un preso de Guantánamo logró arrancarse de dentro el día que consiguió perderle el miedo al miedo. Más allá, un caligrama. Y muy cerca, el homenaje de un finlandés a García Lorca. Un fragmento de Borges. Otro de García Márquez. El capítulo 50 de la 2ª Parte de El Quijote. Otro caligrama.

   Los renglones rebrotan desde dentro de las casas hacia fuera, puentes de vida, como si las voces de sus autores regresaran a nosotros con el don de traspasar las paredes. Un texto de Delibes, cuenta: …Y empecé a darme cuenta de que ser de pueblo era un don de Dios… Mientras el de Antonio Colina pregunta: …¿Conocéis el lugar donde van a morir las arias de Händel?... Está aquí, en el centro del centro de Castilla… en una tierra con más cielo que tierra…donde se tensa, como un arco, la luz…


Ana Mª Ferrin
                           
(1) Poema, ¿Conocéis el lugar...? Libro Desiertos de Luz
     https://poemadelasemana.wordpress.com/2012/03/12/antonio-colinas-conoceis-el-lugar/ 

Gentilicio de los nacidos en Urueña


(2)  En homenaje a Alcuino de York, erudito inglés de los siglos VIII y IX


13 comentarios:

  1. Ahora que está tan denostada la expresión escrita en este mundo de maquinitas donde prima lo visual, viene muy bien reivindicar aquí esta profesión de calígrafo, tan artesana y cultural, que nos remonta a esos amanuenses de la Edad Media que mantuvieron viva nuestra lengua.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Qué maravilla, Ana María, esta reivindicación de los calígrafos, sobre todo en nuestros tiempos de valores trastrocados. ¡Urueña! a manera comparativa solamente me cabe recordar un viejo dicho:lo bueno siempre viene en frasco chico.

    ResponderEliminar
  3. Un pueblo que para cada 12 habitantes tiene 1 librería debería ser catalogado como Patrimonio de la Humanidad.
    Y más se le une esa belleza única del románico que es la ermita de La Anunciada y ese amor por la bella escritura.
    Gracias de nuevo por compartir tus saberes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana:
    De pequeño, hacía caligrafía, para mejorar la letra. Hoy incluso, intento manrener ese hábito. Me ha gustado mucho este post de calígrafos.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo en mi colegio el cuaderno de caligrafía y cómo las monjas tenían buen cuidado en que escribiéramos bien.Me ha encantado este pueblo.Besicos

    ResponderEliminar
  6. Es impresionante tanta riqueza literaria en un pequeño pueblo.
    Recuerdo con agrado los cuadernos de caligrafía de pequeña.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El último intento de visitar la villa de Urueña se saldó con un rotundo fracaso. La lluvia arreciaba sin cesar, así que aparcamos en coche en el interior de sus muros y nos acercamos andando hasta el museo sin entrar, pues a esa hora estaba cerrado. A pesar de que nos asomamos desde la muralla con el vano intento de encontrar la ermita de la Anunciada, nos fue imposible de localizar entre tanta neblina. Así que nos montamos en el coche y nos fuimos. Estaba claro que aquel no era el día para recorrer con parsimonia esta bella villa castellana.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Qué hermosos rincones tiene nuestra España. De Norte a Sur. De Este a Oeste. Y cuántas cosas bellas y cuántas bellas gentes.
    Me parece fantástico, Ana María, que tú las difundas, ya que tendemos al atávico pesimismo español y no apreciamos todo lo bueno y positivo que nos rodea. Más bien enfatizamos y nos enfangamos en lo negativo
    Gracias por lo que nos aportas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Qué recuerdos!!.
    Y qué bonito es todo lo que compartes, Ana María!.
    Un encanto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Qué maravilla, Ana. Cuanta magia se esconde en ese pequeño rincón y cuanta sabiduría. Me ha encantado el bonito reportaje que nos muestras. Una pena que habiendo estado tan cerca, no lo haya visitado todavía.
    Siempre es un placer visitarte querida amiga.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  12. encanto, magia y esplendor!
    Una verdadera belleza.
    Gracias por compartir.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Me alegra mucho que contribuya al conocimiento de este pueblo tan dado a la cultura por medio de los libros, y ello pese a su tamaño tan reducido.
    No he estado nunca, pero no le quepa duda que no tardaré en visitarlo.
    Saludos y muchas gracias.

    ResponderEliminar