Foto cabecera

Compagnia-Mvula-Sungani-ph.-Antonio-Agostini Compañía de Danza Mvula-Sungani. Roma. (Antonio Agostini)





FRANCISCO COELLO DE PORTUGAL: ARQUITECTURA CON AURA


                    Nada hacía pensar que aquel niño nacido en el Jaén de 1926, cuyos problemas cardíacos temían los médicos que no le permitirían vivir más allá de la adolescencia y que hasta los catorce años tenía que ser trasladado en brazos en muchas ocasiones, llegaría a los 87 años trabajando sin descanso. Ni que su carrera de arquitecto, que pareció quedar anulada cuando al poco tiempo de recibir su título decidió abandonar la profesión iniciando la carrera sacerdotal de fraile dominico, tendría una continuidad. Tampoco era previsible que al año de iniciar sus estudios eclesiásticos, cuando la Filosofía y la Teología le hacían pensar que ya nunca retomaría el compás y la escuadra, iba a recibir el encargo de realizar en León el nuevo Santuario de la Virgen del Camino (1).

                   Ni que a partir de ese momento hasta pocos días antes de su fallecimiento el pasado viernes 16 de Agosto, las dos vocaciones quedarían fundidas en un apasionado currículum llegando a rondar las 400 obras. 




Cincuenta años separan las dos fotografías.
Arriba,  Fray Coello en el Seminario de Palencia,
abajo, en una de sus últimas imágenes. 

“RECUERDA: MURO DE HORMIGÓN Y FACHADA DE VIDRIO”

Publicado en Gaudí y Más. 15 de Septiembre de 2013


                 Pero hoy se impone dejar a un lado sus dos vocaciones. Pasando de refilón por una vida profesional tan relevante enfocaré la atención hacia el magnífico ser humano, pues aparte de su obra, la fortaleza moral y física de este arquitecto ha dejado un rastro de admiración entre quienes lo trataron. Toda persona que me habló de él, lo hizo con admiración, cariño, respeto, y más cuando han sabido que llevaba dos años y medio sometiéndose a una diálisis que inició periódicamente un día a la semana, para terminar sufriéndola a diario sin dejar de acudir a su estudio hasta que su debilitado corazón dijo basta.

                 Por todo ello, ofrezco mi homenaje a la persona que conocí a principios del presente siglo, cuando lo entrevisté a propósito del libro que estaba preparando sobre su compañero en las obras del Santuario de León, Josep Mª Subirachs, en el que Coello ocupó buena parte de un capítulo y con el que me encontré varias veces después. Al que escribí un texto para el monográfico que le dedicó el colegio de Arquitectos de Almería (2) tal y como me pidió, y con el que hablé a menudo todos estos años. La última vez que conversamos fue por teléfono en el pasado junio y por muy poco no tuvimos en julio una entrevista personal en Madrid, ya que un viaje imprevisto me obligó a posponer la cita para un septiembre que ya no podrá ser. 

                   Entre mis recuerdos,  el día en que se rió de buena gana cuando le conté que un antiguo alumno del colegio dominico me había confiado varios temas humorísticos. Uno de ellos, la leyenda guasona que corría por León durante las obras del Santuario afirmando que aquello no era un edificio religioso: que en realidad era el fósil de un trasatlántico que se había hundido y del que solo emergía la proa petrificada. Otra queja en forma de anécdota cómica y real transmitida por el P. Rodríguez Lebrato la protagonizaba una señora, a la que después de acudir con su nieta al Santuario y de explicarle que si era buena y obediente iría al cielo con la Virgen y los santos, la niña rompió a llorar, diciéndole: - Yo no quiero ir al cielo con esos santos tan feos (3).

                   Escuchar las explicaciones de Fray Curro era un placer. Uno de sus sobrinos nietos, el también arquitecto Tilopa Van Pallandt que vivió muy cerca suyo y puntualmente trabajó con él durante los últimos seis años, destacaba el pasado viernes una característica de su tío que quizá fuese la clave de que todo el que lo trató lo recordase con afecto: - Mi tío tenía la cualidad de hacer sentirse especial, único, a todas y cada una de las personas que trataba. La faceta familiar estaba muy enraizada en el P. Coello por medio de sus hermanos, sobrinos y sobrinos nietos de una gran familia, donde Tilopa recuerda que para los pequeños, las visitas del tío dejaban el halo de un Papa Noel.


Dº Pablo Díez, empresario leonés, mecenas del Santuario.

Luis Almarcha Hernández, obispo de León. 1944-1970


Los dos Santuarios de la Virgen del Camino, en León. El antiguo, y el actual
construido entre 1959-1961 por el P. Coello de Portugal.

              Rememorando aquellos días tan decisivos, cuando intentaba convencer a las autoridades eclesiásticas de que era preciso adaptarse a los nuevos tiempos, que pedían una arquitectura luminosa y clara abriendo la mano a las nuevas tendencias del arte, surgían situaciones curiosas acerca de la fachada que diseñó el escultor:

                - El Obispo Almarcha era muy carca, pero le gustó la obra que proponía Subirachs y al final la aprobó, igual que Don Pablo Díez. Subirachs trataba los bronces como hace siempre con sus materiales: con la mano, con un palo, con cualquier cosa que le sirva para darles la forma que él quiere. Estaba continuamente con la Biblia en la mano, yendo a la Catedral de León para confirmar los rasgos que pensaba darle a cada apóstol, buscando representar a cada uno con algo que lo distinguiera…

                  Al correr el tiempo llegué a la conclusión de que a pesar de la abultada cartera de encargos que había construido, aquella primera obra en León con el entusiasta grupo de creadores compuesto por el mismo Coello, con Subirachs, Albert Ráfols Casamada, Domingo Iturgaiz y el vitralista francés Gabriel Loire, de Chartrés, significó algo muy serio en la vida del fraile arquitecto. Creencia reforzada al comprobar su interés por visitar en Barcelona al escultor, al enterarse de que una dolencia lo había apartado de su profesión (4). La última vez que se habían visto había sido en Torrelavega en 2003, durante la conmemoración de los cuarenta años transcurridos desde la segunda y última obra donde colaboraron juntos, en el colegio de Nuestra Sra. de La Paz.

                  La aportación de Subirachs a la obra del colegio, pedida por Coello, transformó la dureza del desnudo edificio coloreando el hormigón de un tono ocre, e ilustrando sus muros con la palabra PAZ en un buen número de idiomas. Claro antecedente de la solución dada por el escultor a las puertas centrales de la fachada principal de la Sagrada Familia, la de la Gloria, que muestran por toda su superficie la oración del Padrenuestro en más de cincuenta idiomas.


La Virgen y los apóstoles, obra de Subirachs en el Santuario de la Virgen, en León

Iz, P. Ángel Lucas y P. Antonio Riaño, párroco, Subirachs, Vicente Sámano,
aparejador, Charo Cagigas, Dtra. del Colegio La Paz, Fray Coello, y Mariló
González y Nilo Merino, representantes de la Asociación de Padres.



Arriba, colegio de Ntra. Sra. de La Paz, y detalle de la fachada. con la Virgen

                        En la villa cántabra una publicación celebró el encuentro de aquellos responsables con el titular: El Regreso de los Cuatro Magníficos, algo tan acertado como cierto, ya que además del arquitecto y el artista, tanto la lucha por conseguir los fondos por parte del superior de la Orden, P. Ángel Lucas, como el esfuerzo del  aparejador Vicente Sámano logrando solucionar los problemas técnicos que presentaba el grabado de la fachada, -según palabras de fray Coello-, ambos nombres merecían gran parte de los honores como auténticos responsables del éxito. La obra está catalogada como Patrimonio Cultural de Cantabria.    

                       Un anexo. De la importancia que daba Coello tanto a la obra gaudiniana como a la intervención de Subirachs en la fachada de La Pasión, da fe la profesora de griego Alicia Gómez Martín, buena amiga del fraile desde que se conocieron en Salamanca el año 1972. El pasado viernes, de camino en el tren hacia León para asistir a la misa que se le dedicó al P. Coello, refería la siguiente anécdota protagonizada por el sacerdote, ya muy debilitado, que a pesar de haber pasado no hacía mucho por un tercer infarto y encontrarse en pleno episodio de diálisis, quiso acudir una tarde a una conferencia sobre Antonio Gaudí en la Real Academia de Doctores, entidad de la que era el miembro nº 59.  

                         Situado entre el público en compañía de unos familiares, Coello siguió atentamente la disertación hasta su fin, momento en que se abrió el turno de ruegos y preguntas y el maestro Coello se puso en pie. Desde la mesa, al verlo levantarse ya anunciaron que quien tomaba la palabra era el arquitecto Francisco Coello de Portugal y Acuña, quien dio salida al interrogante que había estado dando vueltas por su mente mientras escuchaba las palabras del orador: - Ha sido muy interesante su conferencia. Usted ha hablado de la construcción del templo, de su interior, de la fachada del Nacimiento –vino a decir más o menos Fray Coello-. Pero tengo una curiosidad. Quería saber porqué no ha mencionado para nada la fachada de La Pasión, con toda la obra escultórica de Josep Mª Subirachs. 

                            El público miraba en silencio al caballero delgado de cabellos blancos, erguido, donde unos ojos muy brillantes destacaban en su rostro curtido por la intemperie de sesenta años de sol y vientos. En sorprendido silencio también el conferenciante, rompió la pausa para responder amablemente que aunque esa fachada también era interesante, la conferencia estaba centrada en la figura de Antonio Gaudí. Coello no le replicó, guardó silencio y no rectificó al historiador aclarándole que siendo cierto que Subirachs era el autor de las figuras y las puertas, el diseño de la fachada de La Pasión también era un proyecto de Antonio Gaudí, aunque por la ruptura que presenta comparada con el resto del templo, por lo revolucionaria y vanguardista, nadie lo diría.

                           Principales artífices del Santuario junto a Fray Coello

Josep Mª Subirachs, escultor.

Gabriel Loire, de Chartrés, Francia. Vitralista

P. Domingo Iturgáiz, dominico y artista

Albert Ráfols Casamada. Poeta y pintor
                
                       Fray Coello, el monje motero que visitaba las obras vestido con el hábito blanco que transportaba plegado sobre el sillín trasero, tenía mucho en común con el escultor Subirachs en aquellos años cincuenta. Andaban entonces los dos sobre la treintena y en una España aislada de la vanguardia mundial, ambos, cada uno por su cuenta, se las habían apañado para viajar por Europa. Subirachs buscando salida a sus creaciones. Coello en su moto, con hambre de conocer la vanguardia alemana.

                 Cuando se convocó el concurso para la fachada del Santuario leonés, el proyecto de Subirachs llegó en el último momento a la mesa del Jurado. –Lo hizo enviando la propuesta modelada en barro de los doce apóstoles formando un frontispicio a la manera románica -recordaba Coello durante la entrevista que le hice en Madrid en 2003-. Sólo que en lugar de ser el Pantocrator quien ocupara el centro de las figuras, aquí el motivo protagonista era la Virgen en actitud de elevarse a los cielos. Las figuras venían pegadas en el fondo de una caja –creo que era de zapatos– y ya daban la sensación de verse acabada la obra y colocada en la fachada del Santuario.

                 … Subirachs era un terrible enamorado de Gaudí, ahora estoy convencido de que estaba predestinado a continuar la Sagrada Familia ya que Gaudí también vino a León para hacer dos obras importantes, en la capital y en Astorga. Las puertas que hizo Subirachs para el Santuario son soberbias, basta verlas para comprender que de aquí partieron las que hizo para la Sagrada Familia.

                   Por sí solo, sin indicaciones ajenas, el escultor suavizó bastante el primer proyecto de sus apóstoles, mucho más abstractos de lo que resultaron al final.


Dibujo de Antonio Gaudí de la Fachada de la Pasión realizado en 1911.

Una de las primeras interpretaciones del dibujo de Gaudí hecha por  J.Mª Subirachs.

Vista de las esculturas y puertas de Subirachs ya colocadas en la Fachada de La Pasión.

                 – Antes de conocerlo ya me interesaba su obra, sobre todo por el tratamiento que daba a sus bronces –añadió el dominico entre anécdotas de la construcción–, y sí, me gustó el resultado final de lo que hizo en el Santuario. Pero que quiere que le diga, aún me gustaban más las primeras figuras que presentó, eran más atrevidas, rompedoras. Pero de todas formas él siempre era original y lo investigaba todo, todo lo hacía con un porqué.

                … Cuando grabó los mandamientos en el atril, al hacer el quinto mandamiento dejó un hueco tremendo en medio de la "V", tanto, que yo le dije: “Oye, te has pasado con el agujero,¿no crees que es demasiado grande?” Y metiendo el puño dentro del agujero me sorprendió, porque él, que siempre hablaba en tono bajo, me dijo así, muy fuerte, muy apasionado: “No, no. El quinto mandamiento es “No Matarás” y se tiene que ver muy claro, ¿lo ves? Tiene que ser así, que impacte, como un puñetazo en plena cara”.

                   Varios elementos del Santuario resurgían de vez en cuando en alguna obra nueva del arquitecto. No hará mucho tiempo hablando de que tenía en marcha una iglesia en Taiwán, me contó que pensaba hacerse un “autorrobo” copiando a escala reducida el campanil de la Virgen del Camino para colocarlo en la iglesia china. Y más elementos de esa primera obra leonesa había ido colocándolos por el mundo. A la vez, entre 1994 y 2008, las distinciones que nunca se habían detenido en su figura empezaron a llegarle a buen ritmo (5).  



Friso de la Facultad de Derecho de Barcelona con los 10
Mandamientos. Un hueco en el 5º, "V", "No Matarás"

El campanil del Santuario del Camino, en León.

El Cristo de hierro de Subirachs, en el Santuario

Padreenuestro en las Puertas centrales de la Gloria en la Sda Familia.

 Coello de Portugal en la época de la construcción del Santuario

                   En cuanto a las veces que seguimos comunicándonos en estos años, raro era que de una u otra forma no acabara haciendo alguna referencia a su obra primeriza en León. Y de ella, el Cristo que Subirachs había creado para el Santuario era su pieza preferida.

                     Precisamente diversas cuestiones relacionadas con una posible reproducción de esa obra y sus derechos, fueron el motivo de su preocupación durante un tiempo. Resultó que había recibido el encargo de construir una iglesia en Mozambique y desde el principio tuvo en mente la colocación de una copia del crucifijo de Subirachs, pero la austeridad del presupuesto no le permitía alegrías de ese tipo y supongo que durante años debió mover sus fichas para conseguir financiarlo, de ahí que diera tantas vueltas al proyecto.

                     Hasta el día que consiguió la autorización para fundir un nuevo Cristo de hierro o bronce, derecho donado generosamente por Subirachs, y gracias a las gestiones de otro arquitecto también sobrino-nieto, Bilbo García-Conde, ayudante y amigo, la financiación está hoy al llegar por parte de un benefactor. Ésta fue una de las últimas noticias que recibió el padre Coello poco antes de su fallecimiento.

                     La segunda alegría la tuvo casi al final, cuando el citado familiar le informó de que habían llamado para confirmarles que su equipo realizaría la construcción de un colegio, en el mismo convento de la calle Claudio Coello donde el dominico había pasado cinco décadas de su vida. Al recibir la buena nueva, ya muy agotado pero lúcido, sabiendo que el fin era irreversible y arquitecto hasta el final, trasladó a su sobrino Bilbo el testigo con las directrices que debería cumplir el edificio:

                         - Recuerda. Muro de hormigón y fachada de vidrio.


Ana Mª Ferrin

       Mi agradecimiento a todos los testimonios recogidos durante estos años. En especial a los antiguos alumnos del colegio de la Virgen del Camino, blog: http://antiguosalumnosdominicos.blogia.com/

(1)   Ver  http://amf2010blog.blogspot.com.es/2011/07/subirachs-leon-y-la-cerveza-coronita.html
    http://amf2010blog.blogspot.com.es/2012/01/sobre-subirachs-respuesta-un-ex-alumno.html

(2)   Ver:  http://amf2010blog.blogspot.com.es/2009/05/francisco-coello-de-portugal-arquitecto.html

(3)  Libro El Tacto y la Caricia. Subirachs, de Ana Mª Ferrin. 2011. Ed. Experiencia. Reseña y primer capítulo:

        
(4) http://amf2010blog.blogspot.com.es/2011/06/subirachs-los-de-leon-fueron-buenos.html

(5)  En 1994, Francisco Coello de Portugal recibió la Medalla de Honor de la Real Academia de Bellas Artes. En 2007 la Real Academia de Doctores lo distinguió con la medalla nº 59 de la sección de Arquitectura y Bellas Artes, en la que se inició con la lección Las fachadas dominicas de Castilla y León. En 2008 los Colegios de Arquitectos del Noroeste de España le concedieron el Premio ARQAno de Arquitectura.

9 comentarios:

  1. Una gran capacidad creativa.
    A eso se le llama tener muy claras sus vocaciones.
    Arquitecto- sacerdote.
    Sacerdote- arquitecto. Mejor la primera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. No seas tan duro. La segunda tampoco está mal.
    Aunque volviendo a citar a Bassegoda: “El arquitecto desde siempre ha sido soberbio. Creador y entregado a su trabajo, si, pero un ególatra que pontifica hablando de sociedad, de política y tal. Por definición, un tío insufrible …”

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo perfectamente el capítulo que dedicaste a la construcción del santuario de la Virgen de tu biografía de Subirachs y de lo importante que fue la toma de contacto entre estos dos grandes aristas. El arquitecto y el escultor se complementaban perfectamente. Creo que ambos crecieron interiormente en sus búsquedas artísticas, espirituales y personales. Seguro que las conversaciones girarían en torno a la obra de Gaudí y esto sería de gran aprovechamiento para el escultor catalán cuando el destino le llevó a realizar las esculturas de la fachada de la Pasión. A veces las casualidades... sí existen.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por los recuerdos de los dos sé que hablaron de Gaudí. Aún así, el grueso de sus conversaciones derivó hacia la teología y la filosofía, como en el caso del P. Rodríguez Lebrato y otros frailes con los que hablé.
      Mira un detalle. Subirachs, un agnóstico, a partir de su obra en León y el trato que allí tuvo con filósofos y teólogos se fue haciendo un experto en la Biblia, en especial en el Nuevo Testamento con sus Evangelios canónicos. Y los apócrifos, que en su estudio de la S.Familia todos estaban presentes.
      De ahí el escultor pasaría a hacerse muchas preguntas, a planteamientos y largas conversaciones con personajes de gran calado intelectual.
      Él es un hombre inteligente que se había visto obligado a dejar la escuela a los catorce años, sabía que tenía lagunas y esos contactos le abrieron un mundo de conocimientos que ignoraba. No hay duda de que Coello de Portugal y Subirachs se enriquecieron mutuamente.

      Eliminar
  4. Hola Ana Maria:
    Me ha encanado este Post, tanto las fotografías comolo que cuentas.
    Muchas gracias por tu visita y comentario en mi blog, a través del cual he encontrado los tuyos.
    Yo soy de Barcelona, nacida en el Barrio de Gracia.De pequeña había jugado en la Pza. del Diamant, que inspiró el libro a la escritora Mercé Rodoreda.Actualmente vivo en Valencia, donde resido desde hace 37 años.
    En cuánto a Gaudí, las veces que paseé por el Parque Güell y aún recuerdo de pequeña, cuando una vez al Año se postulaba por la la terminación de la Sagrada Familia, la cual también había visitado varias veces.
    Desde luego Gaudí, fue un gran arquitecto, según tengo entendido era muy sencillo
    Bon día desde Valencia, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti y a todos los que durante los 50 años en que estuvo olvidada se movieron para recaudar fondos, la Sagrada Familia no quedó destruida y ha llegado hasta aquí. Me pregunto para cuándo un homenaje a todos vosotros.
      Y en eso de ser de Gracia, felicidades por nacer en un pueblo con una historia tan luchadora. Como dicen en el barrio, no es que Gracia se integrase en Barcelona, es que Barcelona se unió a Gracia. Bienvenida y espero que vuelvas.

      Eliminar
  5. Voy de momento de Anónimo, siendo Santi. Tiempo al tiempo

    Seguro que alguien más que como yo desconozca el Santuario de la Virgen, habrá echado en falta una vista interior de la fachada de las esculturas de Subirachs recortando sus sombras contra las luces vitrificadas. Buúuf .Lo veo. Me gusta

    Cuasi mejor: habrá que verlo "in situS" como dice uno

    Conste claro ( léase en mayúsculas) que lo dicho no es un reproche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Santi, a todos los enlaces que hablan de La Virgen del Camino que puedes ver al final del texto, añade éste. Entre todos ellos te podrás hacer una idea del interior, porque precisamente aparece la vidriera que indicas.
      Y en alguno de los textos hay una foto del campanil de 50 metros.
      El Santuario fue la primera obra de Coello y el pobre estaba aterrorizado, soñaba con él creyendo que se torcía y que iba a caerse. Tú que eres del oficio, a ver qué te parece.

      http://amf2010blog.blogspot.com.es/2011/12/subirachs-vida-y-obra.html

      Eliminar
  6. No me extraña su terror cuando se levantan esas esbelteces. Uno sueña con vientos, seísmos y hasta con macrotopos. Como dice un amigo ingeniero de caminos: estamos en libertad provisional

    ResponderEliminar