Foto cabecera

01_HP_UNI158415_Bluewash_WEB Recibiendo al futuro. (UNICEF)





SABER INTERESAR, ESE DON DIVINO


                                     Recuerdo una clase de Bachillerato en un centro de La Salle al que me invitaron hace unos años para participar en una charla-coloquio con los alumnos. Se trataba de hablarles sobre la vida y obra del arquitecto Antonio Gaudí y contestar a sus preguntas. Pero al verme sola en el aula con los chicos y observar sus expresiones se me ocurrió abandonar la mesa donde me habían situado, coger la silla y llevarla frente a ellos, cara a cara. Por algo ya había lidiado con tres elementos de esas edades y conocía sus mecanismos. 

  Dejé a un lado el orden previsto y empecé a preguntarles directamente, salteando las filas. Si me baso en cómo fueron aumentando a lo largo de la mañana las preguntas y el relato de sus propias experiencias, diría que algo sí logré interesarles por el arte público de la ciudad, edificios y monumentos. Diría. De lo que no tengo duda es de lo mucho que aquel día aprendí de ellos.

  Por ejemplo, descubrir a través de qué vericuetos actuales desconocidos por mí, bastantes de aquellos adolescentes habían llegado a interesarse por el Arte, la Historia y la Literatura.



La Creación de Adán, de Miguel Ángel Buonarrotti, 1511. Arriba, Homer Simpson como modelo.
   


ANDURRIALES ALTERNATIVOS DEL SABER

Publicado en Gaudí y Más. 2 de abril de 2016
Publicado en Gaudí y Más. 28 de septiembre de 2019

                                    No es nada nuevo. Ir del cómic a la novela y de allí al ensayo y la Historia, son caminos comunes por los que hemos transitado los lectores adultos. Ahora bien, que los dibujos animados nos abrieran el apetito cultural, no diría yo que hasta la generación presente fuese algo normal.

  Y sin embargo así sucede hoy a través de los medios.

  Aparte de la información lógica adquirida a través de la escuela y la familia, saber que ese chico que hace cola para acceder al Museo del Prado conoce la existencia de la pirámide de Keops o del Machu Pichu, de la Sagrada Familia de Barcelona o del individuo que pintó a una joven con una perla, a través de una película de Spiderman, BatmanSupermán o gracias a visionar las aventuras de Los Simpsons, eso tiene su gracia.


La joven de la perla, Vermeer, 1665. Arriba, creación en los Simpsons



Los halcones de la noche. Edward Hopper, 1942. Arriba, en los Simpsons.

Los relojes blandos, Salvador Dalí, 1931. Arriba, en Los Simpsons






Primera imagen, Los Simpsons como banda de ladrones pasando por delante de
 tres cuadros famosos cuyos originales se muestran a continuación: 
Los síndicos de
los 
pañeros, de Rembrandt. 
1662.  El Joven Azul, de Thomas Gainsborough, 1770.
 
Autorretrato con mono, de Frida Kahlo, 1939


Arriba, Marge Simpson reprende a su hija Lisa por haber ensuciado la pared con una pintura. Debajo,
el original de Vincent Van Gogh, La Noche estrellada, 1889
                                                       
                                           Las referencias que aparecen en la serie Los Simpsons no son sólo de artes plásticas, también la música o el deporte, la política, el cine y las celebridades, tienen cabida en el movido mundo amarillo de sus personajes como cualquier otro episodio contemporáneo.

  Allí se reflejan en un espejo los impactos de las Torres Gemelas, la peculiar forma de gobierno de los Presidentes Kitchner en Argentina, España en 2010 ganando el Mundial de Fútbol, las corridas de los Sanfermines, y, ¿quienes fueron los Beatles? ¿qué hacían cruzando un paso de cebra en Londres? En cuanto a Homer y el amigo que le rodea los hombros con su brazo, ¿por qué observan los dos esas formas de piedra tan originales?

   Todo lo que pueda ser capaz de hilvanar comentarios sobre actualidad, todo, desfila por la pequeña pantalla presto a convertirse en un buen tema de trabajo en la escuela, bocados de cultura de unos guionistas soberbios. De mayor o menor calado, deben pensar, cualquier hecho noticiable es susceptible de convertirse en Historia




La Casa Rosada, en Buenos Aires, residencia del Presidente de Argentina, Néstor Kichner,
y su esposa, Cristina. Arriba, como aparecen en  Los Simpsons



Arriba, Homer y Marge con Lisa en los brazos y Burt a su lado, corriendo los sanfermines enmarcados por las
astas de un toro. Debajo, imagen real.



Sobre la imagen del impacto de las Torres Gemelas en Nueva York en 2001, una pareja aparece
bailando en un pub mientras en la pared, un espejo refleja la tragedia anticipadamente, en 1997!!


El inolvidable Mundial de Fútbol de Sudáfrica donde España fue vencedora, quedó reflejada en un capítulo de
Los Simpsons, arriba, con una familia siguiendo el Campeonato desde el sofá. 


George, Paul, Ringo y John, Los Beatles, cruzando el paso de cebra de Abbey Road frente a los Estudios de
grabación del mismo nombre, en Londres. La foto fue portada del álbum Abbey Road, en 1969. Imagen superior,
Los Simpsons recreando la escena.

El candidato republicano a la Presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump

Y como no podía faltar en nuestra página, también Homer Simpson hace un homenaje a Antonio Gaudí y su templo
de la Sagrada Familia, visitando Barcelona con su amigo de juventud llamado precisamente así, Eduardo Barcelona

Ana Mª Ferrin

13 comentarios:

  1. Has dado en el quid de la cuestión de todo docente: despertar el interés de sus alumnos. Y nada mejor para ello que saber conectar con sus vivencias, sus conocimientos previos (muchas veces televisivos o de los cómics) o sus intereses. A partir de la motivación adecuada es cuando el alumno se implica y construye su propio aprendizaje.
    Un saludo, Ana.

    ResponderEliminar
  2. Valen en plenitud todas esas consideraciones, Ana María, pero ya no me quedan dudas acerca de la importancia de los Simpson en la cultura contemporánea, en algunos casos con ribetes de genialidad.

    Abrazo austral.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana:
    Los Simpsons forman parte de la historia comtemporánea del planeta. Creo que han tocado todos los temas posibles que afectan a nuestra sociedad ahora y también la que nos afectó.

    Decía un catedrático en la universidad que si al menos tenía la atención de al menos uno de sus alumnos, no perdía el tiempo...No lo perdiste, la atención fue de todos.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Como una experta maestra, has logrado sacar lo mejor de esos alumnos, no creas, es muy difícil mantener atentos a unos adolescentes y que se dejen guiar de tu mano.
    Me ha encantado tu entrada y al paso he recordado escenas de los Simpson.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  5. Bienvenidos sean los Simpson, (una gran revolución en la cultura de nuestro tiempo), si con ellos se ha hecho posible el interés de los jóvenes, por las cosas del arte.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. Una forma interesante y bonita para interesarse por el arte...en nuestra época no la había, quizá es que no hacía falta.Besicos

    ResponderEliminar
  7. ¡Eso está muy bien! romper ese hielo que existe entre alumno y profesor no suele ser cosa fácil, solo lo consiguen unos cuantos grandes profesionales en el que en este caso te incluyo por tu excelente labor con esos adolescentes. Nunca debemos dejar de lado que los jóvenes son grandes expertos en relacionar momentos o situaciones que han sido mostrados en dibujos animados de personajes o hechos famosos. Poseen una gran capacidad para asociar ciertos elementos ficticios con reales e incluso imaginarios.
    Un abrazo Ana

    ResponderEliminar
  8. Actuaste de una forma genial con los alumnos despertando su entusiasmo por el arte Ana Mª, he de reconocer que no me gustan los Simpsons y nunca he visto un capítulo más de cinco minutos, según leo parece ser una serie interesante. Gracias por tu aportación.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Olá, Ana.
    Vou fazer minhas as palavras do nosso amigo Esteban, aqui tão perto de nós, em Chile:

    Valen en plenitud todas esas consideraciones, Ana María, pero ya no me quedan dudas acerca de la importancia de los Simpson en la cultura contemporánea, en algunos casos con ribetes de genialidad.

    Uma boa semana querida amiga Ana. Beijo. Pedro

    ResponderEliminar
  10. Con las buenas historias y un poco de humor nos podemos interesar en lo serio y aprender la historia de la vida.
    Buenas comparaciones de imágenes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Supistes muy bien ganarte a los alumnos. Hay series que se implican en el arte y lo hacen sabiamente.
    Estupendas recreaciones.
    Buena noche.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Sin duda tienes Arte para comunicarte, Ana Mº, y con los chicos siempre funciona el dejar que ellos hablen a su manera, el humor y la cercanía física y referente.

    Creo que Miguel Ángel, uno de mis genios favoritos, se hubiera reído con esa reinterpretación amarilla de sus fresco.

    Genial este recorrido por los "andurriales del saber"

    Adoro y me río un montón con Los Simpsons

    Ah, Hopper me emociona y me inspira desde siempre.

    Gracias por este momento de disfrute, Ana Mº.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  13. Pues las películas, los dibujos animados, etc. como instrumentos para despertar el interés por la cultura o el arte, o cualquier otra rama del saber o incluso informar son válidos, pero es preciso que el receptor tenga un mínimo de curiosidad innata por saber. Verbigracia: hay una película de James Bond en la que 007 es hecho prisionero en una torre faro en Estambul. Es una torre preciosa, pero ¿Cuánta gente ha sentido la curisidad de buscar esa torre, con lo fácil que es hoy día, en Internet y conocerla como la Torre de la Doncella, de origen antiquísimo, plantada allí, en medio de las aguas del Bósforo?
    Por ciento, la gente anda como loca mirando si Los Simpson aciertan o no nuestro futuro o el de las cosas que suceden: campeonatos del mundo de futbol, etc. En el último no acertaron. Infalibles no son.
    Saludos.

    ResponderEliminar