Foto cabecera

01_HP_UNI158415_Bluewash_WEB Recibiendo al futuro. (UNICEF)





UN RECORRIDO POR LA CIRCUNCISIÓN DE JESUS EN EL ARTE




                       ... Cuando se hubieron cumplido los ocho días para circuncidar al Niño, le dieron por nombre Jesús, impuesto por el ángel antes de ser concebido en el seno de María (1). Y José marchó con sigilo a Jerusalén y trajo de allí un hombre sabio, misericordioso y temeroso del Señor, que se llamaba Joel y conocía a fondo las leyes divinas. Y llegó a la gruta, donde encontró al niño. Y al aplicarle el cuchillo no resultó ningún corte en el cuerpo de aquél. Ante este prodigio quedó estupefacto y exclamó: …¡He aquí que la sangre de este niño ha corrido sin incisión alguna!. (2) Y ofrecieron por Él en sacrificio, dos tórtolas y dos pichones (3)

                         ... Tras la circuncisión de Jesús, la matrona de María guardó el prepucio en una jarra de alabastro llena de (aceite de) nardos, que se usaban como conservante, entregándosela a su hijo que era perfumista para que la guardase, encareciéndole que no la vendiera aunque le ofreciesen 300 denarios …. (4)


Uno de los personajes del cuadro mira al pintor, otro permanece ausente, mientras el resto
 está en lo que debe. Aquí, Friedrich Herlin (c. 1425/30 - 1500) cuenta el episodio con un estilismo
propio del Renacimiento más refinado.



¿QUE FUE DEL SANTO PREPUCIO?



Publicado en Gaudí y Más. 29 de Diciembre de 2013
Publicado en Gaudí y Más. 15 de septiembre de 2019


                        ... Pero el perfumista lo vendió. Y a partir de entonces el prepucio de Jesús emprendió un largo y oscuro periplo que se aclara por los albores del año 600, cuando un ángel lo depositó en las manos del Papa San Gregorio Magno. Dos siglos más tarde, el Papa León III se lo obsequió a Carlomagno como presente por su coronación como emperador del Sacro Imperio Romano. Otro parón de 7 siglos reposando en la Iglesia de San Juan de Letrán, en Roma, hasta que en 1527 las tropas de Carlos V saquean Roma y un soldado esconde el Santo Prepucio en un establo de la villa medieval de Calcata, en la comarca romana del Lazio.

    En el siglo XII, la abadía francesa de Charreux, en Vienne, hace saber que la reliquia estaba allí depositada, como un regalo del emperador Carlomagno a los monjes, y algo similar cuentan de la abadía de Coulombs, en Chartrés. Por esa época, también Amberes aseguraba que el Santo Prepucio se encontraba en la ciudad desde hacía siglos. Asimismo, era creencia general que Balduino I, rey de Jerusalén, se había hecho con la Divina Parte  durante una Cruzada  En paralelo, se cuenta que a principios del mismo siglo se llevó en procesión a Roma para que el Papa Inocencio III certificara su autenticidad, a lo que éste se negó.   

  En Inglaterra era creencia popular que el rey Enrique V había mandado a buscar la reliquia cuando su esposa Catalina de Valois se quedó enmbarazada, y que una vez nacido el futuro Enrique VI, no la devolvió.


Bernabé López, Francisco Tejedor y José Benito Bravo, realizaron este retablo de La Virgen del Pueblo,
donde aparece la escena de la Circuncisión del Señor, en  la iglesia de San Hipólito,  en Támara de
 Campos, Palencia.  1757-1772.

Andrea Mantegna (1431-1506), pintó en 1460 esta tabla que pone el acento en la venerable
figura de quien se dispone a efectuar la intervención, frente a la petición de auxilio del
Niño agarrándose a la madre, que resignada, lo ofrece al sabio.
  
De nuevo un personaje escapa del cuadro para controlar con un ojo al pintor, mientras el Niño desvía la vista,
en esta pintura obra de la primera mitad del XVI de Bartolomeo Veneto, fallecido en 1546  

En esta pieza de un retablo de Cluny, la interpretación medieval del artista nos lleva a fijarnos en el
rostro del Niño y la especial colocación de los integrantes de la obra en los extremos.

Lo sutil de su colorido y la composición geométrica de esta representación,
destacan la elegancia de su  atmósfera

A 13 Km,. de Zaragoza, en Peñaflor, la Cartuja de Aula Dei contiene un conjunto de frescos de Francisco
de Goya bastante desconocido. Entre ellos, jugando con el ángulo de las paredes podemos ver este
tríptico de la Circuncisión de Jesús con un detalle en la imagen inferior. Están firmados en  1774.



En el Museo del Romanticismo de Madrid nos aguarda el Papa Gregorio Magno
pintado por Goya en 1796, 22 años más tarde que los frescos. Un golpe de luz rebota,
 deslizándose por  la mitra, el manto, el simar.  Qué grande Don Francisco.

Rubens pintó este óleo sobre lienzo en 1605. La fuga de luz ilumina el detalle principal
mientras a la izquierda, un pequeño se muestra cómplice del artista.
       
Girolamo Francesco María Mazzola, llamado Parmigniano, introdujo en la tela a doce
personajes para mostrarnos en 1523 su Circuncisión. (The Detroit Institute of Arts)


En 1639, Zurbarán se permitió enriquecer el episodio de la circuncisión de Cristo
colocándolo en el templo, atendido por el sumo sacerdote. Tema recurrente del
pintor sevillano, un paje oficia de intermediario entre el artista y el motivo central.

El gran observador que fue Durero nos lleva a minúsculos detalles en su obra de
c.1494, Circuncisión de Cristo.

Con su abigarrado manierismo, Tintoretto compone en 1587 su Circuncisión como importante ceremonia
a la que acuden numerosos personajes. Una madre sujeta de espaldas a su hijo para que no mire, otra
amamanta al suyo distrayéndolo. Dos acólitos elevan los bordes del sacerdote, otro levanta una antorcha.

En el óleo de Giovanni Bellini, la luz irrumpe sobre el costado derecho del sacerdote, cuyo borde levanta
un acólito como era costumbre. Los cinco adultos inclinan la frente ante la ceremonia. Con el contrapunto
del Niño, que aprieta los puños y mira al cielo ante la agresión. Un gesto humano poco común en 1500.

La ciudad mediueval de Calcata, cerca de Roma, acogió la Reliquia del Santo Prepucio hasta 1983 en
que fue robada, acabando con ese suceso las romerías anuales. ¿Fue realidad el robo? O, como quedó en
 la memoria popular, se hizo desaparecer para cortar de raíz un culto que iba tomando un matiz inadecuado

                                   Hasta 14 ejemplares del Santo Prepucio han corrido por páginas y legajos asegurando su existencia. Las ciudades donde leyendas e historias juran que se ha guardado, son numerosas, entre ellas Burgos y Santiago de Compostela. Aunque el culto al Santo Prepucio fue derogado en 1900 en Calcata, la última morada del relicario que contenía el Divino Resto, se continuó celebrando una procesión anual en su honor, y guardándose el 1º de enero la festividad de la Circuncisión de Jesús.

   Todo ello hasta 1983, en que desapareció el recipiente de plata y piedras preciosas que contenía la reliquia y la procesión dejó de celebrarse. Pero esta festividad ha quedado como una” leyenda pía” igual que muchas otras tradiciones antiguas, declarando el Vaticano hace unos años que incidir en ella se consideraba “una curiosidad irreverente”. Otros tiempos, otras leyes.

   Pese a las normas imperantes, en nuestras iglesias y museos han quedado las obras de los artistas cuyas mentes volaron libres al margen de aprobaciones y prohibiciones. ¿Ayer, sí? ¿Hoy, no? 

   Señores teólogos y legisladores, a ver si se aclaran.    

  
Ana Mª Ferrin
   
(1) Lucas, 2, 21 El único evangelio  canónico que contiene datos sobre la circuncisión de Jesús es Lucas:
(2) Evangelio Armenio de la infancia de Jesús
(3) Evangelio del Pseudo-Mateo, XV, 1
(4) Evangelio árabe de la infancia de Jesús

33 comentarios:

  1. Cualquier tema, aunque sea terrible e incluso escatológico, sirve para convertirse en un motivo artístico. El tema de la circuncisión no se queda atrás.
    Otra cosa es dónde estará el "santo prepucio". En esta sociedad nuestra dada a las reliquias la cosa se complica al multiplicarse los posibles hallazgos; aunque se llegaron a venerar hasta 14, hoy solo se rinde culto a los de Amberes, Calcata (Italia), Santiago de Compostela y Hildesheim (Alemania). Cuatro prepucios, cuatro.
    Un saludo y feliz entrada en el nuevo año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las derivaciones del asunto se van complicando a medida que se profundiza en ellas. Eso nos lleva a pensar que en esta ocasión la Santa Sede tuvo sus buenas razones para acabar con el culto al tal elemento de los Evangelios. Saludos

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho su artículo de hoy. Veo que es numerosa la representación de aquel hecho de la circuncisión del niño Jesús. Más aún, infinitamente mayor es la de la Epifanía ante los Reyes Magos, próxima y última festividad navideña,
    Una fiesta sobre la que, empezando a conocerla a usted, igual nos deleita dentro de unos días. Una fiesta que me gusta especialmente a diferencia del importado Papá Noel, de presencia a partes iguales por influencia foranea, razones comerciales y prácticas por el tiempo en el que el barbudo de traje rojo llega con sus regalos.
    Un abrazo y Feliz Año Nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo DLT, qué sería de la vida si a cada vuelta de esquina nos encontráramos con lo que esperamos. Personalmente prefiero el golpe de sorpresa de lo imprevisto.
      Pero he de reconocer que, aunque sea de refilón, en el próximo post algo habrá de lo que habla. Se lo dedico, deseándole con él todo lo que Ud. espera del 2014.

      Y estoy de acuerdo. Para nuestros niños prefiero lo nuestro.

      Eliminar
  3. Ahora entiendo perfectamente a Lutero cuando, en sus famosas 95 tesis, clamaba contra el excesivo culto a las reliquias. Ya entonces se afirmaba que existían restos de la cruz de Cristo como para conformar la madera necesaria para hacer varias y eso sólo en las iglesias europeas.
    En cuanto a los ejemplos artísticos que nos muestras, me quedo con la ingenuidad de la representación de Tamara de Campos (Palencia). Se nota el cariño y la simplicidad de los artistas que esculpieron la madera del retablo de esta iglesia, con la idea de que sus habitantes, humildes campesinos, entendieran de un primer vistazo la escena representada.
    Un beso y feliz año 2014

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un pozo de conocimiento. Nombras a Lutero, un personaje en el que hace años empecé a interesarme por su sentido común y del que tengo pendiente saber mucho más.
      Me sumo a tu predilección por el retablo de Támara. Esa ingenuidad tan vital y esos colores que expresan un cristianismo lleno de alegría de vivir, hacen olvidar la acción que se retrata.
      Todo lo bueno para ti y los tuyos en este Nuevo Año.

      Eliminar
  4. ¡¡¡ FELIZ AÑO NUEVO !!!

    Que buenos los dos últimos posts.Como siempre aunque no te escriba te leo.

    Un abrazo y que tengas muchas cosas buenas.

    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo para vosotras dos y me alegro de que os interesen los post.

      Muchos besos.

      Eliminar
  5. Muy interesante ya que completa mis conocimientos.
    Una buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los temas religiosos a menudo ocultan detalles curiosos.
      Como durante siglos fueron el motivo central de la pintura, hay donde escoger.
      Un buen otoño, MariP

      Eliminar
  6. Los egipcios enterraban el prepucio de su primogénito en sus campos de cultivos, para que fuesen más productivo.

    Los judios, fueron los primeros en describir la hemofilia, justamente por el hábito sanitario de la circuncisión de sus varones.

    Quien sabe por dónde andara el prepucio de Nuesto Señor. Yo creo que no hace falta "reliquias" para creer...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sea cierto o no, aunque pueda parecernos exótico a los no judíos, no olvidemos que Jesús lo era y que como todos los padres que guardan los recuerdos de la infancia de su hijo, esa porción de piel debía ser muy querida, como los dientes de leche.
      Lo sé, porque cuando hace unos quince años me documentaba para escribir el episodio de la tragedia de Rodas, este asunto salió alguna vez.
      No sólo las llaves de las casas se perdieron durante la tragedia. Los recuerdos de los abuelos, la infancia de los hijos, también desaparecieron.

      Eliminar
  7. Que maravilla de cuadro y me encanta el relato que lo acompaña.

    Ana Mª, me alegra que la huella que has dejado en el Almacén me haya traido hasta aqui, ya el título del blog me llama, adoro a Gaudí, hasta hice un trabajo sobre él del que guardo más de un buen recuerdo. Y el Arte es otra de mis pasiones.

    Un prepucio real y místico en aceite de nardos, ni yo que soy agnóstica me podría resistir a esa reliquia.

    ¡Por favor, que alguien lo encuentre ya!

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tesa, bienvenida y gracias por la visita.
      Ya me contarás que "buenos recuerdos" son esos.

      Y veo que tienes buenos reflejos. No había caído yo en lo del aceite de nardos. Por Dios, que imagen...

      Besos a ti.

      Eliminar
  8. Ana María, me encantan tus blogs, curiosenado por aquí he descubierto que no sólo eres una amante de Gaudí, sino toda una experta.

    También soy madrileña y he vivido 36 años en Barcelona, ahora estoy en Madrid por motivos familiares, echando una mano con las nietas.

    No veo como hacerme seguirdora de tus blogs, así que confío que dejes tu huella en alguno de los míos para no perderte.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino a tus nietas riendo contigo y a ti malcriándolas, como debe ser.
      Nunca me he detenido a comprobar lo de los seguidores, así que yo también confío en que seguiremos encontrándonos. Otro para ti.

      Eliminar
  9. No quisiera parecer irreverente y mucho menos ineducado, pero de reliquias, cruces, brazos, prepucios, sábanas, no quiero ni entender ni saber.
    No estoy dispuesto a entrar en ese "negocio".
    Me quedo con el arte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que todo arte se mueve por la emoción, si el negocio llega, será después.
      Tanto la obra en sí como el motivo que la ha hecho posible proceden en su origen de la profundidad de un sentimiento, de una fe que como todo lo intangible, no precisa explicaciones.
      O se cree o no, querido amigo. Y allá cada uno.


      Eliminar
  10. Me alegra, Ana María, poder leer un artículo de tantos matices, en su reproducción, ideal para tus lectores incorporados a tu blog tiempos después. Solamente puedo decir que tampoco tengo conocimiento del destino de mi propio prepucio, cortado en el lejano 1936, por cierto menos importante, menos santo y absolutamente intrascendente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo considero un hecho que entra dentro de los sentimientos privados.
      Como ya he dicho, he conocido a quienes recordaban ese episodio familiar y sentían su pérdida. Y sé que si un día la fortuna les devolviera ese recuerdo, sería una felicidad para ellos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Un precioso relato que más bien desconocía en parte amiga Ana. En cuanto a la reliquia probablemente sería imposible indagar sobre la verdadera si realmente existe.
    De las obras de arte me quedo con Goya y Zurbarán aunque todas son magnificas, pero siento predilección por estos dos grandes y majestuosos maestros.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí lo mejor son las dos expresiones de los niños, en el retablo de Cluny y la tela de Bellini. Tanto los puñillos apretados como su expresión nos indican la indefensión de los pequeños ante las decisiones adultas, ya sean ciencia o superchería. Saludos, Juan.

      Eliminar
  12. Magníficas pinturas sobre la circuncisión, en cuanto a su existencia a mí me hace dudar la cantidad de santos prepucios que han aparecido.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dada la cantidad de mártires que ha sufrido el Cristianismo desde su inicio, no puede extrañarnos que las reliquias guardadas a través de los siglos sean infinitas. Besicos a ti.

      Eliminar
  13. Los oleos son estupendos. Anda que no se hizo famosa ese cachito de piel. Tantas reliquias hay por el mundo que algunas necesariamente tienen que ser falsas. Y a saber donde estará ahora si es que sigue existiendo
    Buen a semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las reliquias cristianas quizá sean los elementos de la Edad Antigua que más exámenes de autenticidad han pasado y para mi sorpresa de simple observadora, muchas de las dataciones han sido positivas. Lo que no es raro si tenemos en cuenta que la mayoría fueron custodiadas en monasterios milenarios, como los etíopes. Muy buena semana para ti, Laura

      Eliminar
  14. Hola Ana Mª, disculpa mi ignorancia pero no sabía nada de esta historia, sí que he leído mucho sobre Sábana Santa y la Cruz. Me ha encantado tu entrada y todas las pinturas que la ilustran.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Conchi, qué alegría leerte y descubrir y compartir tantas cosas que ignoramos. Eso también es vida. Besos

      Eliminar
  15. Olá, Ana Maria, acabo de ler um belo fato histórico cristão, interessantíssimo, muito bem narrado e acompanhado de belíssimas obras de arte!
    Obrigada, Ana!
    Desejo um bom fim de semana pra você.
    Beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Historia es tan rica que por cualquier rendija aparece un dato interesante, punta de hilo que nos invita a tirar hasta descubrir un ovillo siempre atractivo.
      A punto de empezar el otoño, feliz también para usted.

      Eliminar
  16. Las pinturas son magníficas.
    Lo de las reliquias es complicado. A saber...
    Un beso. Feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Amalia. El misterio del por qué se cree en unas cosas sí y no en otras, pide filosofía de la buena.
      También para ti. Las dos cosas.

      Eliminar
  17. qué maravilla de pinturas y tu relato muy interesante. Gracias, encantada de pasar por aquí. Saludos.

    ResponderEliminar