Foto cabecera

babyballet1 Ballet Bebés. Inicio. Disciplina. (minidanzarevista.wordpress)





DIARIOS DESDE MI CELDA. CORONAVIRUS, 25º. LA MIEL




25º


                                            A pesar de no ser muy dulcera, el requesón con miel -en catalán mel i mató-, es uno de mis postres favoritos.

   A propósito de esa predilección, unos días atrás mientras leía un periódico de papel y daba buena cuenta de esa golosina, me enteré de que precisamente aquel día, 20 de mayo, era el Día Internacional de la Miel, lo que me hizo recordar que hacía poco me habían hablado de conocer en Jerez de la Frontera, Cádiz, el Rancho Cortesano y su Museo de la Miel, lo que haré próximamente si Dios y los viruses de la pandemia me lo permiten.  

   Por medio de un familiar que es sabio en abejas, sé que en España tenemos zonas tocadas por la gracia de ese manjar y que se nos considera la colmena de Europa, con un 16 % de la miel recolectada en todo el continente.

  Ya que, según el ingeniero agrónomo Ricardo Migueláñez (*) experto en apicultura, nuestro país empezando por Cádiz y el resto de Andalucía, está a la cabeza de la producción apícola, seguido de Extremadura, Valencia y Castilla-León. El edén de las abejas.

 Desconocedora de todo ese minúsculo mundo tan importante, aparqué el último capítulo del libro que espero terminar (este año sí, lo juro), echando mano a un tomo de mi antigua Larousse. Lo que suelo hacer cuando deseo dar al tema un toque de calidad.

  Ya con todo dispuesto, mi espíritu puso rumbo a Eslovenia… 






Arriba, chalets en forma de celdilla colmenera. Imagen de Jansa en un sello esloveno. Primitiva
colmena de Jansa, decoración de sus paneles.



DE TU COLMENA, YO COLMENERA...

Publicado en Gaudí y Más. 27 de junio de 2020



... Y ahora , pregunten con el corazón:
"¿Cómo distinguiremos en el placer,
lo bueno, de lo malo?"
Vayan a sus campos y jardines y aprenderán
que es placer de la abeja recoger miel de la flor.
Pero también, 
que es placer de la flor dar su miel a la abeja.
Porque, si para la abeja la flor es fuente de vida,
para la flor, la abeja es un mensajero del amor.
Y para las dos, la abeja y la flor, el dar y el recibir
placer es una necesidad y un éxtasis.

                                   Khalil Gibran. El Profeta




                                             En primer lugar, sepamos que se ha escogido el día 20 de mayo como Día Internacional de la Miel en homenaje al día en que nació el apicultor esloveno Antón Jansa, que vivió entre 1734 y 1773. Fue el primer criador y cultivador de abejas y miel que se dedicó a perfeccionar las abejas y el control de su alimentación con criterios que hoy definiríamos como ecologistas.








Galería de imágenes del Rancho Cortesano y su  Museo de la Miel en Jerez de la Frontera.


                                                
                                             Atención a las cifras. 

                                           Con datos últimos de 2016, nuestra producción de miel fue de 31.018 toneladas y la de cera de 1.667 toneladas. Tras recuperarse la producción mielera después del acusado descenso en 2012 debido a las malas condiciones climáticas, en 2016 volvió a registrarse una disminución del 7,2% respecto a la campaña del año anterior.

   Durante 2017, las importaciones de miel por parte de España fueron de 33.619 toneladas (+15,9% y 4.609 tn más que en 2016), más de lo que produjimos aquí el pasado año. De esa cantidad, 17.511 tn (+9,2%) sería miel extracomunitaria y 16.108 tn (+24,2%) miel de la Unión Europea. Es el volumen más alto desde al menos el año 2005.

   Un 57,9% de las importaciones españolas de miel llegaron desde China, con 10.130 tn; otro 12,3% y 2.151 procedieron de Argentina; un 11,9% y 2.082 tn de Ucrania; un 9,7% y 1.697 tn de Uruguay; otras 439 tn (2,5%) de Cuba y 414 tn (2,4%) de México. 

  Seamos ambiciosos e insistamos en dar un giro de 180 grados en este tema. A ver si espabilan nuestras autoridades, no se duermen en este campo y aprenden a distinguir los lugares de donde proviene la buena miel, de otros sin escrúpulos para mezclar en el interior del cristal cualquier materia melosa. 

  Resulta conmovedor el comprobar como nuestras amigas las abejas se lanzan a luchar contra especies invasoras que destrozan sus colmenas, robándoles el fruto de su trabajo. Ellas defienden un valor que es oro puro, sin comparación a otros llegados de lugares carentes del control exhaustivo que nos exigimos a nosotros mismos en nuestro país y en el resto de la Comunidad Europea. No nos rindamos tampoco nosotros y encaremos el futuro con optimismo sabiendo que nuestra miel forma parte de un legado milenario, insistamos en ello, sin dejar de informar y haciendo toda la promoción que esté a nuestro alcance.


Cupido, el ladrón de miel. Alberto Durero

                                               La miel que cultivamos tiene el marchamo de calidad que ha pervivido desde que nuestros ancestros íberos y celtas, uniendo su ferocidad como defensores de su tierra a un paladar exquisito para los alimentos, fueran en su tiempo exportadores de una miel muy apreciada por los romanos, otros sabios entendidos de la vida gozosa. 

   No olvidemos que incluso el concepto luna de miel, procede de las diversas tradiciones babilonias y celtas, nórdicas, romanas y del cristianismo primitivo, que tenían por costumbre dedicar el mes lunar siguiente a la unión de las parejas, al rito de la procreación. Ceremonial que seguían acompañado de beber copiosamente hidromiel, bebida alcohólica a base de fermentar agua y miel. En Roma se consideraba a este néctar la bebida del amor y a Baco su descubridor. Sobre este elixir de vida escribió Ovidio en su obra Fastos, que Baco había descubierto la miel. Por lo que en el día de su fiesta...
      
                             “... Se hacen tortas amasadas con miel para el dios Baco, porque él también se alegra con los juegos dulces".
   
Monumento al mielero. Peñalver
Vista de la villa de Peñalver.
4º por la izquierda, el torero Alberto López Simón. Premio 2018, Su Peso en Miel  (80 Kg.)
Mario Vargas Llosa, Premio Su Peso en Miel 2005
(Héctor Montufo. EFE)

                                              La villa de Peñalver, en Guadalajara, lugar significado por la miel con Denominación de Origen de su comarca, La Alcarria,  otorga cada año a un personaje destacado del Arte y la Cultura, el premio Su Peso en Miel, en el que, como su nombre indica, el galardonado recibe como dulce premio la miel correspondiente a su peso.
                                               
   El 12+1 veces Campeón del Mundo de Motociclismo, Ángel Nieto, 100, 5 Kg.  Los Premios Nobel, Camilo José Cela, y Mario Vargas Llosa, 94 Kg. y el torero Alberto López Simón, 80 Kg, han sido algunos de los premiados con la distinción Su Peso en Miel.  


Nila y Ramiro, en su explotación, De Osos y Colmenas. Sosas de Laciana, León

Don Baltasar García Martín, patriarca de la firma Miel de Salamanca, primera generación
de mieleros trashumantes a la que han seguido la segunda y tercera, sus actuales propietarios. 
Distinción en el Concurso Nacional de la Miel, a la empresa Río de la Miel, por su modalidad
de Miel Clara


Escudo de la ciudad de Béjar




                                    Y así podríamos seguir y seguir, contando de nuestra  miel y sus lugares.

   Nombraremos, por una parte, a la autonomía de Castilla y León, en cuyas provincias de Palencia, León, Zamora y Salamanca, la miel es también un producto estrella que últimamente está sufriendo el acoso de los osos (sí, he escrito osos), que han destrozado numerosas colmenas en esta parte norte del país.  

   Por otra, noticias positivas, como los premios que cada vez más, valoran la calidad de la miel. Premio Infantil de León, otorgado por un jurado de niños a la mejor muestra de miel en la modalidad infantil, a la explotación leonesa de Nila y Ramiro: De Osos y Colmenas Miel y Polen de Salamanca, tercera generación de mieleros que han sabido aunar tradición y nuevas técnicas. Río de la Miel, ganadores del Premio a la mejor Miel Clara de España.


   Y por último, en la localidad salmantina de Béjar, donde no sólo su nombre nos habla de su posible relación con el néctar de Baco (**) presente incluso en el escudo de la ciudad, sino que en su propio Partido Judicial, en la villa de San Miguel de Valero, existe la Cooperativa Reina Kilama donde numerosos productores unidos desde 1997, elaboran hasta seis tipos distintos de miel, cosméticos y polen. 


Ana Mª Ferrin

(*)  Ricardo Migueláñez.  
  http://www.euroganaderia.eu/ganaderia/reportajes/espana--la-primera-colmena-europea_4603_6_6401_0_1_in.html
     https://www.youtube.com/watch?v=BrvZc1jsOw8        NIÑOS      

35 comentarios:

  1. En Córdoba comí unas berenjenas fritas con miel que "quitaban el sentío".
    Y en Menorca, una tosta con sobrasada un poco picante, también con miel, deliciosa
    Pero la combinación que me mejor recuerdo fue en una vinoteca de Florencia, donde nos pusieron unos trozos de "pecorino", sacaron panel de colmena y rayaron la miel un poco seca encima del queso y después una leve ralladura de piel de naranja.!Exquisito!
    Pero para no ser tan exquisito y como dicen en mi pueblo, "la miel me gusta, hasta "en la cabeza un tiñoso".
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, qué tendrá la miel, que nos saca recuerdos queridos de niñez, de familia, de instantes felices. Este tema proviene de un comentario que me hicieron hace muchos años y que guardé en un par de frases, hasta estos días.
      Tu último párrafo es descriptivo total. Y de las tres recetas tomo nota. Saludos.

      Eliminar
  2. Mi abuelo materno tenía colmenas, que cuidaba con mucho mimo en Venezuela. la miel que teníamos en la mesa era de ellas. El requesón (en Venezuela Ricotta, por la influencia italiana) con miel, también comí y mucho. Hay un postre venezolano, llamado, "quesillo" una especie de flan de huevo, en casa se endulza con miel... y no sé cuantas veces me han quitado la ronquera y el dolor de garganta con miel.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has escrito una palabra, "mimo", que por sí sola sintetiza todo el proceso que se necesita para lograr una miel pura. El mimo con que tu abuelo conseguía ese don precioso que os regalaba y que tan felices os hacía a vosotros. Y a él.
      Son esas cosas menudas de la vida, esos detalles que nos anclan a la familia, a la tierra, y que los pequeños apicultores tratan con el arte de un orfebre.
      De ahí que cuando empiezan a aparecer botes de una melaza desconocida sin control ni trazabilidad a la que se atreven a llamar miel, procedentes casi siempre de Asia, sean o no baratísimos una luz roja se enciende.
      Porque como desplazan de nuestro mercado a la miel que tanto esfuerzo les cuesta conseguir a los meleros honestos, es comprensible que ellos se pongan en pie de guerra y hay que apoyarlos. Saludos.

      Eliminar
  3. Que fantástica aula, Ana Mª, eu não conheço um Museu do Mel ao vivo! Só sei que aqui em casa não falta mel, sempre temos potes sobrando, compramos na feira, aqui perto, sem nada de químicos, de agrotóxicos e mel de várias espécies.
    Gostei muito do texto de Khalil Gibran!
    As fotos são maravilhosas.
    Um beijo e um bom fim de semana - na medida do possível!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gusto leer lo que cuentas, casi se paladea.
      No sé si ya habrá empezado a aparecer por vuestra tierra esa competencia desleal con lo que ellos llaman miel. Si es así, cuidar a vuestros mieleros que tanto protegen el producto, no permitáis que les hagan abandonar las colmenas, porque en ellas va mucho más que un puesto de trabajo. Va la tradición de hacer las cosas bien y la seguridad de que estáis tomando mucho más que un alimento placentero, tan bueno para el organismo. También estáis defendiendo vuestra cultura.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Sim, é uma feira especializada só em produtos naturais, tratados sem agro-tóxicos, e são orgulhosos das coisas que produzem na serra, tudo fiscalizado, se alguém não faz de acordo com as regras, cai fora do sistema. Essa feira existe há décadas.
      beijo, Ana!

      Eliminar
  4. Me encanta la miel y la uso en el desayuno en vez de azucar. Tenemos unos amigod en la provincia de Burgos que tienen colmenas de abejas y sacan su miel, cuando nos visitan siempre nos traen un tarro y es riquísima pero nos dices que la avispa asesina está haciendo estragos.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que la palabra miel casi siempre va acompañada de buenos gestos, como los de vuestros amigos. Lo de la avispa asesina, la "velutina asiática", es otro capítulo muy triste del que ocuparse, ya que se alimenta casi exclusivamente de abejas y se está convirtiendo en otro problema para los apicultores. Besicos a ti.

      Eliminar
  5. Soy consumidor de miel a diario porque, la utilizo para endulzar las infusiones; y cuando llega el tiempo de torrijas y pestiños, dulces tradicionales, en casa nunca faltan.
    Una entrada muy bonita, de la que he aprendido muchas cosas que desconocía, de este natural producto, y de la cultura que le rodea.
    Un abrazo, amiga Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Manuel.
      La verdad es que a cada paso que damos en conocimiento, nos damos cuenta de cuánta es nuestra ignorancia por la cantidad de mundos que habitan a nuestro alrededor sin que siquiera los imaginemos.

      Eliminar
  6. Te sorprenderá saber que Béjar en la Edad Media y Moderna se llamó Colmenar por la mucha actividad apicultora de estos montes y sierras palagdos de vegetación y flores en la primavera. Aquí cerquita, en la Sierra de Francia, la mil está muy cotizada, por ejemplo la de San Miguel de Valero, La Alberca o Mogarraz. No tenemos que recurrir a la "miel" (por llamarla tal y como aparece en las etiquetas) importada de China, que ni es miel ni se le parece, sino acaso un conglomerado de azúcar refinado disfrazado melosamente para engañar al consumidor y que figura en las estanterías de los supermercados. Aquí se va a una pastelería o a un ultramarinos, e incluso a los fabricantes conocidos, y se compra un bote de 2 kilos a 12 euros. La diferencia de precio es considerable, sí, pero la calidad es insuperable.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta entrada ha provocado muchos recuerdos reivindicando las mieles de cada uno.
      Así que mientras tú me enviabas un comentario nombrando a San Miguel de Valero, donde la Cooperativa, yo estaba añadiéndole una parte al texto donde también se mencionaba. Incluso recordando una entrada tuya sobre el topónimo Béjar, la busqué y añadí el enlace.
      Ha resultado un texto bastante participativo. Un beso.

      Eliminar
  7. Un buen tema has tocado amiga mía, desde hace algunos años el descenso de abejas es muy considerable debido a todos los tratamientos que suelen aplicar en huertos agrícolas y jardines, al parecer, se está tomando conciencia del tema y esperemos que no decaiga. No recuerdo exactamente en qué país se ha llegado ya a tener que polinizar los árboles frutales manualmente. Si realmente no se protege a las abejas y se toma conciencia de este tema tan sumamente grave la humanidad lo puede pasar muy pero que muy mal.
    El hijo de un buen amigo es apicultor y viaja constantemente para cambiar de ubicación cada cierto tiempo las colmenas y ya comentó, que cada día le resulta mucho más problemático por la escasez de abejas, si a todos estos problemas añadimos la maldita avispa asiática que mata a las abejas apaga y vámonos.
    Realmente amiga Ana, es un tema muy preocupante para tomarlo muy en serio en el que los gobiernos deberían implicarse de lleno.
    Te deseo una buena semana.
    Un fuerte abrazo Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como era algo de lo que yo no tenía idea, desde hace un tiempo en que un familiar y un amigo están muy involucrados en el tema he ido informándome. Y está pareciéndome algo tan desconocido como interesante.
      Así que todo lo que esté a nuestro alcance será bueno darlo a conocer para que no nos colonicen también en ésto.
      Saludos, Juan.

      Eliminar
  8. Una fantástica entrada tan dulce como la miel y documentada de una manera genial. Desconocía que había un día de la miel. Una gran iniciativa, por cierto. Por circunstancias familiares todos los veranos viajo a Cádiz. Y la verdad es que desconocía lo que nos muestras de Jerez. Yo también me hago la promesa de rendir pleitesía a la miel en una futura visita. Por otro lado, decir que me encanta la miel. También que hay una película de animación sobre el mundo de las abejas muy divertida. Se titula Bee movie y me pareció encantadora.
    Un abrazo, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la información de la película, he visto un par de tráilers y dan ganas de verla entera.
      Estoy segura de que te gustará el Museo.
      Aprovecho para adelantarte mi felicitacion por la última entrada de tu blog, con el tour por esos diez fantásticos cines que has publicado. Soberbia, Miguel

      Eliminar
  9. Ana vengo a visitarte y me encuentro con una crónica estupenda acompañada de maravillosas fotos.
    Prácticamente no sabía nada sobre la miel y mucho he aprendido hoy gracias a tu relato y también a algunos de los comentarios que te han dejado.
    Te cuento que tuve que buscar requesón pues si bien no es para mi una palabra nueva no sabía con exactitud a que tipo de queso se refiere y aprendí, también hoy, que es el que nosotros denominamos ricota.
    No uso mucha miel, pero tengo claro que una tostada tibiecita con una de excelente calidad chorreando sobre ella y una porción de cualquier queso ¡es lo más!
    Capítulo aparte para el texto de Gibrán...¡tan simple y tan profundo!

    Recibe mi abrazo cálido a pesar del frío que hace por estos días en mi ciudad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti también, Lu, por informarme de que ricota es requesón. Tantas veces que he comido platos con ese queso y nunca me había detenido a ver de que tipo era.
      Gibrán, como Nazim Hikmet, son esos poetas cuyo sueño de un mundo ideal los llevó a vivir exiliados toda su vida, desde muy jóvenes. Creo que por eso sus poemas llegan a todos. Quién no ha sentido en ciertos momentos algún tipo de exilio, aunque no se haya movido de su barrio...

      Eliminar
  10. Viajo con cierta frecuencia a El Puerto de Santamaría y, aunque nos acercamos a Jerez, desconocía la existencia del Museo de la miel. Me encantará conocerlo.
    Me ha gustado muchísimo esta gran información que nos dejas de algo tan rico y dulcito y que, según dicen, es sano. Recuerdo que, en alguna ocasión, he tomado una tostadita untada con mantequilla y un poquito de miel por encima.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no conocía la cocina de la miel y a raíz de esta entrada he probado varios platos exquisitos.
      Lo de la tostada con mantequilla y miel no sé si se irá al michelín, cosa que no me preocupa. Pero que la sonrisa que te dejará no te la quitará nadie, eso seguro. Besazzzo

      Eliminar
  11. Todos los años, paso un tiempo de verano en las playas de Cádiz y desde allí hice un año una salida hasta Jerez.

    Visité lo más importante de esta población y después del almuerzo, nos volvimos de nuevo a Cádiz, ya que la temperatura allí es bastante más agradable.

    Desconocía ese Museo de la miel. En el tiempo que estuve por Jerez, estuve callejeando y visitando el Alcázar y su catedral.

    Este año, hemos decidido pasarlo en casa y será el primer año, que me quede sin disfrutar de esa playa tan magnífica que tiene Cádiz. La playa de la Victoria es bastante extensa y amplía.
    Te lo digo por si quieres ir desde Jerez.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, este año será atípico para todos. Cada amigo con el que hablo ha cambiado por completo su idea primera.
      Lo importante es estar a salvo del virus, seguramente otro año te acercarás a ver este sitio sencillo y natural que te encantará. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Puesw no conocía ese museo de la miel Ana Mª y solemos viajar sobre todo a la zona de Barbate y entorno varias veces al año, hay un hijo allí y lo visitamos.
    Yo soy un defensor y asiduo consumidor de miel, por recomendación de un amigo que pinta con nosotros y es especialista de digestivo comencé a tomar miel y sustituir la azúcar, un familiar tiene colmenas en el entorno de Sierra Morena y me abastece para todo el año.
    De todas formas todo lo dulce me gusta, eso ya tiene sus riesgos también.
    Feliz Verano.
    Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que viajamos al mismo sitio por el mismo motivo.
      Yo no soy muy de dulces, pero he aprendido a apreciar la miel en la cocina. Y todo lo que la envuelve me interesa. Saludos, J.Aº

      Eliminar
  13. Gostei muito desta sua postagem, Ana, por alguns motivos importantes: primeiro por ter conhecido a história do mel na Espanha, a maior produtividade da Europa, 16% da produção do continente; depois pelas imagens belíssimas em torno dessa cultura, também pelas lembranças vindo da minha distante infância, quando morávamos na fazenda de meu pai, no município de Sã Joaquim, no Estado de Santa Catarina, de onde sou natural, quando via meus pais retirando o mel das colmeias, tal qual “Nila e Ramiro, em sua fazenda”.

    Bom final de semana, minha amiga Ana Mª Ferrin. Beijo, Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mi me han gustado mucho sus recuerdos de niñez, de cuando sus padres retiraban la miel de sus colmenas.
      Si se fija, la miel es un alimento que siempre trae a la memoria la mesa compartida con los seres queridos. El mundo cambia y la vida... te tratará mejor o peor.
      Pero nada sustituye la fuerza de las raíces que imprimen carácter. Saludos, Pedro.

      Eliminar
  14. Una entrada muy interesante. No soy mielera Ana, por que el dulce no me llama. Pero un yogurt con miel es una delicia.
    En Béjar y alrededores puedes ver las colmenas en el campo.Tengo amigos mieleros y les puedes comprar la miel directamente.
    A seguir disfrutando de tu pasiflora, los olivos, las frutas cogiditas del árbol y el liquidambar que es precioso.
    Buen fin de semana. Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Laura, por la visita y por tus palabras, amiga motera.
    Lo mismo te deseo. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Últimamente he respirado aliviado oyendo noticias de que la población de abejas se había recuperado algo, después de varios años de dramática disminución. Sin abejas, la falta de miel o cera sería el mal menor. La desaparición de su actividad polinizadora abocaría al mundo a su fin. Según los expertos, en no muchos meses, la producción agraria diminuiría y la falta de desarrollo vegetal mataría de hambre a los herbívoros, y con la muerte de estos de los carnívoros. Y nosotros..., ya puede imaginar.
    Por cierto creí que al principio había olvidado citar la famosa miel de la Alcarria. Ya vi que no, que más adelante hizo justicia a su fama.
    Un abrazo, Anamaría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida está llena de sorpresas, como la de sus líneas contando sus conocimientos sobre la importancia de estos animalillos. De los que si algo sabía antes del artículo, fue gracias a un familiar apasionado por el tema. Lo mismo digo,DLT.

      Eliminar
  17. La verdad es que la miel es elixir de dioses. Tanto es así que existe una vía de misticismo y chamanismo europeo que se llama "el camino del polen" (The path of pollen) y que tiene en las abejas y en sus colmenas la inspiración como modelo de mundo y como camino espiritual.
    Las abejas son portadoras de grande sabiduría y nos lo muestran con sus maravillosos productos, resultantes de sus recolecciónes y sus digestiones.
    Muchas gracias bella Ana María por tu artículo que descubre lo interesantísimo de la miel y su cultura.
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  18. Sin duda algo tiene este maravilloso producto, que convierte en lírica los comentarios.
    Muy bueno lo de "sus recolecciones y digestiones". Un besazzzo.

    ResponderEliminar