Foto cabecera

fashion-985556_960_720 Últimos días azules.





LOS PINTORES ESLAVOS Y LA MIRADA



                            Al visitar una muestra de pintores pertenecientes a los dos pasados siglos del conglomerado ruso-soviético, quedé impactada por la intensa mirada de los retratados. Mientras recorría la sala, recordé la respuesta que me dio uno de mis hijos tras los varios viajes que hizo a Moscú durante un par de años. -¿Qué tal es la gente?-, le pregunté un día. Su respuesta fue: -Suelen ser educados. Pero casi todos tienen cara de sospechosos, de esconder algún secreto.  

  Su comentario me ha parecido un buen punto de partida para referirme hoy al toque sutil del maestro que consigue una mirada creíble. Pide talento y oficio. Es una especialidad dentro de la técnica pictórica que poseen algunos artistas como Velázquez en su Papa Inocencio X, cuya fijeza intimida al genio sevillano con un efectivo: Cuidado con lo que haces. Tú mismo...


   En ese campo los ucranianos y eslavos en general ocupan un lugar preferente por la abundancia de ejemplos. Citaremos varios varones, Olexandr Murashko, Ilya Repin, Boris Grigoriev, Ivan Brodsky, Boris Kustodiev, y a dos mujeres, María Bashkirtseff y Zinaida Serebriakova. Con su precisión fotográfica nos servirán de guía para atrapar la fijazón de unos ojos que airean la biografía de cada individuo. Instantes de ojeo que nos introducen hasta el tuétano de esos pueblos fríos y ardientes, tanto como el mejor tomo de Dostoyevsky.


Autorretrato del pintor Boris Dimitrievich Grigoriev


EL OJO Y SU EMANACIÓN LUMINOSA

Publicado en Gaudí y Más. 18 de noviembre de 2017



                         Un joven revolucionario de tiempos turbulentos. Decepción. Hambre y desilusión. Nobleza de carácter.

   Lenin sonríe apartando cuatro líneas, gato después de engullir un ratón, mientras en la calle se mueven las masas. Poder, Autoridad, Mando, Astucia. Pintores báquicos o desencantados. Cuerpos que son el mejor testimonio del fracaso de un sistema político. Vicio y Glamour. Desesperación. Expectación ante el futuro. Artistas ancianos y dignos que han visto mucho y no se fían de nadie, empezando por el mismo retratista.


El novelista Vsevolod Garshing por Ilya Repin

Alecsey Pisemsky, novelista, por Repin

El compositor Mussorgsky, por Repin

El químico y científico Dimitry Mendeleyev, por Repin

Mikhail Kuzmin, poeta, por A. Ya. Golovin

En el Ateneo, por Grigoriev

El Viejo Maestro, por Murashko

El pintor Yefin Volkov, por Murashko. Atención a las manos.

Lenin, por Iván Brodsky

El pintor Ivan Kramskoy, por Ilya Repin

El diseñador escénico e ilustrador, Ivan Bilibin, por Boris Kustodiev

El paisajista y reputado profesor de Arte, Jan Stanislawsky, por Wispiansky

El empresario y promotor de los Ballets Rusos, Sergei Djagiliev, por Wispiansky


El cuadro de Konchalovsky, del director teatral Vsevolod Meyerhold

                                Infancia. El niño que oye crecer la hierba, la niña que sabe demasiado. Una observadora, otra aburrida. El bebé que expresa con los ojos su hambre de vida.



La reunión, por María Bashkirttseva. Atención a la mirada del protagonista central.

Tatiana Alexander, por Murashko

Darenka, por Mikailovich

El primogénito Vladimir, por Murashko

La niña con el perro, por Murashko

                          Mujeres. De la conquista adolescente, a la enamorada. Actrices y meretrices con poderío. Damas de café. Damas con mando y otras que claudicaron a la pena resignada para sumergirse en su propio mundo. 


En el tocador. Autoretrato de Zinaida Serebriakova, la más importante pintora rusa de antes de la Revolución. 
La actriz Zinaida Grippius, por Leo Bakst


Retrato de Julia, por Vadin Suborov


Retrato de Julia, por Franciszek Zmurko


La mujer de negro, por Murashko


Ana Sergieva, por Grigoriev

Mujer tejiendo, de Grigoriev

                                   Finalizando con el padre vencido que vuelve de la guerra o el presidio, cuando ya nadie lo esperaba. Excepcional lienzo del pintor Ilya Rapin cuyo nombre es ese precisamente: Ya no lo esperaban.



"Ya no lo esperaban", de Ilya Rapin. Cinco rostros cuya expresión nos cuenta cinco sentimientos ante una misma sorpresa.

Ana Mª Ferrin


32 comentarios:

  1. ¡Formidable galería de expresiones, valederas por miles de palabras, Ana María!
    También me hizo pensar mucho la rotunda respuesta de tu hijo, inserta en la introducción.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pocos pueblos tan dominados como el ruso. Con esa historia, preparados y con buenos cerebros, es normal que cada cabeza guarde tanto equipaje que se les desborde por los ojos.
      Buena semana, Esteban.

      Eliminar
  2. Magnífica selección, tal y como nos tienes acostumbrados. Desde la perspectiva de mi ignorancia en arte, observo que en la mayoría de los casos la mirada es esquinada, que no esquiva, lo cuál me lleva a pensar si pudiera ser una razón para darle más fuerza o intensidad.

    Saludos y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ignorancia, nada, Pilar. Una vez terminada y expuesta, la obra también pertenece al observador, cuya opinión tiene mucho valor porque siempre es única, como la tuya.
      Buena también para ti.

      Eliminar
  3. La historia siempre los trató con dureza. No es de extrañar esa cara de desconfianza o esa cerrazón a contarlo todo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, entre zares y zarecillos, gulags y mafias que silencian su gran potencial, la verdadera historia del pueblo ruso aún está por contar. Espero vivir lo suficiente para presenciar su eclosión.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Magnificas pinturas para recrear la vista Ana, algunas con miradas inquietantes. Gracias por compartirlas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que expresan sus miradas me gustaría escucharlo de los protagonistas. A ver si llegamos a tiempo, Conchi.

      Eliminar
  5. Una maravilla de pinturas, he disfrutado mucho viéndolas.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Charo.
      Con lo observadora que eres, seguro que cada protagonista te está dando material para una reflexión.

      Eliminar
  6. Una muestra muy interesante. PIntores y retratos desconocidos para mi...Mirada recelosa, desconfiada...penetrante...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son actitudes que piden una novela diferente para cada uno.
      Desentrañar sus porqués, sus motivaciones, no sería mal ejercicio para un médico...

      Eliminar
  7. Lo cierto es que tanto la pintura como la mirada tienen una fuerza impresionante.
    Igual es por la represión de la dictadura y la amenaza continua que supone el sistema imperante.
    Yo pasaría mucho miedo.
    No conozco o no recuerdo conocer a los pintores que has mencionado
    Creo que los voy a buscar por internet.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la he fastidiado. Al principio no había visto las pinturas que siguen y su mirada.
      Me doy por vencida, Ana María.

      Ya los tengo aquí.
      Ha sido un gran trabajo el tuyo.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Tú sabes del tema. Recuerdo un retrato tuyo, “Silvia”, donde la protagonista tiene una profunda mirada hacia el interior.
      Pienso en el cruce de pensamientos que se produce entre autor y retratado. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Qué impresionante galería de personajes y miradas. Yo que creo en la bondad, y esperanzada, me quedo con la mirada apenas estrenada y limpia de El primogénito Vladimir.

    ResponderEliminar
  9. Y muchas gracias por tu cariñosa bienvenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Cuando encuentras alguien adulto con mirada confiada dan ganas de felicitarlo, porque la vida debe haberle tratado muy bien. No olvidemos que, de origen, todos, hasta el inquietante del primer retrato, tenía los ojos del primogénito Vladimir.
      Saludos.

      Eliminar
  10. La estructura de tu publicación, Anamaría, me parece tan acertada como eficaz para expresar lo que sentías cuando admirabas el arte de estos pintores de personajes que, sí, pareciese que esconden algo, son recatados y miran de soslayo, como expresa tu hijo y estoy de acuerdo con él. Los polacos, para mí, parecen tener cara de prisioneros. Es curioso estos pequeños toques gestuales que han quedado impresos en nuestras apreciaciones y sus caras, posiblemente, por su oprigen, lo que han luchado y sufrido. Nos muestras una gran colección de retratos que merecen ser conocidos y estudiados y esto es muy de agradecer. Siempre aprendemos de ti y esto es mi gran ilusión al leerte. Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario sobre los personajes polacos me ha llamado la atención, eso de "cara de prisioneros" es fuerte.
      Pero como su historia es de tanta valentía, la de una lucha constante por encontrarse encajonados entre dos potencias tan apabullantes como la alemana y la rusa, lo veo lógico.
      Ya me has dado motivos para otra búsqueda. Otro para ti.

      Eliminar
  11. Pues algunos de los retratados que nos muestras sí tienen cara de sospechosos, sobre todo los primeros ejemplos. Pero no se puede decir lo mismo de las esplendorosas mujeres que los continúan. La pintura del ámbito soviético es una gran desconocida por estos lares. Esperemos que sea descubierta poco a poco.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La expresión de sus ojos es la que nos indica qué diversas actitudes poseen las mujeres retratadas, así como su fuerza o decepción ante la vida que llevan.
      En su última obra mostrada, Grigoriev se sirve de unos pocos elementos para contarnos la historia de un ama de casa; los pulcros utensilios de cocina, esa labor que no interrumpe aunque la entorpezca una uña dañada, más su mirada ausente, nos indican que a pesar de no ser una anciana ya no espera nada del futuro.
      Así lo veo, Carmen.

      Eliminar
  12. Tenía bastante libros de pintores rusos que tuve que dejar en mi traslado, con lo cual he podido disfrutar de tu entrada.
    Es cierto el comentario de tu hijo, son amables pero sonríen poco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que aunque no los llevases contigo sigas teniéndolos.
      Deshacerse de libros es algo que una siempre acaba lamentando.
      Y un beso, MariPi.

      Eliminar
  13. Aunque mi comentario no corresponda a los Pintores eslavos y la mirada, no me puedo resistir a hacerlo.
    De niña viví en León unos años, donde mi padre estaba destinado. Al bucear en este Blog me he encontrado con el trabajo sobre la Casa Botines y me ha llevado a esa infancia algo lejana ya y al recuerdo de la Casa de las hadas, como la llamábamos. Mi padre, un magnífico inventor de cuentos para sus hijos, siempre tenía una maravillosa historia que contarnos cuando pasábamos, muy a menudo, por tan sugerente edificio tan propio para fabular con princesas, dragones, príncipes...Hoy lo he visto a través de los ojos de Ana María de en todo su valor artístico, y a mí además me ha trasladado a bonitos recuerdos de infancia. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días.
      Gracias por compartir ese tesoro que son los recuerdos infantiles que tanta imaginación pueden llegar a provocar. Veo que debimos merendar lo mismo, porque mi querida Tía Lola también nos sumergía entre castillos y hadas. En mi caso con el decorado del barrio gótico de Barcelona y sus palacios y templos.

      Hay niños afortunados, Conchi.

      Eliminar
  14. Impresionantes pinturas.
    Un recorrido fabuloso y muy interesante.
    Muchas gracias.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amalia, recuerdo tu post sobre Fernando Rey.
      Qué bien hubiera interpretado él a uno de estos personajes.

      Un abrazo pre navideño.

      Eliminar
  15. Que maravilla!
    En la mano del pintor, las miradas cobran vida propia.
    GRacias por compartir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte poder llevar al lienzo esa mirada que un día vimos y nos llamó la atención.
      Muy bella tu segunda frase, Adriana.

      Eliminar
  16. Esta tua postagem, Ana, "Los Pintores eslavo y la Mirada", com a apresentação que fazes, seguida de várias pinturas desses artistas extraordinários, é para ser vista uma primeira vez e depois aqui retornar outras vezes mais para rever essas obras grandiosas.
    Gostei muito, querida amiga.
    Um abraço.
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, usted que tan bien sabe captar las escenas, seguro que muchas de estas expresiones las habrá visto a su alrededor. Son universales.

      Eliminar